España imprime tensión a su victoria

Se impone en la tanda de penaltis tras remontar el gol inicial francés y ver igualada su renta en dos ocasiones.

España imprime tensión a su victoria
España (4)
3
3
(2) Francia
España (4): Kepa Arrizabalaga; Castro, Grimaldo (Salvador Ruiz, 89'), Ramalho, Derik; Saúl, Campaña, Oliver Torres (Denis Suárez, 91'), Deulofeu, Suso (Alcácer, 54'); y Jesé.
(2) Francia: Aréola; Digne, Umtiti, Samnick, Foulquier; Kondogbia, Ba (Ngando, 80'), Pogba, Veretout (Plea, 82'); Bahebeck (Bosetti, 38') y Vion.
MARCADOR: 0-1 Umtiti (Min. 26); 1-1 Deulofeu (Min. 61); 2-1 Alcácer (Min. 78); 2-2 Umtiti (Min. 91); 3-2 Deulofeu (Min. 112); 3-3 Pogba (Min. 117). || 0-1 Pogba, 1-1 Denis Suárez, 1-2 Plea, 2-2 Jesé, 3-2 Alcácer y 4-2 Deulofeu.
ÁRBITRO: Arnold Hunter (Norte de Irlanda). Amonestó a Grimaldo (Min. 31), Oliver Torres (Min. 87), Campaña (Min. 92) y Jesé (Min. 102) por parte de España y a Bosetti (Min. 40), Vion (Min. 49), Pogba (Min. 67) y Foulquier (Min. 84) por parte de Francia.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a las semifinales del Europeo sub19 disputado en el Lilleküla Stadium de Tallín (Estonia).

España se rehízo de todos los obstáculos que encontró por el camino para derrotar a Francia e inscribir su nombre en la final, donde le aguarda Grecia. Al equipo de Julen Lopetegui le costó entrar en el partido, y cuando pareció hacerlo, Francia se adelantó. Tras un ejercicio de fútbol para obrar la remontada, Francia igualó el luminoso hasta en dos ocasiones, una al borde de la campana final y la segunda cuando España creyó haber regateado a la tanda de penaltis. Desde los once metros, Campaña puso la intriga, pero cuatro aciertos de manera consecutiva sirvieron para hacer justicia.

Lo de España no fue llegar y besar el santo, ni mucho menos. A los chicos de Lopetegui les costó sobremanera entrar en faena, frenados por el despliegue físico de su rival. Pierre Mankowski aprovechó las características de su plantilla para castigar las carencias de España en lo físico. De inicio, el equipo galo presentó una composición de líneas adelantada, buscando el juego físico y condenando a España sin su bien más preciado, el balón.

La estrategia ideada por su contrincante dejó a España huérfana de fútbol, hipotecada a las acciones individuales de Jesé o Deulofeu. El primero apenas llegó a conectarse al partido, mientras que el gerundense inscribió sus datos en una remontada que le tuvo como artífice. Su reacción llegaría tras el paso por los vestuarios con desventaja en el marcados. Umtiti, que en la primera mitad actuó casi de líbero, remató un córner libre de marca y, tras errar, recogió, de nuevo sin marcaje, un rechace que en esta ocasión no perdonó.

España venía de cuajar sus mejores minutos, y el tanto le secó un tanto las ideas. El equipo tuvo posesión pero no ideas para crear peligro con ella. Lopetegui movió ficha en el segundo acto dando entrada a Alcácer, un ariete puro que fijó a los centrales galos y sembró el pánico junto a Deulofeu y Grimaldo por el costado zurdo. Una combinación entre los dos primeros fue lo que permitió al azulgrana perforar las mallas de Aréola, héroe francés durante los 120 minutos.

Francia no varió un ápice su propuesta y, fruto de la insistencia hispana y el bajón físico galo, Alcácer pudo certificar la remontada gracias a un envío de Deulofeu. Con todo a favor y tan solo 13 minutos por delante para perderlo, La Rojita abogó por retroceder en vez de conservar su renta con el balón. Francia, entregada a los envíos desde los costados, repitió el guion de su primer tanto. De hecho, los protagonistas volvieron a ser los mismos, con Umtiti rematando sin marca un saque de costado. España, sin merecerlo, se veía abocada a la prórroga.

Los minutos de suplemento se convirtieron en una caricatura de lo que fue el partido a raíz del 1-1. España, castigada en el plano físico, apostó por ventilar la medular con la entrada de Denis Suárez, aunque el equipo no encontraba la llave. Fue en un contragolpe, previo robo de balón, cuando Jesé, con astucia, apuró hasta el límite para dejar a Deulofeu ante Aréola, del que no tuvo misericordia. Restaban ocho minutos, pero fueron suficientes para Francia. El combinado bleu sacó petróleo de un error en cadena de los zagueros y de Kepa Arrizabalaga, que no se decidió a blocar un envío que culminó Pogbe tras la parsimonia de Salvador Ruiz. La ronda de penaltis ejercería de juez.

Dicen que esta selección quiere imitar a los mayores, y no pudieron hacerlo de mejor forma. Campaña, capitán y uno de los baluartes desde los once metros, erró el primer lanzamiento. Pogba y Plea anotaron los suyos, y después a Francia se le apagó la bombilla. Concretamente, Kepa Arrizabalaga, arquero con el sello de Lezama, detuvo dos lanzamientos de manera consecutiva y sólo tuvo que esperar a que Suárez, Jesé, Alcácer y Deulofeu no le dejasen en mal lugar. Dicho y hecho. El domingo tocará Grecia, a quien España ya doblegó en este mismo torneo.