Del Nido recibe amenazas de muerte

Del Nido recibe amenazas de muerte

La decisión tomada hace unos días por el consejo de administración del Sevilla está generando una oleada de amenazas por parte de los violentos que serán expulsados del Ramón Sánchez Pizjuán.

El Sevilla FC, tras los incidentes de Rota, tomó la decisión el pasado miércoles de prohibir el acceso a su estadio a personas con sanciones graves o muy graves, retirada de carnet temporal a los identificados de la pelea de Rota y un exhaustivo control del acceso a Gol Norte. Dicha decisión está causando más problemas de los previstos por la junta directiva. 

Según declaró ayer en Cope el vicepresidente y director general del Sevilla FC, José María Cruz: "el presidente ha recibido amenazas de muerte por correo electrónico y por teléfono, las cuales serán objeto de denuncia ante la Policía para que las investigue".

Pese a ello, el club se muestra firme en su decisión: "No tenemos temor, pero algunas de estas personas tienen la intención y la capacidad de amenazar. Esperemos que no sean capaces de llevar a cabo sus amenazas. Existen grupos de personas que son profesionales y que reaccionan así para conseguir las ventajas y las prebendas que la entidad no quiere concederles, pues no cedemos a los chantajes", declaró Cruz, añadiendo que "estos incidentes no son casuales, hay un grupo minoritario que intenta echar un pulso a la entidad y al presidente, y aprovecha a los medios y a los aficionados si pueden para transmitir el mensaje de que esto es una vendetta del club porque gritan contra el presidente o el consejo. No es cierto. Aceptamos la crítica, los gritos, pero no conductas violentas".

La peña Biris Norte pide perdón y acusa a Del Nido de "loperización"

Por otra parte, el sector involucrado en los hechos, la peña Biris Norte, publicó un comunicado donde muestra su arrepentimiento de los hechos y donde acusa a José María del Nido de querer apropiarse de la entidad nervionense: 

“Queremos pedir sinceras disculpas a todo el sevillismo en general, y a aquellos en particular que se vieron envueltos en tan tristes incidentes”, refiriéndose a la pelea tras el amistoso ante la U. D. Roteña.

Biris entiende que “estos hechos han sido la excusa perfecta para desde el club atacar a nuestro grupo”, y denuncia varios apartados que reclamaron en una reunión con Pepe Castro, vicepresidente del club. “No íbamos a tolerar una “loperización” del Sevilla FC con la compra masiva de acciones por parte de Del Nido y familia... Le transmitimos también, que no entendemos cómo mientras el club hace recortes con despidos a personas emblemáticas como Javi Navarro o Cristóbal Soria, se mantenga el sueldo “galáctico” del Director de Marketing o se contrate a familiares directos de miembros del Consejo con sueldos elevadísimos…”, así como se insinúa que se realizan contratos con empresas vinculadas a familiares de directivos del club.

Biris Norte aclara que “esto no es un enfado porque queramos beneficios, queremos un presidente que no pretenda convertir al Sevilla en su cortijo personal”, y que están en contra de las medidas impuestas por el club a la hora de acceder al Gol Norte del estadio.

Por último, entienden que “esto no es una guerra contra los ultras, sino otra de las batallas que ha emprendido el presidente contra cualquiera que le pueda suponer un problema en su idea de hacerse amo y señor del Club”.