Carbón anticipado para el vigente campeón alemán

El Schalke 04 se lleva el derby alemán y sale reforzado ante un rival directo. Afellay en la primera parte y Höger, en la segunda, pusieron los goles de los de Gelsenkirchen. Lewandowski en la segunda mitad redujo distancias para el equipo local. Otro fin de semana en el que Farfán es la estrella de su equipo.

Carbón anticipado para el vigente campeón alemán
Borussia Dortmund
1
2
Schalke 04
Borussia Dortmund: Weidenfeller; Piszczek, Subotic, Hummels, Grosskreutz; Kehl (Bittencourt 55’), Bender, Leitner (Santana 89’), Perisic (Schieber 52’); Reus, Lewandowski.
Schalke 04: Unnerstall; Uchida, Höwedes, Matip, Fuchs; Höger (Jones 79’), Neustädter, Farfán (Barnetta 71’), Afellay; Holtby (Mortiz 86’), Huntelaar.
MARCADOR: 0-1 min. 14, Afellay. 0-2 min. 48, Höger. 1-2 min. 55, Lewandowski.
ÁRBITRO: Felix Brych. Mostró tarjeta amarilla a Höger (min.45), Schieber (min. 56), Leitner (min. 62), Unnerstall (min. 93), Fuchs (min. 94).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 8 de la temporada 2012/13 de la Bundesliga. Disputado en el Signal Iduna Park de Dortmund. Lleno.

El clásico de los clásicos alemanes no iba a ser un mero encuentro de liga. Muchos sentimientos eran los que se reunían en el Signal Iduna Park de Dortmund. Estaba en juego mucho más que tres puntos. Por un lado estaba la posibilidad de adelantar a su rival, como es el caso del Borussia Dortmund, y por otro, sacarle una ventaja mayor, como es el caso del Schalke 04. El partido en territorio de Renania del Norte-Westfalia se ha repetido en 40 ocasiones a lo largo de la historia, de las cuales se ha jugado ininterrumpidamente desde la temporada 1991/92, en el que ganara por 2-0 el conjunto local. Desde esa fecha, la jornada 24 de la 91/92, el saldo es positivo para el equipo entrenado por el holandés Huub Stevens. En 6 ocasiones ganaron los actuales campeones, en 7 los ganadores de la Supercopa Alemana 2011 y ha habido 7 empates.

El estadio se llenó de aficionados del Borussia pero también de 'mineros' de Gelsenkirchen. Ataviados con el casco minero, los aficionados no cesaron de animar a su equipo en todo el primer tiempo. Para muestra de rivalidad, enseñaron una pancarta en la que se leía el nombre de la ciudad de Dortmund al revés. El silbato sonó en el Westfalenstadion y el balón echó a rodar. Desde el primer minuto de juego se vio sobre el campo a dos equipos que se mostraban respeto. La victoria en el bando que fuera sería muy importante para seguir la estela  del todopoderoso Bayern de Múnich, sin olvidar a un Eintracht de Frankfurt que sigue segundo.

Con el partido ya en marcha, una nueva demarcación le esperaba al bueno de Kevin Grosskreutz. Jürgen Klopp comenzó el partido con defensa de cuatro y Grosskreutz era el lateral izquierdo. Circunstancia que cambió en el minuto 14 a raíz del primer gol del Schalke 04. Farfán centraba un balón perfecto a la cabeza de Huntelaar que un defensa del Dortmund logró despejar. El balón quedó en la frontal del área y Afellay aprovechó para empalmar con la derecha. El tiro dio en el palo y se metió dentro de la portería. La estirada de Weidenfeller fue en vano. Como decimos, el esquema táctico fue alterado y tanto Subotic como Hummels se abrieron para dejar en el centro de la defensa a Bender. Esto hizo que Grosskreutz, por la izquierda, y Piszczek, por la derecha, se convirtieran en carrileros llevando a Leitner y Perisic a posiciones más interiores en el centro del campo. Leitner y Perisic son jugadores que deben jugar en banda, en ciertas zonas del campo su mayor virtud, el desequilibrio, desaparece. 

