El Schalke 04 vence al Mainz y se coloca tercero

El conjunto de Gelsenkirchen se adelantó en la primera mitad gracias a un penalti transformado por Farfán y sentenció el encuentro en los minutos finales con los goles de Holtby y Pukki.

El Schalke 04 vence al Mainz y se coloca tercero
Schalke 04
3
0
Mainz
Schalke 04: Unnerstall; Uchida, Howedes, Papadopoulos, Fuchs; Hoger, Neustadter, Farfán (Draxler, min. 69), Holtby, Afellay (Barnetta, min. 69); Huntelaar (Pukki, min. 84).
Mainz: Wetklo; Pospech, Bungert, Noveski, Diaz; Baumgartlinger, Polanski, Soto, Ivanschitz (Muller, min. 64); Rukavytsya (Choupo Moting, min. 59), Szalai (Klasnic, min. 75).
MARCADOR: 1-0, min. 21, Farfán (p). 2-0, min. 81, Holtby. 3-0, min. 89, Pukki.
ÁRBITRO: Robert Hartmann amonestó a Neustadter (min. 51), Polanski (min. 61), Wetklo (min. 64) y Draxler (min. 76)
INCIDENCIAS: Partido perteneciente a la quinta jornada de Bundesliga alemana disputado en el estadio Veltins-Arena ante 59.116 espectadores.

Buena entrada la que se registró en el Veltins-Arena, estadio del Schalke, en su partido ante el Mainz en esta quinta jornada de Bundesliga. Los 59.116 espectadores que asistieron, de 61.673 posibles, hacian presagiar el buen espectaculo supondría el encuentro.

Los locales llegaban al encuentro con ganas de resarcirse de su derrota ante el Bayern el pasado fin de semana. Los visitantes, en cambio, empezaban a levantar cabeza después de un inicio liguero dubitativo.

El partido comenzó con un ritmo muy vivo. El Mainz buscaba crear peligro combinando en el centro del campo, mientras que el Schalke confiaba en su poderoso contraataque y en las jugadas de estrategia a balón parado. Las dos primeras ocasiones se las apuntó el conjunto local de esta manera, en sendos remates del joven griego Kyriakos Papadopoulos. Por el Mainz, las llegadas desde segunda linea de Elkin Soto fueron las que más peligro crearon en los primeros minutos.

A los veinte minutos de partidos, los visitantes estuvieron a punto de adelantarse en el marcador en un gran contragolpe de Ivanschitz, que se deshizo de varios defensores pero no pudo batir al guardameta del Schalke.

Afellay, desaparecido hasta ese momento, dio la réplica por parte del conjunto local y el rebote de su disparo le llegó a Howedes que fue derribado dentro del área por Diaz. El colegiado señaló penalti y Farfán se encargó de transformar la pena máxima batiendo al portero del Mainz, Wetklo, de un fuerte disparo.

El gol no cambió el planteamiento de ninguno de los dos equipos. El Mainz continuaba dominando la posesión, sin embargo el partido estaba bastante igualado, ya que al Schalke no le hacía falta el balón para crear peligro. La primera mitad concluyó con el resultado que dejó el penalti marcado por Farfán, debido a que ambos equipos fueron incapaces de crear ocasiones suficientemente peligrosas para variar el marcador. Un primer periodo muy igualado en el que el Schalke se adelantó por un pequeño detalle, pero que bien pudo haber sido al revés.

En el inicio de la segunda mitad el ritmo fue bastante más bajo. El Schalke se encontraba cómodo defendiendo un resultado ante la incapacidad del Mainz de generar ocasiones de peligro, buscando contraatacar en cuanto robaba el balón. Parecía más cerca el segundo gol de los locales que el empate de los visitantes.

Sin embargo el gol del Schalke se hizo esperar y el equipo estuvo expuesto al gol del empate del Mainz duramente muchos minutos, pero finalmente, a falta de menos de diez minutos, tras un aviso de Huntelaar, llegó la sentencia del conjunto de Gelsenkirchen. Un gran remate de cabeza de Holtby, a centro de Fuchs, que Wetklo no pudo detener, aumentó la diferencia. En los últimos minutos de partido, un jugadón de Draxler, que se deshace de todos los defensores desde el centro del campo y sirve el gol en bandeja al delantero finlandés Temuu Pukki, cierra el marcador.

Buena victoria del Schalke antes de su encuentro ante el Dusseldorf, rival en la lucha por entrar en puestos de competición europea. Dura derrota para el Mainz, que luchó de tú a tú gran parte del partido ante un rival, en principio superior, pero que pagó caro su falta de calidad en los metros finales.