Villarreal CF

Villarreal CF Noticias

Diez minutos dorados mantienen al Villarreal en ascenso directo

Diez minutos dorados mantienen al Villarreal en ascenso directo

El Villarreal venció al Córdoba en un partido abierto que cualquiera de ambos conjuntos pudo ganar. Hernán y Uche, con sus primeros goles en liga, marcaron los goles de la victoria local y aúpan al Submarino más aún en la tabla. Los dos equipos jugaron con diez hombres casi toda la segunda parte y el esfuerzo fue titánico. Después de endurecerse, el partido se decantó del lado amarillo, en parte, gracias a los diez minutos que Pandiani estuvo sobre el terreno de juego.

Villarreal CF
2 0
Córdoba CF

Invictos. Los hombres de Julio Velázquez siguen viento en popa, sin dejar escapar un solo punto de los que se juegan en El Madrigal y recuperando una imagen que emborronaron en las Islas Canarias la pasada semana.

Necesitaba el Villarreal un triunfo así, por primera vez en la liga venciendo por más de un gol. Pese a ser maniatado en gran parte del partido, el Córdoba no fue adversario fácil y supo jugar sus cartas en la segunda mitad, cuando endureció el partido hasta llevarlo a su terreno. Ahí pudo morir el Villarreal sin merecerlo, pero cuando más abierto el partido la balanza se inclinó del lado amarillo.

Le costó abrir la botella al Submarino, pero cuando Hernán Pérez aprovechó un rechace inmejorable en el ochenta, El Madrigal se inundó de alivio. Después llegó la sentencia de Uche que hizo que el Córdoba no pudiera reparar los daños. 17 puntos, y la afición con esa sonrisa propia del que ve cómo se forja su ilusión de, poco a poco y con esfuerzo titánico en cada partido, retomar el camino hacia la Primera División.

Día lluvioso en Vila-real

Comenzó el choque gris, como el cielo de Vila-real en una tarde de sábado atípica pero premonitoria de cómo será el invierno que llega. Sea como fuere, amarillos y verdiblancos se adelantaron y salieron helados, sin ideas.

El Villarreal, sabiendo que debía lavar su imagen tras un empate en el que salieron a relucir muchas de las vergüenzas del equipo, quiso dominar desde el primer momento. Le costaba porque el Córdoba no es un mal equipo y salió con ganas de comerse el mundo.

Pero debió ser que el hambre andaluza no era tanta o que se saciaron con poco, porque a partir de los veinte minutos de juego el conjunto cordobesista de Rafael Berges se diluyó como el cola-cao en la leche. La cucharilla era el Submarino Amarillo, que poco a poco fue batiendo a su rival en todas las líneas de juego y apoderándose de un balón que no soltó hasta el descanso. ¿Problema? El mismo que acucia a los hombres de Velázquez durante toda la temporada. La falta de gol.

Tras unos primeros compases en los que apenas hubo algo destacable sobre el césped, el Villarreal empezó a desplegar sus armas. Bruno, hoy sin Senna, suplió la ausencia de su pareja perfecta con capitanía y saber estar en el centro del campo. Cani no le aportaba mucho, pero el de Artana no dejó que ninguna mosca impertinente le molestara en su faena. Arriba, Gerard Bordás tenía un pobre estreno como titular y Cavenaghi cargaría con su particular cruz durante toda la primera mitad.

Cavenaghi perdona lo infalible

Cerca de la media hora de juego, Cavenaghi recibió un perfecto pase de Bruno que le dejaría solo ante el portero rival con todo a favor para romper la igualada. El argentino lo meditó demasiado y, con todo El Madrigal esperando un gol más que previsible, falló en la definición. Quiso adornarse “Cavegol” y no era momento para ello. Elevó el esférico buscando la estética de la vaselina pero poco arte salió de sus botas. Errático, el balón quedó corto y Alberto lo cazó.

Despertó el Villarreal con esa clara ocasión de gol y el Córdoba quedó aturdido, no esperaba tal embotellamiento. El acoso a los jugadores califales fue total. El Submarino maniató sin concesiones a un Córdoba que apenas avanzaba del medio campo. Hernán y Joan Oriol lo intentaron sin fortuna pero con intención. Cavenaghi volvió a perdonar antes del descanso. El Villarreal pudo pagarlo caro

En la reanudación el panorama no cambió en demasía. El Córdoba sí que saltó al campo con más ganas, pero en lugar de afectar al sentido del partido afectaron a su dureza. Los de Berges aportaron faltas al desarrollo del juego y el Villarreal pronto gozaría de las primeras peligrosas. El ex del Villarreal Kiko Olivas a punto estuvo de ver la roja en una acción sobre Bordás, que quiso ser protagonista principal en la segunda mitad. Al catalán le faltó suerte y algo de experiencia.