El Schalke 04 estaba bien plantado y ni Reus ni Lewandowski, asociados ni por separado, eran capaces de penetrar en el esquema defensivo que había planteado Huub Stevens. Höwedes y Matip eran apoyados constantemente por los centrocampistas Höger y Neustädter y así era muy difícil entrar. El ataque de los mineros por la banda de Uchida y Farfán aprovechaba la precariedad de la banda izquierda de los Schwarzgelben. El jugador peruano está siendo una pieza fundamental en el juego del Schalke 04. Sin él, el equipo nota una cierta falta de calidad. La primera parte fue una batalla que ganó el equipo visitante por goleada en juego y no tanto en el marcador, solo por 0-1.

La segunda parte dejó en evidencia la defensa adelantada de Jürgen Klopp. En el minuto 48 Holtby asistió con un buen pase al hueco a Höger. Höger partía desde su campo, por lo que no había fuera de juego, y aprovechó todo el campo que dejó a sus espaldas la defensa del Borussia. En el uno contra uno ante Weidenfeller le batió por bajo y al lado izquierdo, 0-2 y el equipo visitante no dudaba en aprovechar los fallos que tenían en defensa la zaga local. Matip cinco minutos más tarde tuvo la ocasión de cerrar el partido. En un córner desde la izquierda y después de que la peinaran en el primer palo, Matip estaba solo en el área pequeña pero lanzó la pelota por encima del travesaño.

Estamos hartos de escuchar la frase: "Hay que dejar bien cerrados los partidos cuando se puede". Pero es una afirmación muy adecuada para lo que ocurrió en el partido. Dos minutos después de la jugada de Matip, en el minuto 55, una falta botada desde la izquierda por Reus fue rematada por Robert Lewandowski, que se levantó por encima del propio Matip. El cabezazo del delantero polaco despistó a Unnerstall, que no pudo hacer nada por parar el balón. El 1-2 cuando no pasaba la hora de juego daba esperanzas a los de Klopp. El Dortmund parecía otro equipo después de este gol, la última media hora fue un ir y venir de ocasiones en las dos áreas. Reus estaba más participativo que en la primera mitad y eso se notó en el equipo. Como también se notó la salida al campo de otro jugador ofensivo como es Schieber por Perisic, antes del gol local. Después del gol, Sebastian Kehl dejó su posición al joven Bittencourt, el alemán de 18 años se estrenaba en el Signal Iduna Park.

La obsesión por jugar por el centro de Jurgen Klopp es a veces patológica. No renunciar al juego que le ha dado los dos últimos títulos de Bundesliga aunque no tengas los mismos jugadores es digno de admirar. El premio del segundo gol para los locales no llegaba y esto desesperaba a Klopp porque veía que, como en años anteriores, su banquillo no es tan de fiar como lo es su once titular. Sumado a que algunos jugadores no han jugado en su posición (Grosskreutz como lateral y Bender como central de tres defensas) esto hizo que el partido estuviera difícil. Se echó mucho en falta a Mario Götze, es el jugador que más problemas puede dar a dos líneas defensivas a la vez porque si rompe la primera, la segunda está vendida. Esto no pasó en este partido debido a la gran organización de la defensa del Schalke 04. 

Con este resultado el Schalke 04 sigue tercero a dos puntos del Eintracht de Frankfurt, que no falló y a 7 puntos de un Bayern, que está lejos del nivel terrenal esta temporada. Por su parte, el Borussia Dortmund sigue cuarto pero si mañana gana el Hamburgo SV, caerá a la quinta posición. Ahora ambos equipos prepararán sus  respectivos choques de Champions League de la próxima semana. El Schalke 04 viaja a Londres para medirse a un buen Arsenal y el Borussia Dortmund recibirá en Alemania nada más y nada menos que a uno de los favoritos para ganar esta competición, el Real Madrid.

Foto: www.bundesliga.com (retocada por Diego Durán)