Suecia remonta contra pronóstico alemán

El conjunto sueco fue capaz de remontar un partido dominado por la selección alemana. Los cuatro goles de Alemania no fueron suficientes para conseguir la victoria. Suecia remontó después del descanso consiguiendo otros cuatro tantos, el último llegó en el último minuto del descuento. (Foto: as.com)

Suecia remonta contra pronóstico alemán
Alemania
4 4
Suecia
Alemania: Neuer, Lahm, Badstuber, Mertesacker, Boateng, Schweinsteiger, Kroos, Özil, Müller (Goetze 37’), Reus (Podolsky 85’) y Klose.
Suecia: Isaksson, Lustig, Jonas Olsson, Granqvist, Holmen ((Kacaniklic 45’+1’), Safari, Wernbloom (Kallstrom 45’+1’), Rasmus Elm, Larsson (Sana 78’), Elmander e Ibrahimovic.
MARCADOR: 1-0 min 8, Klose; 2-0 min 15, Klose; 3-0 min 39, Mertesacker; 4-0 min 56, Özil; 4-1 min 62, Ibrahimovic, 4-2 min 64, Lustig; 4-3 min 76, Elmander; 4-4 min 90+3, Elm.
ÁRBITRO: Pedro Proenca (POR). Targetas amarillas a Isaksson en el minuto 39 y a Lahm en el 89.
INCIDENCIAS: Partido dell Grupo C del clasificatorio europeo para el Mundial 2014 entre Alemania y Suecia. Jugado en el Estadio Olímpico de Berlín.

Los dos equipos más fuertes del grupo C se enfrentaban en el Estadio Olímpico de Berlín. Alemania venía de enfrentarse a Irlanda sin complicaciones al igual que Suecia, que también había ganado su anterior encuentro.  Los alemanes afrontaban este partido con autoridad al ser un favorito histórico en este tipo de competiciones.

Los primeros minutos del partido de Berlín fueron de dominio alemán.  El jugador del Bayern de Múnich, Thomas Müller, tuvo la primera opción a portería en el minuto 2 aunque el esférico acabaría saliendo por la banda. El conjunto alemán salió más fuerte y enérgico al terreno de juego. Alemania jugó al toque y tuvo más llegadas a la portería contraria que los suecos. El equipo liderado por Zlatan Ibrahimovic tuvo problemas para meterse en el juego y los alemanes supieron cómo aprovecharlo.

Suecia creó alguna ocasión pero se vio superada por unos cómodos alemanes que se movían por el campo a su antojo. Pese al esfuerzo sueco de intentar subir y plantar cara al conjunto alemán, estos últimos estuvieron certeros en el robo de pelotas y en varios contraataques. En el minuto 8 llegó el primer gol de Alemania gracias a un centro de Marco Reus rematado por Klose, colocando el balón por la escuadra. Como se podía prever, Alemania cogía ventaja (1-0).

Durante todo el primer tiempo la posesión fue indiscutiblemente para el conjunto alemán. Los de Loew querían sentenciar cuanto antes el partido y así lo demostró su juego. En el minuto 15, el mismo protagonista del gol anterior, Klose, marcaba el segundo después de una asistencia de Reus. El marcador se ponía 2-0 en el primer cuarto de hora de partido.

Suecia, tocada,  no parecía seguirle el ritmo a una Alemania eufórica que ya se veía saliendo victoriosa. El partido se enfrió después de que los alemanes se avanzaran con dos tantos. El juego generalmente fue limpio y no se pudieron ver fuertes acciones ni faltas escandalosas. Alemania seguía intentando ampliar su marcador y en el minuto 28 Reus, de falta, envió el esférico directamente a las manos del portero sueco. Los minutos avanzaban con tranquilidad y el conjunto sueco daba señales de cansancio. Las opciones alemanas seguían, esta vez fue el jugador del Real Madrid, Mezut Özil, quien intentó el remate a puerta en el minuto 37. Dos minutos después, llegó el tercero alemán por parte de Mertesacker (3-0). Ambos equipos se recogían a los vestuarios con este tercer gol, dando paso así a la media parte del partido.

Durante el primer tiempo se pudo ver a una Alemania dominante frente a una Suecia que no aguantaba el constante ataque alemán. Ibrahimovic, la estrella del conjunto sueco, estuvo desaparecido y no destacó en los primeros 45 minutos de partido. La segunda parte empezó, en cambio, con una Suecia más concentrada. Aunque los suecos empezaran el segundo tiempo perdiendo algún balón, el descanso les había favorecido. En el minuto 48, Zlatan Ibrahimovic perdió una oportunidad de gol al no rematar una pelota que venía del córner. Alemania mientras tanto seguía provocando al rival y teniendo ocasiones.

Suecia era otra después del descanso

Suecia no era la misma después del descanso. Sus jugadores conseguían forzosamente llegar a campo contrario pero seguían fallando en la perdida de pelotas. Los alemanes no dejaban de cortar las jugadas iniciadas por el equipo de Hamren. En el minuto 56, un centro de Müller para Özil, permitió a éste rematar y encajar el cuarto tanto para la selección alemana (4-0). La “Mannschaft” se imponía una vez más en esta primera liguilla de clasificación para el Mundial del 2014.

Sorprendentemente, los nórdicos no flojearon ni se vinieron abajo con el fuerte resultado en contra. Tanto fue así, que en el minuto 62 Källstrom centró e Ibrahimovic marcó el primero de cabeza para el conjunto sueco (4-1). De esta manera Suecia buscó motivación y dos minutos más tarde, en el minuto 64, volvía a marcar (4-2). Lusting conseguía encajar el balón en la portería alemana después de un error de Neuer que permitió que el balón se colara por su lado derecho. Las imágenes tras el gol nos enseñaban un técnico alemán nervioso y con gestos de enfado, Loew no creía que sus jugadores se estuvieran dejando remontar. Los suecos empezaban así un cúmulo de jugadas que llegaban hasta el área contraria, presionando y haciendo flaquear al conjunto alemán con nuevas opciones de gol.

Sin duda, el partido se animó y el público lo agradeció. Tras los dos goles de Suecia, los alemanes estuvieron unos minutos descolocados pero pronto se volvieron a meter en el partido para intentar frenar el avance sueco. En el minuto 76 un perfecto remate de Elmander entraba a portería y sumaba un gol más en el marcador (4-3). Ahora sí que la “Mannschaft” empezaba a temer el empate o incluso la derrota.

Los dos equipos intentaban rematar el trabajo hecho. Alemania no quería dejar escapar la victoria y Suecia quería al menos conseguir un empate.  Las opciones, tanto de un lado como de otro, no se hicieron esperar aunque ninguna acabara con éxito. Los jugadores suecos luchaban por conseguir el empate, lo veían cerca.

El minuto 90 llegó, y el cuarto árbitro mostró los tres minutos que se añadieron al descuento. A pocos segundos de dar por finalizado el encuentro, Elm aprovechó un balón suelto para marcar el gol del empate dejando a los alemanes atónitos (4-4). La jugada, con polémica por una posible falta de Ibrahimovic, acabaría con un partido emocionante que había tenido sus altos y bajos.

De esta manera, Suecia remontó hasta empatar contra una selección alemana que pareció imbatible en el primer tiempo. Alemania, que sigue líder en la tabla con 12 puntos, se vio superada en la segunda parte por una Suecia que a punto estuvo de ganarle el partido.