Dykan frustra el sueño turco

El portero moscovita salvó al equipo de Emery en Estambul. Las paradas del meta ucraniano mantuvieron el 1-1 final, en un encuentro en el que el Fenerbahçe desaprovechó la primera parte y por empuje terminó encerrando a un Spartak que jugó los últimos diez minutos con un hombre menos.

Dykan frustra el sueño turco
Fenerbahçe
1 1
Spartak
Fenerbahçe: Günok; Gökhan Gönul, Yobo, Korkmaz, Ali Kaldirim; M. Topuz, Sahin, M. Topal, Krasic; Sow, Kuyt.
Spartak: Dykan; K. Kombarov (Bilyaletdinov, min. 66), Súchy, Insaurralde, Makeev; McGeady, Rómulo, De Zeeuw, D. Kombarov; Ari (R. Carioca, min. 51), Emenike (Dzyuba, min. 75).
MARCADOR: 0-1, min. 6, Ari. 1-1, min. 69, Sow.
ÁRBITRO: Felix Brych amonestó a Korkmaz, Kuyt y Topuz del Fenerbahçe, y a K. Kombarov y Dzyuba del Spartak. Expulsó por doble amarilla a De Zeeuw,
INCIDENCIAS: 40,387 espectadores en el estadio Şükrü Saracoğlu de Estambul.

El Spartak vuelve a la Champions League dos años después. El conjunto moscovita partirá desde el bombo 3 en el sorteo de la fase de grupos de la máxima competición continental. Lo hará gracias a la magnífica actuación de su portero Andriy Dykan en el infierno turco del Şükrü Saracoğlu. El guardameta ucraniano evitó en numerosas ocasiones el 2-1 del Fenerbahçe, que habría llevado el partido a la prórroga. El conjunto turco disparó 16 veces a portería habiendo estrellado dos balones al larguero. Tras una primera parte dominada por un Spartak muy cómodo, los turcos cercaron a base de balones largos y chutes lejanos el área rival. A la postre el 1-0 de Ari y el 2-1 de la ida fueron determinantes para un conjunto ruso que sufrió lo impensable para clasificarse.

Unai Emery planteó un 4-4-2 clásico con Emenike y Ari arriba, De Zeeuw y Romulo en el doble pivote y McGeady y D. Kombarov en los costados. Las bandas de la medular del Spartak le ofrecen al técnico exValencia sacrificio defensivo con dos hombres que disponen de profundidad y capacidad para apurar línea de fondo y centrar. Con el resultado a favor de la ida, Emery alineó un once con capacidad para jugar sin balón y salir al contragolpe, características prototípicas de los equipos del entrenador español. Insaurralde fue titular en el que fue su primer partido en Champions League. Aykut Kocaman salió con dos delanteros puros como Kuyt y Sow, con Sahin y Topal en la medular y Krasic y Topuz en los interiores para ofrecer desborde y centros a los dos puntas rematadores.

El primer tiempo estuvo dominado por un Spartak que pese a no disponer del control del esférico, maniató al rival con su esquema táctico. El Fenerbahçe se mostró incapaz de penetrar en las líneas que dibujó Unai Emery. Posesión estéril para un equipo precipitado incapaz de asociarse que recurrió al balonazo en busca de sus delanteros. El 1-0 de Ari en el minuto 6, tras un buen centro de McGeady desde el costado derecho, dejo muy tocado a un Fenerbahçe que no dispuso de ocasiones de peligro en toda la primera parte. De Zeeuw se hizo con el centro del campo. Hasta su expulsión el holandés fue uno de los mejores del partido.

El conjunto turco arrancó el segundo tiempo con mucho empeño. El aliento del público local, el cambio de Rafael Carioca por Ari –que supuso la variación del 4-4-2 a un 4-5-1- y el disparo al larguero de Topal al inicio de la reanudación dio alas a un Fenerbahçe nuevamente incapaz de combinar cerca del área rival y que abusó del balón en largo. Pese a la falta de fútbol del equipo local, con el paso de los minutos el Spartak fue retrocediendo ante el juego directo de un Fenerbahçe que estrelló un segundo balón a la madera en un saque de esquina. La fortuna y Dykan evitaron que el empate del equipo turco llegara antes del minuto 70. A falta de 20’ para el final, Moussa Sow igualó el encuentro con un cabezazo en el área pequeña tras una acción de córner. Por insistencia, los locales dieron vida a la eliminatoria.

Desde el 1-1 hasta el pitido final, los turcos cercaron el área de Dykan, quién detuvo un mano a mano a Sow a falta de escasos minutos para el final. Además, en el 80’ Demy De Zeeuw fue expulsado por doble amarilla. Aún más acrecentó su dominio el Fenerbahçe con superioridad numérica. A la postre y con mucho más sufrimiento del previsto, el Spartak de Moscú se clasificó para volver a la máxima competición continental. También el Zenit entrará en el bombo del sorteo de la fase de grupos de la Champions League.