¿Quién para la máquina?

Están intratables. El Bayern de Múnich ha conseguido esta tarde, en el Weserstadion de Bremen, su sexta victoria consecutiva de la temporada en Bundesliga. El partido empezó bastante trabado, pero en la segunda parte todo cambió. Los cambios realizados por Heynckes (Shaqiri y Mandzukic) fueron claves para decantar el partido. Luiz Gustavo abrió en el minuto 81 con un golazo. Mandzukic, acto seguido, sentenció.

¿Quién para la máquina?
Bremen
0
2
Bayern Múnich
Bremen: Mielitz; Gebre Selassie, Prödl, Sokratis, Fritz; Junuzovic, Hunt, De Bruyne; Arnautovic (Bargfrede, min. 87), Petersen (Akpala, min. 77), Elia (Füllkrug, min. 59).
Bayern Múnich: Neuer; Lahm, Boateng, Dante, Badstuber; Gustavo, Schweinsteiger (Javi Martinez, min. 75); Müller, Kroos (Shaqiri, min. 58), Ribery; Pizarro (Mandzukic, min. 58).
MARCADOR: 0-1, min. 81, Luiz Gustavo. 0-2, min. 83, Mandzukic
ÁRBITRO: M. Weiner. Amonestó a Sokratis (min. 14), Schweinsteiger (min. 38), Gustavo (min. 40), Arnautovic (min. 80)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 5 de la Bundesliga. Disputado en el Weserstadion de Bremen. 42100 espectadores (lleno).

Si alguien quisiera jugarse un solo euro a la pregunta de quién será el campeón de la Bundesliga este año, la respuesta posiblemente sería unánime a estas alturas de liga: el Bayern de Múnich. Y es que el equipo bávaro, con esta victoria, acaba de igualar el mejor comienzo de la temporada de su historia, con nueve partidos consecutivos ganados (sumando Bundesliga, Pokal y Champions). Las rotaciones continúan para poder dar abasto a todas las competiciones, y hoy le tocaba el turno a Robben, el cual tenía unas pequeñas molestias que le impedían jugar este partido. Pero esto no impidió, ni mucho menos, la victoria del Bayern. Con menos brillo que otras veces, pero victoria al fin y al cabo.

 

En cuanto al partido, el Bayern de Múnich ya empezaba avisando en el minuto 5 por medio de Ribéry, que regateaba a Gebre Selassie y puso el centro al que llegaba Pizarro, pero el cabezazo se iba fuera.

 

El juego en los primeros minutos era de ida y vuelta, con dos equipos buscándose la espalda. A destacar durante este tiempo fueron los continuos intercambios de banda de la pareja Müller-Ribéry. El alemán pedía el balón continuamente desde posiciones diferentes, intentando romper la línea defensiva. La mente de Thomas esta vez sí estuvo activa desde el primer minuto. El problema es que también lo estaban las de los hombres defensivos del Werder, ejerciendo una gran presión desde el inicio sobre el equipo bávaro.

 

Mientras tanto, los pocos acercamientos que el equipo local intentaba sobre el área del Bayern eran neutralizados por la pareja de centrales Boateng-Dante. Llegábamos al minuto 31, en donde el colegiado anuló un gol de Dante de cabeza por fuera de juego, bien señalado.

 

El último cuarto de hora de la primera parte transcurrió con un ritmo cansino, entre faltas varias. El Bayern parecía pedir a gritos el descanso para replantear el partido. Por otro lado, el Werder estaba cumpliendo con su función: embarrar el juego e intentarlo a la contra.

 

En la segunda parte, el Bayern salió más fresco. Prueba de ello es el jugadón que se marca Ribéry, regateando a varios defensores, para acabar chutando al palo. También el ataque de los hombres de Schaaf parecía otro, con unas contras cada vez más peligrosas.

 

Alrededor del minuto 60, Heynckes decide cambiar a Kroos y Pizarro por Shaqiri y Madzukic, en un intento por darle más velocidad al equipo. Por su parte, Schaaf retiraba a un voluntarioso Elia por Fullkrug. Pero el que seguía llevando el peligro durante estos minutos era Frank Ribéry. Gran partido el del francés.

 

El encuentro se desplazaba a las líneas de cal, con ambos equipos intentando centros desde la banda. Pero la puntería brillaba por su ausencia durante todo el partido. Un disparo de Shaqiri desde fuera del área, bien atajado por Mielitz, y otro de Müller con el mismo final, era lo que se veía durante esos momentos.

 

Goles tardíos

 

Hubo que esperar hasta el minuto 81 para ver el gol buscado por el Bayern: pase atrás desde línea de fondo de Müller a Luiz Gustavo, que con todo el tiempo del mundo se saca un disparo colocado a la escuadra de Mielitz. Golazo del brasileño.

 

Acto seguido, en el 83', el Bayern pilla a contrapié a un desesperado equipo local, y Shaqiri (que cambió de buena manera la cara del equipo) centra desde banda a Mandzukic, el cual no falla ante el portero. Dos goles en tres minutos para el Bayern Múnich, seis goles en cinco partidos para el croata. Una vez más, Heynckes vuelve a acertar con los cambios, y la máquina bávara sigue firme en su carrera hacia el titulo, sin conceder de momento ni un solo alto en el camino.