Hay esperanzas para el Valencia, la estadística

Finalizaba el encuentro en el AFAS Stadion entre AZ Alkmaar y Valencia y se daban varios datos curiosos. El primero de ellos, algo negativo, pero poco trascendente. En cambio, el segundo cobra trascendencia y da lugar al positivismo para la vuelta.

Hay esperanzas para el Valencia, la estadística
Los futbolistas del Valencia celebran el gol anotado ante el AZ (Foto: daylife / AP Photo)

Daba el pitido final el colegiado inglés Martin Atkinson y se daba por concluída la ida de los cuartos de final de la UEFA Europa League entre AZ Alkmaar y Valencia Club de Fútbol. La derrota del conjunto valencianista en el AFAS Stadion por 2-1 derivaba en varios datos estadísticos con diferentes miras, uno algo negativo y otro muy positivo y, sobre todo, esperanzador de cara a la vuelta.

Ya comentábamos en VAVEL antes de la eliminatoria ante el PSV y de disputarse la vuelta en el Philips Stadion que el conjunto valencianista no había caído derrotado nunca en Holanda. Hasta hoy, cayendo ante el AZ, viajar a los Países Bajos para la entidad presidida por Manuel Llorente suponía un soplo de aire fresco y volver a la capital del Turia con algo positivo. En cambio, la derrota ante los de Gertjan Verbeek ha supuesto el fin a una racha de diez encuentros en tierras holandesas sin conocer la derrota en partido de competición europea.

Por otro lado, llega el argumento esperanzador, el dato que debe mirar todo el valencianismo. Ese "positivismo" que indicaban tanto Pablo Hernández, como el goleador del equipo en la noche del 29 de marzo, Mehmet Topal en sus comparecencias. Un resultado, 2-1; un lugar, Europa; una ronda, ida; una consecuencia, pasar a la siguiente ronda. Así es, el Valencia Club de Fútbol no ha caído derrotado nunca en la historia perdiendo por 2-1 en la ida jugando competición europea.

Por tanto, Mestalla ha sido clave en la historia, y si bien ahora la situación no es la mejor posible por la unión entre cuerpo técnico-jugadores y la afición, hay motivos para la esperanza. La afición debe hacer un paréntesis y como se ha pedido en varias ocasiones en la última semana, dar un empujoncito al equipo. Porque puede que caer 2-1 fuera en la ida de una competición europea se convierta en un talismán particular.