Adrián lidera la victoria de España, atascada ante Serbia

El jugador asturiano se convirtió en el gran revulsivo en la segunda mitad de un encuentro en el que 'la roja' topaba una y otra vez con el planteamiento cerrado de los balcánicos. Abrió la lata el futbolista del Atlético de Madrid, que forzó después un penalti para que Cazorla elevase el 2-0 definitivo al marcador.

Adrián lidera la victoria de España, atascada ante Serbia
España
2 0
Serbia
España: Casillas; Juanfran, Ramos (Domínguez, min.46), Albiol, Jordi Alba (Monreal, min.66); Navas, Bruno (Javi García, min.69), Xabi Alonso (Beñat, min.46), Cazorla; Soldado (Silva, min.46) y Negredo (Adrián, min.46).
Serbia: Kahriman; Basta, Ivanovic, Subotic, Kolarov; Radovanovic (Fejsa, min.66), Ignjovski (Markovic, min.66), Ljajic (Zoran Tosic, min.77), Djuricic (Jankovic, min.66), Dusko Tosic; Lekic (Scepovic, min.77).
MARCADOR: 1-0, minuto 64, Adrián; 2-0, minuto 74, Cazorla, de penalti.
ÁRBITRO: Cyril Zimmermann (SUI). Amonestó a Domínguez (min.87), por parte de España, y a Kolarov (min.24), por parte de Serbia.
INCIDENCIAS: AFG Arena de Saint Gallen. Partido amistoso.

España afrontaba hoy el primero de los 3 amistosos que disputará antes de que la Eurocopa ponga a prueba su capacidad para revalidar el título. Momento de pruebas para Vicente del Bosque. Sin poder contar aún con los jugadores de Chelsea, Athletic y Barcelona, el salmantino probaba un 'once', cuya novedad más destacada se daba en la delantera. Álvaro Negro y Roberto Soldado conformaban la punta de ataque zanjando el sinfín de elucubraciones que situaban a uno y otro como principal referencia en el ataque de 'la roja'. Consciente del peso que supone la condición de favorita con el que España partirá en la Eurocopa, los amistoso exigen ya el máximo de concentración y de entrega; también lo hace el hecho de que la última lista de Vicente Del Bosque aún está por conocerse y para muchos este es el úlitmo cartucho en pos de demostrar que se es merecedor de un puesto en esa lista. 

España se hace dueña de partido ante el muro serbio
 
Clara muestra de todo cuanto hay en ya en juego sin haber arrancado si quiera la competición europea quedaba reflejada en la actitud de los jugadores nada más saltar al terreno de juego. Un minuto necesitó Negredo para plantarse ante el área de Kahriman y efectuar el primer remate del partido. El guardameta serbio, muy atento, detuvo sin mayores problemas.  Aquel fue el punto de partida para que España empezase a hacer suyo el partido con su habitual fútbol. Los hombres de Del Bosque trataban de hacer ya patente su condición de favoritos llevando el control del choque y haciéndose dueño del balón. Conocedores, quizás, de que en los amistosos España no ha mostrado siempre su mejor vesión, aparecería Radovanovic  para fomentar ya la primera intervención de Iker Casillas; el remate del serbio, a pase de Djuricic, acabaría blocándolo el guardameta del Real Madrid para equilibrar con el rival el número de ocasiones fallidas.
 
La intención de Serbia se difuminaba, pese a la oportunidad protagonizada, con el paso de los minutos. Excesivamente preocupado en no cometer errores, el combinado balcánico cedía el dominio a España y recopilaba esfuerzos en mantener bien posicionada la defensa para resitir a las embestidas de 'la roja'.  El planteamiento serbio, no obstante, trababa excesivamente el juego llenándolo de faltas que interrumpieran las transiciones del español. Esto generaba algunos minutos sin llegadas claras a la meta de Kahriman  y mucho menos a la de Casillas. Tanto era así que durante prácticamente 20 minutos no se produjo ningún nuevo remate.  Buscaba y buscaba España el hueco a través del que poder llegar hasta posiciones de gol algo más claras pero los huecoso seguían sin darse en la cerrada zaga serbia.
 
Xabi Alonso reactiva el ataque pero el marcador no se mueve
 
Adormilado en esa dinámica, llegaba Xabi Alonso para tratar de espabilar a propios y a extraños. El  centrcampista español se sacaba un disparo de aproximadamente 60 metros, que a punto estuvo de sorprender al guardameta de Serbia, algo adelantado, y convertirse en un auténtico golazo. El cuero, no obstante, acabó perdiéndose, por muy poco, sobre el travesaño de la meta serbia.  Pareció surtir efecto esto en el juego de España, que si bien no pasó apuros en ningún momento, tampoco lograba dar ese paso adelante. Se cumplía la media hora de la primera parte cuando, de nuevo Negredo, trataba de culminar una buena acción individual con un remate que acabaría perdiéndose fuera. 
 
