Alemania 2008 - 2012, los primeros pasos del cambio

Alemania 2008 - 2012, los primeros pasos del cambio

Alemania se encuentra cada vez teniendo un papel más que protagonista en el panorama europeo. Su fama ha pasado de ser de "jugadores rocosos y corpulentos" a desempeñar una forma de juego capaz de ser envidiada por las mejores naciones del fútbol internacional. Un fútbol vistoso y efectivo. Contundente y tan sutil que es difícil de seguir De la Alemania de Ballack a la Alemania de Özil.

La selección alemana no se lleva el título de campeona de Europa desde la edición de 1996, que se disputó en Inglaterra. Antes que esa había conquistado dos más: 1972 (disputada en Bélgica) y 1980 (año con Italia como sede). Además, los germanos han sido subcampeones en otras tres ediciones (1976, 1992 y 2008). Sin embargo, este éxito se tornó en algo más que nervios desde el último triunfo. En las ediciones siguientes a 1996, Alemania no consiguió pasar de grupo, teniendo actuaciones más que pobres. En 2000, quedó colista de un grupo que compartíó con Portugal, Rumanía e Inglaterra (que como ahora, estaría calificado como un "Grupo de la Muerte". En 2004, encuadrada con la República Checa, Países Bajos y Letonia, mejoró el puesto del torneo anterior, quedando esta vez 3º, pero en puntuación seguía siendo igual de pobre, ya que no pasó de los 2 puntos. 

Pasados dichos fiascos y también el 3º puesto conseguido en el mundial que jugaron en casa en 2006, Joachim Löw, que en la Euro de Portugal y en el Mundial posterior fue ayudante del seleccionador, ocupó el puesto de seleccionador nacional, ante la sorpresa de muchos, que esperaban a alguien con más nombre. La llegada de Löw supuso un cambio. La mejor generación de futbolistas alemanes de los últimos años estaba aún formándose en categorías inferiores. Mientras tanto, Löw devolvía a su país a los primeros puestos. De la Eurocopa de Austria y Suiza a la que ahora vivimos, la Mannschaft ha cambiado en nombres, pero no tanto en forma de juego. Solo 6 de los convocados en aquella edición repiten en ésta: Mario Gómez, Miroslav Klose, Philipp Lahm, Bastian Schweinsteiger, Per Mertesacker y Lukas Podolski. 

En aquella selección que perdió ante España la final del torneo el once titular del último partido fue: Lehman, Friedrich, Mertesacker, Metzelder, Lahm, Frings, Hitzlsperber, Ballack, Schweinsteiger, Podolski y Klose. En aquel entonces, jugaban con dos delanteros y además contaba con gente como Kuranyi o Neuville, dos veteranos con mucho nombre para un plan alternativo. En la actualidad, uno de aquellos dos delanteros juega más retrasado y el puesto de 9 queda para Mario Gómez o Klose, dependiendo del partido. Otra de las grandes diferencias que hay entre la Alemania del 2008 y la de 2012 es su medio campo. Lo que antes era músculo (en su mayoría), con algo de calidad, ahora se ha transformado en una máquina engrasada de ataque. El peso de la creación del juego teutón recaía en las botas del capitán de aquel entonces, Michael Ballack. En 2012, con la nueva camada, futbolistas como Özil, Kroos, Müller (que como Podolski puede jugar igual de punta que detrás de los delanteros) se alían para crear las jugadas de peligro, teniendo aliados como Lahm por una de las bandas, que sube mucho para abrir los posibles atascos. Lahm es actualmente el capitán. a sus 28 años, y una de las piezas inamovibles del esquema teutón. 

En la defensa se encuentra, en esta edición, Hummels, un futbolista del Dortmund que está deslumbrando al mundo con sus actuaciones, tanto con su país como con su selección. Si hay un equipo de los grandes que necesite un central, ahí está Mats en su lista para reforzarles. Dos de los equipos más importantes de la Bundesliga aportan a los otros centrales de la selección actual: Badstuber y Boateng (Bayern Münich) y Höwedes (Schalke 04), además de Per Mertesacker, que a sus 27 años es, junto a Lahm, el hombre más veterano de la defensa teutona. A diferencia de la de 2012, en el 2008 la plantilla germana contaba con más laterales "puros". Jansen, Friedrich... Los actuales, más polivalentes, pueden actuar en cualquiera de las posiciones de la defensa. 

Al igual que pasó con la selección española, el hecho de tener muchos y muy buenos jugadores en medio campo que tuvieran gol y con la forma de jugar del equipo, el número de delanteros centro disminuyó a favor de otras posiciones con más necesidades. Así, fueron entrando Özil, Müller, o los Götze, Reus y Schürrle (con más pinta de delantero centro que de mediapunta, de hecho, puede actuar en ambas zonas), la nueva generación que será ya una realidad en el Mundial 2014. En la portería, el puesto fue totalmente renovado. El veterano Lehman (mucho tiempo a la sombra del bueno de Oliver Kahn), el tristemente fallecido Robert Enke y René Adler (que en ese año era uno de los mejores porteros del mundo y que tuvo una lesión de larga duración) fueron reemplazados en las convocatorias por Neuer (titular indiscutible y uno de los tres mejores porteros del mundo), Wiese y Zieler (portero de la generación del 89 que tantas buenas sensaciones está dando al fútbol alemán actualmente).

Alemania ha evolucionado su forma de actuar en los últimos cuatro años. Del ataque más contundente y la defensa más férrea se ha pasado a un ataque muy creativo con una defensa muy segura atrás. Cada año y cada competición que pasa, los alemanes son más favoritos para el triunfo, no solo por el nombre de la nación y todo lo que conlleva, sino porque junto con la selección española han llevado a cabo una forma de jugar al fútbol muy agradable a la vista de cualquier futbolero que se precie. 

Para terminar, haciendo un análisis algo más global. Hay que destacar que la Alemania de 2012 tiene más alternativas de gol que su predecesora. Su trayectoria en la Euro está siendo muy contundente en cuanto a resultados (cuatro partidos, cuatro victorias). En la anterior edición, de 6 partidos que disputaron, sumaron 4 victorias y dos derrotas, resultados que bastaron para que fueran 2ª de grupo y para perder la final ante España.