Impresiones después de la Supercopa alemana

Impresiones después de la Supercopa alemana

Ha pasado un día y en Múnich todavía siguen con el éxtasis que produjo la victoria en la gran final. Por otro lado, en Dortmund están dolidos y con ganas de pasar página cuanto antes para que no les afecte en el inicio liguero, que es el próximo fin de semana.

Después del encuentro hablaron jugadores y técnicos de ambos equipos, con sensaciones muy diferentes. En el bando muniqués se si sienten muy felices por lo logrado y en el ánimo de los jugadores de Jürgen Klopp hay desolación.

El técnico de los bávaros, Jupp Heynckes, dijo al término del encuentro que no fue una victoria fácil, sino al contrario, fue una lucha intensa, también comentó que la ayuda psicológica que ha tenido el grupo ha ayudado en gran medida a la consecución del título. Otro que también habló fue Rummenigge, que salió en defensa de los suyos diciendo que no deberían autocastigarse y que la victoria era una gran noticia para ellos. 

Philipp Lahm, por su parte, no tuvo problemas en alabar su juego y el de sus compañeros en los primeros intantes de la primera mitad, cosa normal después de ver el gran juego desplegado en esos minutos. Algo en lo que Jupp estaba totalmente de acuerdo con su capitán. Mencionó que es si gran organización antes del descanso, sumado a su disciplina táctica, fue fantástico para ellos, y como no, dijo que los goles en los minutos iniciales facilitó las cosas. Arjen Robben cerró las declaraciones del conjunto bávaro diciendo que afortunadamente se habían llevado el trofeo. Dejó entrever que de no haber sido así, el equipo, de cara a la liga, podría acusarlo en su estado anímico.

Por parte de los de Jürgen Klopp, él mismo dijo que su equipo cuando pitó el árbitro el inicio del partido aún estaban en los vestuarios. El equipo estaba sumido en, como el mismo lo ha calificado, un sueño profundo del que les costó despertar. El que también habló, nada más acabar el encuentro para un reportero alemán,  fue Mats Hummels. Hummels admitió que su equipo comenzó los 20 primeros minutos dormido. Reconoció que no tuvieron el balón lo suficiente, y eso contra el Bayern se paga, fue preguntado por Reüs. Sobre éste le preguntaron si pensaba que le iba a costar integrarse al equipo, a lo que contesto rotundo el alemán: "No creo que la adaptación sea ningún problema, él es un buen chico y un buen jugador y con poco que juegue con nosotros se adaptará bien".

Como no podía ser de otra forma, también le preguntaron por la ausencia de Kagawa y cómo de diferente es Reüs a él. No tuvo problema en decir que, por supuesto eran diferentes pero que ambos eran unos magníficos finalizadores con una técnica espectacular. Para terminar, dijo que deben sentarse y estudiar en qué han fallado en la primera parte para que no les vuelva a pasar, dijo que si hacen el juego de la segunda parte, este año también tendrán buenos resultados. 

Veremos cómo le va a ambos equipos en sus respectivos partidos de la primera jornada de Bundesliga alemana. El Borussia Dortmund, como campeón, abre la temporada el viernes día 17 ante el Werder Bremen en casa y el Bayern de Múnich comienza su camino hacia el título en casa de un recién ascendido, el SpVgg Greuther Fürth.