Susto para acabar de despejar a aquellos a los que ni el disparo de Xabi Alonso ni la posterior intentona de Negredo había logrado despertar. Se relajaba España por momentos ante el muro serbio, que no amenazaba con requerir excesivos esfuerzos en la defensa española, y aquello trataba de aprovecharlo Lekic con un inesperado gol que el colegiado acabaría anulando por un fuera de juego bien señalado. Había recibido el serbio de Kolarov-de lo poco activo en ataque para el combinado balcánico-pero su disparo, de primeras, acabó marchándose fuera. La próxima jugada llevaría el peligro, de nuevo a la meta serbia y, de nuevo con Xabi Alonso como protagonista; esta vez el tolosarra lo intentaba mediante un lanzamiento de falta directa, que de nuevo acabó en nada por muy poco. El arreón final del primer tiempo lo prolongaría Juanfran que, apenas 2 minutos más tarde, recibiría de Xabi Alonso para probar con un disparo lejano que no entrañó mayor peligro para la meta rival. 
 
Del Bosque mueve el banquillo
 
Novedades en el campo para afrontar los segundos 45 minutos; visto el rendimiento ofrecido en la primera mitad, el técnico salmantino probaba con un nuevo dibujo en el ataque, tratando de localizar la alternativa para abrir la lata. Soldado y Negredo cedían su lugar a Adrían y Silva respectivamente, dejando al jugador del Atlético de Madrid solo en punta de ataque. De igual modo, Beñat saltaba al terreno de juego en sustitución de Xabi Alonso y Domínguez lo hacía por Sergio Ramos. 
 
Como ya había sucedido en la primera mitad, España no tardó ni 4 minutos en presentarse frente al área serbia y tratar de abrir al fin un marcador que se resistía a moverse. Jesús Navas trataría, en esta ocasión de convertir la idea en realidad pero su disparo, a pase de Cazorla, acabaría rechazándolo la defensa balcáncica, que no parecía dispuesta a modificar un planteamiento que le había valido para no encajar ningún gol de la vigente campeona europea y mundial. Los minutos iniciales no mostraban una variación demasiado acentuada de la dinámica del partido. España seguía siendo dueña del balón y del juego, Serbia seguía apostada en el campo a "verlas venir" y las continuas transiciones de los españoles morían antes de convertirse en jugadas peligrosas de gol. Es más, si en algo varió el juego en el reinicio fue en el amago de pasito adelante que dieron los visitantes. Serbia tocó algo más, pese a ser también incapaz de llevar la menor sensación de inquietud a la meta de Casillas. 
 
Adrián, protagonista en los tantos de España
 
Cazorla había tratado de romper con la inercia del partido cumplida casi la hora de juego; lo haria mediante un remate que acabaría finalmente machándose más allá de la línea de fondo. Sería este el preludio perfecto, el primer aviso antes de la llegada de Adrián, que protagonizaría en primer lugar el segundo aviso con un remate a pase de David Silva que se perdería fuera y después, esta vez sí, el ansiado primer gol. El futbolista asturiano aprovecharía un fantástico pase de Navas, que había recidibo a su vez de Beñat, para rematar de cabeza y mandar así el balón al fondo de la malla serbia. Minuto 64 y lo más difícil estaba ya hecho.
 
Paradógicamente el tanto español parecía propiciar también la respuesta en Serbia. Dusko trataría de emular al propio Adrián, rematando de cabeza el lanzamiento del cóner botado por Ljajic, un balón que acabaría rechazando la defensa española. Decidido a revolucionar el partido, Adrián trataría de que aquello quedase sólo en una acción puntual y no en el inicio de la reacción serbia. El jugador asturiano sería el protagonista de la jugada que derivó en el segundo tanto para 'la roja' al forzar un penalti de Ivanovic que Cazorla se encargaría de convertir. 
 
Final sin sobresaltos y sin más goles
 
Los banquillos seguía moviéndose en España y en Serbia; los primeros tratando de reajustar el planteamiento a la nueva situación y los segundos, intentando dar con el revulsivo necesario. Kolarov, que había sido el más activo durante los primeros 45 minutos, sería el protagonista de la siguiente ocasión de los suyos, que ya habían logrado generar en la segunda parte más oportunidades que en la primera. El delantero serbio remataba desde la frontal del área un balón que acabaría topando con la defensa española. Tomaría el relevo Basta, que lo intentaría de nuevo a través de un disparo lejano, que tampoco entrañó excesivo peligro para la zaga española.
 
Adrián, que se había convertido en el gran protagonista del partido, no tenía suficiente y suyo sería el siguiente remate, tras recibir el balón de Monreal, una ocasión que no implicaría mayores conscuecnias para la meta serbia. Sería la últiima para España pero no la del partido, cuyo punto y final lo pondría Kolarov con su remate de libre directo, el que ocasionaba una nueva intervención de Casillas que apenas tuvo trabajo durante el partido.
 
La primera piedra de toque para el combinado español ha de haber dado, a buen seguro, las primeras ideas a Vicente del Bosque acerca de los jugadores que podría tener finalmente su lugar en la lista definitiva de los elegidos para defender el título europeo.