Kaiserslautern, el campeón vencido

El Kaiserslautern será la temporada que viene equipo de 2.Bundesliga, categoría a la que retornara después de dos campañas junto a los mejores conjuntos. Con una plantilla muy limitada y un fútbol muy poco vistosos, los diablos rojos alemanes fueron decayendo poco a poco en la competición, hasta ocupar el último lugar de la tabla. Ahora, descendido matemáticamente sólo podemos recordar su última gran hazaña, ser campeón de la Bundesliga en la 97/98 siendo un recién ascendido.

Kaiserslautern, el campeón vencido
Kaiserslautern, el campeón vencido

 

Uno de los mejores defensas de la historia, Andreas Brehme, daba sus últimos pelotazos en un campo de fútbol jugando en el Kaiserslautern. Lo que él no sabía era que se iba a encontrar con un ascenso, el de la temporada 96/97, a la Bundesliga. El Lautern fue campeón de la competición, a diez puntos del segundo y el tercero, el Wolfsburgo y el Hertha de Berlín. En aquel equipo no sólo destacaba la presencia de Brehme, sino también la del técnico, Otto Rehhagel, que había entrenado al Bayer Münich o el Werder Bremen.

Tras el ascenso, el objetivo era mantenerse en la máxima categoría. El Bayern de Münich de Kahn, Matthäus o Scholl, entrenado por Trapattoni, defendía el título, y parecía el favorito indiscutible. Sin embargo, los bávaros se encontraron desde el comienzo con un rival inesperado, el ascendido Kaiserslautern.

Así, los del oeste de Alemania ofrecían un buen fútbol y fueron destacándose varias figuras, como la del delantero Olaf Marschall, que terminaría la competición con 21 goles, uno menos que el máximo goleador, Ulf Kirsten del Bayer Leverkusen.

Otra de las piezas clave en la plantilla fue un joven centrocampista llamado Michael Ballack, que debutó con 20 años. Ballack llegó a disputar 16 encuentros ese curso.

Todo ello fue el camino para la mayor fiesta que ha vivido el club en su historia. El 2 de mayo de 1998 el Wolfsburgo visitaba el Fritz-Walter Stadion. Una victoria de los locales y un tropiezo del Bayern le daba el título al Kaiserslautern, en la penúltima jornada. Finalmente, el encuentro acaba con una apabullante 4-0 a favor del conjunto dirigido por Rehhagel. Al mismo tiempo se certificaba el empate sin goles de los de Münich en Duisburgo, por lo que los de Kaiserslautern se proclamaban campeones de la Bundesliga 97/98.

Además, esta fue la última temporada del mítico Andreas Brehme en los terrenos de juego, siendo la camiseta roja la última que vestiría.

El Kaiserslautern jugó la temporada siguiente la Champions League, cuajando un gran papel, ya que llegaron hasta cuartos de final, cuando fueron eliminados por el Bayern de Münich.

Los diablos rojos no pudieron mantener el nivel de competición, pues no era un club pudiente económicamente, vendiendo a sus piezas más importante, pero sí se asentaron en la Bundesliga, hasta que en la 2005/2006 se consuma un nuevo descenso.

Esta es la historia conocida como el milagro de Kaiserslautern, para el disfrute de los amantes del balompié. Esperemos que el Lautern vuelva los antes posible a donde se merece.