Unzué: "No me voy ni por dinero, ni por ser un tipo que no negocia"

Unzué no acaba despejando las dudas de su marcha del conjunto cantabro, pero alude a una decisión unilateral del club.

Unzué: "No me voy ni por dinero, ni por ser un tipo que no negocia"
Unzué despidiendose de la plantilla. Foto: Javier Cotera (DM)

El técnico navarro Juan Carlos Unzué ha comparecido este medio día en sala de prensa de los campos de sport del sardinero donde ha dejado todavía más interrogantes a su salida repentina del club verdiblanco. Ha asegurado que no deja Santander "por dinero, ni por no ser un hombre con el que no se pueda negociar", añadiendo a que ha cedido: “a muchas cosas porque quería ser entrenador del Racing por encima de todo”.

El entrenador ha agradecido públicamente la presencia de todos los jugadores de la primera plantilla que han acudido a la despedida para mostrarle su total apoyo y la disconformidad con la decisión tomada por el consejo de administración racinguista, poniendo de manifiesto la clara ruptura institucional que vive el club a unos meses de su centenario.

Ha insistido sobre el hecho de que no podía irse de Santander  sin dar una explicación de lo acontecido y por lo tanto se ve en la obligación de reiterar que no deja el Racing por un tema económico ni contractual, dando a entender que ha sido una decisión tomada unilateralmente por el club.

El entrenador ha afirmado que accedió a modificar lo referente a su cláusula de indemnización y a que el contrato fuera por un año y no por dos años más uno. "Pero al final no era lo que parecía", ha explicado el técnico, a quien Ángel Lavín llamó el pasado lunes para anunciarle su cese.

Juan Carlos Unzué ha hecho un repaso a sus dos meses al cargo del equipo y a la pregunta de porque le cesan, ha contestado ligeramente emocionado, que no él no tiene que ser quien conteste a esa cuestión, mirando a Ángel Lavín que se sentaba a su lado en rueda de prensa, diciendo estar "decepcionado" con el desarrollo de los acontecimientos.

Para concluir, ha asegurado que deja el Racing con acuerdos entre los abogados de ambas partes, ya que:  “ Vale más un mal acuerdo que un buen pleito”.