Él también jugó en el Racing: Stephane Dalmat

Desde hoy y durante toda la temporada, queremos resaltar que la actual situación del Racing (en aspectos extradeportivos), la pésima gestión ecónomica, el desastre institucional y un sinfin de "líos" que hay en la entidad cántabra no son flor de un día y que este club, en los últimos tiempos, siempre ha estado lleno de problemas que han convertido a esta institución en el hazmereir del fútbol español, en algunos casos. En esta sección, repasaremos los fichajes y jugadores más polémicos de los últimos años, tanto por temas deportivos como por temas extradeportivos. Hoy comenzamos con el que, sin lugar a dudas, ha sido el jugador más problemático de la historia reciente del Racing: Stephane Dalmat.

Él también jugó en el Racing: Stephane Dalmat
Stephane Dalmat en su presentación con el Racing (Imagen de "El Diario Montañes")

El caso de Stephane Dalmat permanecerá en los anales de la vergüenza de este club. Un jugador que venía para ser la estrella del Racing en la temporada 2005-2006 pasó a ser recordado como uno de los futbolistas más pólemicos de la historia del conjunto cántabro.

Stephane Dalmat nacía el 16 de febrero de 1979, en Joué-lès-Tours (Francia). Su carrera futbolística profesional comenzaba en 1997 en el Charteauroux. Posteriormente se convirtió en un trotamundos del fútbol y no permaneció en un mismo equipo más de uno o dos años. Pasó por el Lens, O. de Marsella, Paris Saint Germain, Inter de Milán, Tottenham y Toulouse, para acabar fichando por el Racing en 2005. Su posición era la de mediocentro, pudiendo desenvolverse también en posiciones de media punta, debido a su supuesta calidad. En los equipos en los que jugó con anterioridad, no era titular indiscutible pero sí que contaba con bastantes minutos. En el Olympique jugó 29 partidos, en el PSG 19, en el Tottenham jugó 22 partidos e incluso en el Inter (estuvo tres temporadas), promedió unos 16 partidos por año y unos 8 en competición europea, anotando además algún que otro gol, aunque no acabó de destacar.

Fue considerado como una de las grandes promesas francesas tras el mundial del 98, junto con otros futbolistas como Saha, Govou o Malouda, pero finalmente no llegó ni de lejos al nivel alcanzado por sus compañeros de época. No por su indudable calidad con el balón en los pies, sino por el aspecto extradeportivo, que fue lo que, desgraciadamente, dio a conocer en Santander.

Llegó a Santander procedente del Inter (aunque llevaba dos años cedido en el Tottenham y el Toulouse, respectivamente), con la vitola de haber jugado tres temporadas en el Inter de Milán, además contando con bastantes minutos. Con el equipo cántabro realizó una gran pretemporada, pero al comenzar la liga regular, los racinguistas se llevaron una gran desilusión. Los problemas extradeportivos del francés provocaban que fuera un lastre para el equipo en el terreno de juego. Solo disputó 14 partidos, 831 minutos, sin marcar ni un solo gol, en los cuales demostró que muchas veces, en el fútbol, es más importante una buena cabeza que un buen físico o unas "botas con calidad". Las lesiones fueron un lastre para el francés, pero tras el mal inicio de temporada, Dalmat se fue diluyendo protagonizando episodios que podrían tacharse como curiosos o cómicos, pero que al Racing le hicieron mucho daño.

Entre los episodios más llamativos se podría incluir el retraso en la vuelta de las vacaciones de Navidad (teniendo en cuenta que es francés), la agresión a un guardia jurado en el aeropuerto de Bilbao e incluso una persecución policial por las calles santanderinas, en la que eludió a la policía a gran velocidad y de forma temeraria. El club le abrió varios expedientes y le apartó del equipo en numerosas ocasiones, pero aun así, el francés no cambió y se marchó a final de temporada junto con su hermano Wilfried.

Después de pasar por el Racing, volvío a su país para pasar por el Girondins de Burdeos, con quien ganó su segunda Copa de Francia, por el Sochaux y actualmente milita en el Stade Rennes. Cabe destacar que los incidentes ocurridos en Santander no son aislados ya que Dalmat ha continuado en su línea. En mayo de 2009 tuvo un accidente al conducir en estado de embriaguez cuando acudía a un entrenamiento del por entonces su equipo, el Sochaux. En julio de 2010 fue condenado a dos meses de cárcel por "violencia agravada y rebelión" tras una pelea con unos policías en los Campos Eliseos de París. El último episodio conocido del futbolistas francés ocurrió en febrero de 2011, cuando la policía sorprendió a Dalmat empujando su coche, tras quedarse sin gasolina, en estado de embriaguez, por lo que fue detenido.

Aquel año, en el Racing se juntaron jugadores como Mauricio Pinilla, Fernando Marqués o el propio hermano de Stephane, Wilfried, que desgraciadamente fueron protagonistas del Racing por aspectos extradeportivos. Todo esto, unido a la situación clasificatoria del equipo, llevó al difunto Manolo Preciado a dimitir a falta de muy pocas jornadas para el final de la liga. Ese año, llegó Nando Yosu para volver a salvar al equipo y lo consiguió por enésima vez en la historia.

Por todo esto, Dalmat será recordado en Santander, no por la expectación que creó con su llegada, no por su calidad ni tampoco por su aportación al equipo, sino que será recordado por las noches de fiesta en Santander, las agresiones y las persecuciones que, por desgracia, protagonizaron el día a día en el club.