Un impotente Xerez cae ante un buen Girona

El Xerez fue incapaz de plantar cara a un Girona muy superior, especialmente en la segunda parte. Jofre y Benja fueron los autores de los goles visitantes.

Un impotente Xerez cae ante un buen Girona
Xerez
0
2
Girona
Xerez: Xerez. : Chema, Mendoza, Tato (Adrián Ruiz, m. 68), José Vega (José Mari, m. 57), Maldonado, Álvaro Rey, Rueda (Bruno Herrero, m. 45), Bouzón, Cámara, Prieto y Keita.
Girona: Girona: Dani Mallo, Jose, David García, Chis Herrero, Marcos Tébar, Felipe A., Jandro (Ariday, m. 85), Benja (Richy, m. 81), Migue, Luso y Jofre (Juanlu Hens, 62).
MARCADOR: 0-1, min 8 Jofre, 0-2 min 62 Benja.
ÁRBITRO: Martínez Munuera. Amonestó a los locales Rueda y Cámara.
INCIDENCIAS: 5.754 espectadores en Chapín.

El Xerez Deportivo recibía al Girona con la intención de asentarse en los puestos de mitad de tabla, y por qué no, mirar a la parte superior con cierta esperanza. Pero todo fue un espejismo. Al conjunto azulino aún le falta mucho para poder optar a puestos de play off.

A pesar de todo, el Xerez comenzó con ganas, intentando encerrar en su área al Girona, pero en la primera contra de los catalanes llegó el 0-1, obra de Jofre, en una jugada que fue protestada por los locales por una posible falta sobre Raul Cámara que el colegiado no consideró suficiente. De ahí al descanso, el conjunto azulino  lo intentó, pero las ocasiones más claras fueron visitantes, que cada vez que pisaban el área local hacían temblar a la afición andaluza, perdonando Jandro dos ocasiones clarísimas para hacer el segundo. Solo Tato pudo poner las tablas pero no llegó en boca de gol a un buen pase de Mendoza desde la izquierda.

Si en la primera parte el Xerez, a pesar de su falta de fútbol, puso empeño y ganas, en la segunda mitad se vio otro partido. Esteban buscó más control en el centro del campo al dar entrada a Bruno, pero tras una perdido del propio jugador jerezano llegó el 0-2, obra de Benja, culminando con una gran definición una buena contra visitante.

De ahí al final, el Girona se limitó a tener la posesión del balón y controlar el partido, ante un rival que lo único que hacía era correr detrás del balón y en ningún momento dio la sensación de poder marcar un gol.

Con el pitido del árbitro, termino un encuentro que deja a los locales muy tocados, dando una mala imagen y con un panorama complicado en lo deportivo hasta final de año, ya que los azulinos se enfrentarán antes del parón navideño ante Sporting y Villarreal.

Imagen: Paco Martín | Marca