Celia Jiménez toca el cielo

La futbolista hispalense ha ganado los campeonatos conferencia, regional y nacional universitarios con los Reivers en su primer año en Estados Unidos, siendo además galardonada como mejor atacante del campeonato merced a sus 21 goles y 11 asistencias.

Celia Jiménez toca el cielo
Celia Jiménez (número 2) cuajó una temporada sobresaliente. | Foto: facebook Celia Jiménez.

Cuando el talento se lleva intrínseco, con trabajo, constancia y sacrificio el éxito está asegurado. Muchos son los deportistas que atesoran la primera premisa pero no tantos son capaces de acompañarla con el resto de ingredientes, tanto o más importantes que el primero.

Si hay una futbolista capaz de cumplir todo eso, ésa es Celia Jiménez Delgado (20/06/1995). La atacante hispalense puso rumbo a Estados Unidos para continuar con sus estudios, que por cierto cursa de manera brillante. La universidad de Iowa Western, cuyo equipo de fútbol es más conocido como los Reivers, fue el lugar seleccionado. Y la elección no pudo ser mejor.

Desde que comenzase la temporada, Celia se convirtió en base de un proyecto ambicioso que buscaba la máxima gloria. La andaluza, sin descuidar en ningún momento su formación profesional, fue capaz de compaginar todo, sacrificándose en cada momento y ofreciendo una humildad digna de mencionar.

Sin hacer mucho ruido se hizo un hueco en el mundo del fútbol americano, merced a sus impresionantes actuaciones sobre el terreno de juego. A sus 19 años, fue titular en 20 de los 23 partidos disputados con los Reivers, cifra que completó con 21 goles y 11 asistencias. Números espectaculares todavía en su primer año y que a la postre serían fundamentales para que su universidad se alzase con el máximo galardón posible: el campeonato nacional. También fue pieza clave en los torneos conferencia y regional, que también se adjudicó.

Celia Jiménez terminó su primera temporada con 21 goles, 11 asistencias, alzándose con los campeonatos conferencia, regional y nacional, y reconocida como mejor atacante

En lo referente exclusivamente a la final del campeonato nacional, que disputó ante Navarro Sport de Corsicona (Texas), la sevillana tuvo una actuación sobresaliente, anotando el primero de los tres goles de su universidad, con el que se abriría la lata. El 3-1 final fue el merecido premio para un equipo compacto y liderado por una española, algo impensable en una competición estadounidense hace apenas unos años.

Además del éxito colectivo, la labor de Celia no pudo ser pasada por alto sin más. Y así fue elegida como la mejor atacante del campeonato. Un premio individual más que merecido para una jugadora que no cesa de sorprender y que ha demostrado que, con trabajo, humildad, sacrificio y constancia pueden alcanzarse grandes metas. Una futbolista en la que mirarse, un espejo para todos aquellos jóvenes deportistas que busquen una referente. Y para el próximo año amenaza con seguir agrandando su leyenda. Seguro que lo hará. Lo tiene todo para hacerlo.