El Chelsea alarga su ‘Halloween’ con un empate en Bélgica

El equipo de Villas-Boas firma tablas (1-1) frente al Genk y prolonga su mala racha después de sus derrotas consecutivas en Premier League. Continúa líder del grupo E de la Champions League.

El Chelsea alarga su ‘Halloween’ con un empate en Bélgica
Genk
1
1
Chelsea
Genk: Köteles; Vanden Borre, Ngongca, Tözser, Camus; Nadson, Hyland, Nwanganga (Limbombe 82´), De Bruyne; Buffel (Ndabashinze 69´), Vossen (Barda 87´)
Chelsea: Cech; Bosingwa, Ivanovic, David Luiz, Ashley Cole; Oriol Romeu (Mata 77´), Ramires (Lampard 66´), Meireles; Malouda, Torres y Anelka (Sturridge 66´)
MARCADOR: 0-1Ramires (26´); 1-1 Jelle Vossen (61´)
ÁRBITRO: Svein Moen (NOR). Amonestó a De Bruyne (76´) y Meireles (91´).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 4 de la UEFA Champions League. El encuentro se disputó en el Cristal Arena. 25.000 personas. Más de 1.000 ‘Blues’ viajaron hasta Bélgica.

Con dos derrotas consecutivas en Premier League, el Chelsea viajaba a Bélgica en busca de tres puntos balsámicos y con la idea de poder cerrar la clasificación matemática con ayuda de un resultado satisfactorio del otro encuentro del grupo. Villas-Boas avisó a su equipo de que necesitaban reinventarse para no seguir inmerso en la racha de dos derrotas (contra QPR y Arsenal). Para ello, sacó un once donde la ausencia de los “pesos pesados” del vestuario marcaban la alineación. La pareja de centrales Ivanovic y David Luiz dejaba a Terry en el banquillo, mientras que la inclusión de Oriol Romeu hacía ingresar al banco a Lampard. Además, Malouda entraba en el once por el español Mata.

Quizás por la ausencia del asturiano, el Chelsea notó la falta de dinamismo entre líneas. Las arrancadas en banda de Sturridge o Mata no surtían el mismo efecto que las de Malouda y Anelka, presente en el once titular de hoy. El Genk se beneficiaba de ello y era el primero en avisar al marco de Cech. A raíz de aquí, el Chelsea se desesperezó y abrió espacios, provocando la llegada a la portería rival. Fue Ramires, tras combinar con Fernando Torres, quien marcó el primer gol del encuentro, internándose dentro del área y cruzando su disparo al palo largo. Un gol que aportaba cierto alivio y restaba las tensiones.

David Luiz marró desde los 11 metros
 
El mediocentro de origen brasileño fue quien aportó mayor peligro llegando desde atrás. Hasta dos ocasiones más tuvo Ramires para incrementar su cuenta goleadora pero sus disparos no atinaron a entrar dentro de la portería. En una jugada aislada, Malouda encaraba a su rival e intentaba poner el centro al área, impactando su centro en las manos de Thomas Buffel. El colegiado del encuentro no dudó en señalar la pena máxima al minuto 40 de partido.

El penalti se encargó de lanzarlo David Luiz. Su disparo, flojo y a media altura, fue interceptado por Köteles con una buena estirada a la derecha del portero. En la segundad mitad, los chicos de Villas-Boas dejaron al Genk la posesión del balón.  Los de Been se encontraban a gusto en el campo con el esférico en sus pies y se aproximaban a la portería de Cech.

Con el paso de los minutos, el Genk empezó a acercarse con serio peligro. Desde las botas de Kevin de Bruyne, objetivo para el mercado invernal de los ‘Blues’, el Genk volvía loco a la zaga del Chelsea y avisaba con una ocasión de Nwanganga. El gol de Ramires y el penalti fallado por David Luiz habían provocado una congestión en la circulación del balón ‘Blue’, y no solo eso, sino que la defensa del Chelsea volvía por los fueros de la que se dejó ver contra el Arsenal.

Vossen hace historia para el Genk
 
La pesadilla, un día después de Halloween, se terminó de certificar cuando un pase interior de De Bruyne era conducido por Camus y desde línea de fondo ponía el centro atrás para que Jelle Vossen empatase el encuentro y acentuase la crisis defensiva y resultadista del Chelsea. Una pesadilla para el Chelsea pero que sin embargo se convertía en un hito para el Genk, puesto que el gol del delantero belga suponía el primer tanto del conjunto en la historia de la Champions League.

Con el gol, el Chelsea no supo reaccionar. El juego del Genk descargaba en el extremo izquierdo para que De Bruyne inventase pero no terminaban de fructificar sus jugadas. Villas-Boas inició un carrusel de cambios y buscó movilidad con Mata y Sturridge, mientras que dio entrada a Lampard para buscar disparos desde segunda línea.

Been contraatacó a la estrategia del técnico portugués y armó un bloque que maniató las ocasiones del Chelsea. Bosingwa, junto a Malouda, fueron los más expeditivos en banda pero sus internadas eran bien cerradas por el sacrificio físico de los mediocentros, que forzaban hasta llegar a banda y cerrar los espacios en defensa.

Sin ideas, el tempo del partido fue muriendo lentamente mientras que el Chelsea se veía incapaz de superar el marco belga. Con el empate, el Chelsea sigue líder del grupo E con 8 puntos, seguido del Bayer Leverkusen (6 puntos) y Valencia (5 puntos).