Expulsiones tontas de Joan Oriol y López Silva

La tensión aumentaba por momentos y todo se tradujo en dos rojas simultáneas que, sin más, se venían venir. Joan Oriol y López Silva se engancharon en una acción sin trascendencia y sus cabezazos mutuos les valieron sendas expulsiones justas. Era la guinda al cóctel de la angustia que estaba cocinando el Córdoba desde el inicio de los segundos cuarenta y cinco minutos.

Y dio resultado, porque a partir de ahí y con el ambiente enrarecido, los andaluces aprovecharon la incertidumbre para venirse arriba y crear peligro sin que el estadio lo percibiera. López Garai enganchó un balón a bocajarro que solo Juan Carlos, sin saber muy bien cómo y con reflejos felinos, pudo detener.

Con diez jugadores en ambos equipos, el partido estaba siendo otro muy distinto al que antes había sido y Velázquez dio entrada a Manu Trigueros por Cavenaghi para reinstaurar el orden perdido. Ya no era posible, el Córdoba había conquistado el territorio que el Villarreal tanto resguardaba. La apertura del partido era evidente  el duelo se lo pudo llevar cualquiera.

Pandiani aparece para desnivelar la balanza

Pandiani fue la última plegaria que el técnico salmantino del Villarreal lanzó, y a quien le escucha Dios, o cualquiera que sea el ente que nos guíe, tiene mucho ganado. Pandiani iba a ser ese revulsivo que siempre acaba siendo.

Tuvo que ser Walter el que diera un golpe casi mortal a Alberto para que, en segunda instancia, Hernán Pérez descorchara una botella demasiado difícil de abrir. El charrúa se la guisó y el disparo de su rifle desde la frontal fue demasiado fuerte para que el guardameta verdiblanco lo detuviese. Hernán Pérez recibió el rechace, un regalo de los que pocas veces se ven, y solo tuvo que darle un pase a la red.

El Villarreal volvía a ganar con intriga y padecimiento. Parece que es la tónica en Segunda, por mucho control de los partidos que tenga. Aún dio tiempo para que Pandiani se lesionase y tuviese que ser sustituido por Ike Uche. El nigeriano remató el partido al filo del pitido final marcando el que fue su primer gol en liga. Atento, el ex del Granada robó un balón en la frontal y el defensa pagó caro su error. Uche no perdonó, batiendo por bajo a Alberto.

Al fin el Villarreal ganaba un partido por dos goles de diferencia. El Córdoba tuvo en su mano un desenlace diferente, pero en el cómputo general no lo merecieron. Los de Berges lo intentaron hasta que López Acera indicó el final, pero fue imposible y con el tanto de Uche más.

En cuanto a Pandiani, no importaba, el veterano delantero había hecho su función. En diez minutos que se dejó ver sobre el campo, lo cambió todo. Pandiani es la mejor inversión del Villarreal, los amarillos siguen invictos gracias, en gran medida, a él.z m

Ficha técnica:
Villarreal CF: Juan Carlos; Mario, Musacchio, Mellberg, Joan Oriol; Bruno, Cani, Hernán Pérez; Cavenaghi (Trigueros 63’), Bordas (Walter Pandiani 67’ [Ikechuwku Uche 84’]).
Córdoba CF: Alberto, Cristian, Alberto A., Kiko Olivas (Patiño 82’), Fuentes, López Garai, López Silva, Caballero, Abel (Pepe Díaz 55’), Rennella (Pedro 62’).
MARCADOR: 1-0, min. 79: Hernán Pérez. 2-0, min. 90: Uche.
ÁRBITRO: Fernando López Acera. Amonestó a Manu Trigueros (75’) y Cani (88’) por parte del Villarreal y a Kiko (53’), Dubarbier (71’), López Garai (75’) y Caballero (93’) en el caso del Córdoba. Expulsó con roja directa a Joan Oriol y López Silva en el minuto 57.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 7ª jornada de la Liga Adelante, disputado en El Madrigal ante unos 7.000 espectadores.