Empate agridulce en Celtic Park

Empate agridulce en Celtic Park

Celtic y Benfica empataron a nada en un encuentro bastante igualado. Los portugueses tuvieron el mando durante la mayoría del partido, pero no crearon demasiadas ocasiones. El Celtic jugó con corazón pero no creó peligro. El equipo de Jorge Jesús marcha satisfecho con un punto mientras los Bhoys ven como se aleja la clasificación para octavos.

Celtic
0 0
Benfica

Celtic Park se engalanaba hoy para recibir la máxima competición continental por primera vez en cuatro años. Con un rival potente y una grada entregada, todo estaba preparado para un partido excitante, con emoción, goles y alternativas para ambos equipos. El Benfica, que llegó a cuartos de final el año anterior, era una buena piedra de toque para ver cómo reaccionaba el Celtic ante un partido con muchas exigencias. El Benfica nunca había ganado ni había marcado en Celtic Park, y había caído derrotado en las tres ocasiones en las que visitó Parkhead. Las estadísticas invitaban al optimismo, el corazón creía, pero la cabeza decía que un equipo que cayó ante el que a la postre sería el campeón del año pasado era quizá demasiado potente para el inexperto equipo de Neil Lennon.

El inicio fue fulgurante, el Celtic salió a por todas y controló los primeros minutos. El mediocentro, ocupado hoy por Wanyama y Brown, destruía cualquier atisbo de juego del Benfica y abría rápidamente a las bandas, donde Mulgrew estuvo muy activo durante los primeros minutos. El Benfica, con jugadores muy experimentados en competiciones europeas como Aimar o Salvio, estaba completamente descolocado ante los fogonazos iniciales de los escoceses. Sin embargo, el Celtic no chutó a puerta, los Bhoys movían el balón rápido pero un jugador encarnado siempre se interponía entre el balón y la portería, o los defensores visitantes robaban la pelota justo cuando los jugadores de ataque del equipo escocés estaban a punto de apretar el gatillo.

A partir de ahí, el Benfica dio un paso adelante para frenar el entusiasmo de los locales, combinó más el balón e intentó robar la posesión a los escoceses, muy nerviosos cada vez que Aimar o cualquier medio del Benfica levantaban la cabeza e intentaban pasar al espacio. La defensa local no dejó huecos durante la primera parte, pero los errores no forzados de sus jugadores (especialmente Izaguirre) provocaron muchas pérdidas de balón en zonas peligrosas. Rodrigo, después de un pase en profundidad de Aimar, tuvo la mejor oportunidad de la primera parte, pero Fraser Forster salió de su portería para despejar el balón y acabar con el peligro. A medida que pasaban los minutos, el Benfica se iba sintiendo más cómodo en el campo e iba encerrando poco a poco al Celtic en su propio campo, los escoceses fueron los que más alegremente recibieron el pitido que daba fin a la primera parte del encuentro.

En el segundo tiempo, la tónica fue más o menos la misma, el Benfica tenía el balón un poco más y estaba a un pase de poner en jaque al Celtic. Sin embargo, la defensa de los Hoops supo sobreponerse siempre a los retos que el Benfica les iba planteando. Con el paso de los minutos, los tiros lejanos fueron la única arma del Benfica, ninguno de ellos necesitó que Forster interviniera. Por su parte, la mejor ocasión del Celtic durante la segunda parte fue un tiro lejano de Commons, el escocés vio adelantado a Artur y probó un tiro lejano que pareció más peligroso en un principio de lo que realmente acabó siendo. Lennon introdujo a Hooper y Jorge Jesus retiró a Aimar para dar entrada al potente Oscar Cardozo, pero ninguno de ellos tuvo una gran participación en el juego. El esquema no cambió, pero el paso de los minutos le iba dando emoción al encuentro. El gol sería crucial para dar los tres puntos a aquel que consiguiera anotarlo. La tensión se palpaba en el estadio, y el Celtic intentó arrinconar al Benfica con varios centros al área, pero ninguno de ellos inquietó a la defensa visitante. 0-0 en un partido en que ninguno de los dos equipos pareció cerca de marcar, el respeto y el nerviosismo de ambos equipos por la importancia de la situación se impusieron al espectáculo.

Con este punto, el Benfica se libra de una visita difícil con un punto, mientras el Celtic ve cuesta arriba la clasificación (teniendo en cuenta que su nivel fuera de casa baja varios peldaños), el empate hoy le obliga a puntuar fuera de casa o a ganar en Celtic Park al Barça. Ambos parecen objetivos inalcanzables para la joven plantilla de Neil Lennon. El 2 de octubre, el Celtic tendrá la oportunidad de resarcirse en Moscú, ante un sorprendente Spartak que a punto estuvo de dar la sorpresa hoy en el Camp Nou.

Ficha técnica:
Celtic: Forster, Matthews, Lustig (Rogne, min. 63), Wilson, Izaguirre (Hooper, min.65); Forrest, Brown, Wanyama, Mulgrew; Commons; Miku.
Benfica: Artur, Garay, Melgarejo,Jardel,Almeida, Aimar (Cardozo min.63),Gaitan (Nolito, min.82), Matic,Perez, Eduardo Salvio, Moreno (Bruno Cesar, min.70).
MARCADOR: No hubo goles
ÁRBITRO: Nicola Rizzolli (ITA) amonestó a Wanyama (min.20), Izaguirre (min.33), Matic (min.46), Aimar (min.56), Brown (min.89), Nolito (min.91) Bruno César (min.91).
INCIDENCIAS: Primera jornada del grupo G disputada en Celtic Park (Glasgow, Starthclyde) ante 53 373 espectadores.