La Juve presenta su candidatura ante el campeón

Partido espectacular para abrir el Grupo E. El actual campeón se estrenaba en la máxima competición continental de clubes en casa y ante la Juventus, que regresaba a la Champions tras dos temporadas de ausencia. De hecho, el último rival de los bianconeros en una fase final de Champions, fueron los "blues" en la temporada 2008-2009 y el marcador en aquella ocasión también reflejó un 2-2.

La Juve presenta su candidatura ante el campeón
Quagliarella consiguió empatar para la Juventus ( Foto Tuttosport )
Chelsea
2 2
Juventus
Chelsea: Cech, Ivanovic, Cole, David Luiz, Terry, Ramires (Bertrand, m.68), Lampard, Óscar (Mata, m.74), Mikel, Hazard, Torres.
Juventus: Buffon, Chiellini, Barzagli, Bonucci, Lichtsteiner (Isla, m.77), Marchisio, Giovinco (Quagliarella, m.75), Pirlo, Asamoah, Vidal, Vucinic (Matri, m.88).
MARCADOR: 1-0, min.30, Oscar; 2-0, min.32, Oscar; 2-1, min.38, Vidal; 2-2, min.80, Quagliarella.
ÁRBITRO: Pedro Proença (Portugal). Amonestó con tarjeta amarilla a Ramires (Chelsea), así como a Vidal (Juventus).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la primera jornada del Grupo E de la Champions League. El estadio Stanford Brige albergó a 41 mil espectadores.

Pero a diferencia de aquella vez, donde los ingleses hicieron valer el 1-0 de la ida para dejar fuera en octavos de final a la Vecchia Signora, el empate de esta noche permite empezar con buen pie a los de Conte, que demostraron que no les ha pesado la experiencia de estos años de ausencia.

Estrenarse en Champions, a domicilio y contra el actual campeón sacando un merecido empate a dos, coloca a los italianos en la lista de candidatos serios que aspiran levantar la copa de las orejas grandes en mayo. Si algo tiene esta Juve, es que a pesar de ir por detrás en el marcador y distintamente del rival que tenga en frente, siempre es capaz de levantarse y sacar los partidos.

Hoy, fue dos veces por detrás del marcador, pero a pesar de ello se repuso y acabó igualando un partido que incluso pudo llevarse si Quagliarella en los últimos instantes no hubiera estrellado su remate en el larguero.

La Juve comenzó nerviosa y algo desubicada sobre el terreno de juego, presentando algunos fallos defensivos que se han repetido con demasiada asiduidad esta temporada. Conte no dio opción a sorpresas y alineó a su mejor once.

Di Matteo en cambio, sorprendió dando entrada a Oscar, que a la postre sería decisivo para su equipo, en detrimento del español Mata. Y el brasileño le dio la razón a su técnico y de que manera. En el intervalo solo de dos minutos, colocó dos disparos en la escuadra que hicieron inútil la estirada de Buffon.

A la media hora, con la ayuda de Bonucci, que al intentar despejar el disparo del mediocampista, acabó desviando la trayectoria y distrayendo a Buffon, que nada pudo hacer para repeler el disparo. Con el bajón que supuso el tanto para la Juve, los bianconeros se anestesiaron y dos minutos después, nuevamente Oscar, con una acción de genio, colocó el balón nuevamente desde la frontal en la escuadra italiana.

El partido parecía ya destinado a una victoria local, pero la Juve lejos de bajar los brazos empezó a ganar cada vez más terreno. Incidió mucho el posicionamiento de su defensa, que se adelantó varios metros, con el consiguiente efecto dominó de todas las otras líneas.

La Juve sabedora de que no tenía nada que perder, estiró sus líneas y tras dos ocasiones falladas de Vucinic y Marchisio ante Cech, apareció Arturo Vidal para sacarse un latigazo desde la frontal a los 38 minutos que volvía a meter a la Juve en el partido.

Tras la reanudación, el Chelsea bajó mucho la intensidad y Oscar apenas conseguía entrar en juego. Torres se mantenía asilado entre los zagueros italianos, mientras Hazard lo intentaba de manera intermitente. La defensa bianconera acabó por no dejar ningún espacio a los hombres de arriba de Di Matteo y Buffon solo tuvo que intervenir en un lanzamiento de falta de Lampard.

En la Juve, Vucinic desgastado del primer tiempo, poco a poco se fue diluyendo, mientras que Giovinco a pesar de ponerle ganas, nunca pudo con la veteranía y experiencia de David Luiz y Terry, que lo anularon por completo. Carrera decidió dar entrada a Isla y Quagliarella por los fundidos Lichsteiner y Giovinco y la jugada le salió redonda.

El ex delantero del Nápoles, se encargó de firmar el definitivo empate a dos, en el minuto 80, tras recibir dentro del área, una gran asistencia de Marchisio, que dejó al delantero de Castellmare totalmente solo. A Fabio no le tembló el pulso y batió por debajo de las piernas a Cech.

Stamford Bridge, que ya había estado bastante silenciado durante todo el encuentro por los tres mil aficionados bianconeros desplazados a Londres, acabó pareciendo un funeral. Y pudo ser peor si Quagliarella no hubiera mandado el balón al larguero a tres minutos para el final.

El campeón tuvo la victoria en sus manos, con dos genialidades de Oscar, pero acabó peleando un empate, que deja reforzada a la Juve. La Signora demuestra que es poderosa tanto en Italia como en Europa, ya sea ante el Genoa o ante el actual campeón.