Sub-17 femenina: Rumanía 0-8 España, ciclón en Rumanía

La anfitriona del torneo no fue rival para una selección rebosante de talento. En un excelso partido de todas las integrantes, cabe destacar el hat-trick de Nahikari García y la asistencia y gol de Maite Oroz al poco de salir al terreno de juego. Mireya García, Andrea Sánchez, Patri Guijarro y la central Rocío Gálvez también se apuntaron a la fiesta roja. Como dicen ellas, “pulgada a pulgada” se va haciendo camino. | Foto: uefa.com.

Sub-17 femenina: Rumanía 0-8 España, ciclón en Rumanía
Rumanía
0 8
España
Rumanía: Kajtar; Mera, Desmerean, Barabasi, Heisu (Tamas, min. 55); Pop, Tarasila, Ambrus (Savescu, min. 65), Carp (Petre, min. 21); Vasile y Ciolacu.
España: Yaiza Pérez; Nuria Garrote (Lucía Fuertes, min. 56), Queralt Gómez, Rocío Gálvez, Bea Beltrán; Laura Pérez, Patri Guijarro, Pilar Garrote (Maite Oroz, min. 41), Andrea Sánchez; Mireya (Bonmati, min. 60) y Nahikari.
MARCADOR: 0-1, min. 18, Nahikari. 0-2, min. 24, Andrea. 0-3, min. 48, Mireya. 0-4, min. 51, Oroz. 0-5, min. 56, Patri Guijarro. 0-6, min. 69, Rocío Gálvez. 0-7, min. 74, Nahikari. 0-8, min. 80, Nahikari.
ÁRBITRO: Ruzanna Petrosyan (Armenia).
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la segunda jornada del Minitorneo de Élite disputado en Rumanía, valedero para el próximo Mundial de la categoría.

Hay selecciones que juegan al fútbol y otras que enamoran hasta al espectador más neutral. Eso último, muy difícil de alcanzar, es lo que están consiguiendo nuestras categorías inferiores féminas en los últimos tiempo. Y parece que la historia continúa. Se puede cambiar de nombres pero no de estilo. El talento de nuestra sub-17 actual sobre un terreno de juego es complicado de igualar. Trabajo, esfuerzo, calidad y, sobre todo, humildad, definen a este joven grupo de jugadoras que, tras su exhibición ante la anfitriona Rumanía, auguran que el futuro de nuestro fútbol femenino sigue estando en buenas piernas.

Pese a que la base del once que saltó al césped era la misma que hace un par de días venciese a la República de Irlanda, el seleccionador Jorge Vilda realizó dos cambios concretos con respecto a aquel encuentro. La delantera Nahikari García era la seleccionada para acompañar a Mireya en punta de ataque, relegando así a Carmen Menayo al banquillo; mientras que la banda derecha también tendría nueva dueña con Laura Pérez (que había debutado con la sub-17 en el anterior encuentro) en sustitución de Laura Domínguez.

Seriedad, trabajo y mucho fútbol

Las nuestras no iban de paseo. Ya desde el pitido inicial comenzaron a asediar la portería defendida por Kajtar, avisando de sus intenciones. La pareja ofensiva formada por Nahikari y Mireya se mostró muy activa y causaba continuos problemas a la zaga rumana con su movilidad. Nuria Garrote, con sus habituales subidas por la banda, y Patri Guijarro, con sus llegadas desde segunda línea, eran los otros grandes peligros de una España volcada.

La movilidad en punta de Nahikari y Mireya, las subidas de Nuria Garrote y las llegadas desde segunda línea de Patri Guijarro, los grandes peligros españoles

El gol era cuestión de tiempo. Así, y tras dos buenas oportunidades perdonadas por Pilar Garrote, llegó el primero. Minuto 18 y gol de Nahikari, que llevaba buscándolo desde el pitido inicial. Tan solo seis minutos después llegaría el segundo. Saque de esquina ejecutado por Mireya y gol de Andrea Sánchez, la más destacada en la victoria del lunes.

Con Rumanía jugando con una defensa muy adelantada, y las nuestras cayendo en continuos fueras de juego (sobre todo las delanteras), se llegaría al final de los primeros cuarenta minutos con ese resultado de 2-0, si bien es cierto que Nuria Garrote, de falta directa, y Patri Guijarro, llegando desde atrás, tuvieron sendas ocasiones para haber colocado el tercero.

España se desmelena

Tras la reanudación, comenzó la segunda mitad o, mejor dicho, la fiesta española. Nuestras chicas nunca se conformaron con el resultado, buscaron siempre la portería rival y, fruto de ello, regalaron un auténtico festival goleador maquillado con tintes de fútbol de salón.

Maite Oroz asistió y anotó a los pocos minutos de entrar

Sin duda, la gran protagonista en los primeros minutos sería Maite Oroz. Y es que la centrocampista de Osasuna, que había entrado en sustitución de Pilar Garrote, apenas tardó tres minutos en servirle una asistencia a Mireya (que recibía su justo premio a la insistencia), y tres más en estrenarse como goleadora, aprovechándose de un pase de Laura Pérez.

Pese al ingreso en el terreno de juego de futbolistas como Lucía Fuertes y Aitana Bonmati, España no cejó en su empeño de ampliar su cuenta goleadora. Así, Patri Guijarro pondría la manita en el marcador al aprovecharse de una asistencia de Andrea Sánchez, que conseguiría de nuevo, minutos después, servirle un buen envío a la central Rocío Gálvez. 6-0.

La hora de Nahikari

Cuando parecía que todo quedaría así, Nahikari García recibió su merecido premio. Tras todo el encuentro intentándolo y encontrándose bien con la mala fortuna o bien con las buenas intervenciones de Kajtar, la suerte sonrió finalmente a la inconmensurable atacante. Primero, al aprovecharse de la segunda asistencia de Laura Pérez (grandísima segunda parte la suya), y ya en la última jugada del encuentro, para firmar su hat-trick particular, un hat-trick de mucho mérito que definió un partido completísmo de la delantera del Añorga.

Nahikari, con su hat-trick, y Laura Pérez, destacadas en la segunda mitad

La guardameta española fue de nuevo Yaiza Pérez, que apenas ha tenido que intervenir en una ocasión en los dos primeros encuentros, dato que habla muy bien también de una concentrada y sólida línea defensiva.

Goleada sin paliativos y totalmente merecida. Porque nuestras chicas no tocan el balón, lo acarician. Próxima y definitiva cita, el sábado ante Islandia. Como dicen ellas, “pulgada a pulgada” se va haciendo camino. 

Fotos del cuerpo: Twitter oficial de Laura Pérez (@lauritapm7), www.marca.com y www.uefa.com.

Artículo relacionado: España 2-1 Irlanda, primer test superado.