Temas del momento:
Connect with facebook

Darijo Srna, el "ciervo" de un linaje que sobrevivió a los efectos de la Segunda Guerra Mundial

El capitán de la selección de Croacia debe su éxito deportivo a la entereza con la que su padre logró huir de las garras de la Segunda Guerra Mundial padeciendo el drama de perder a su madre, su hermana y su padre mientras escapaban buscando la paz entre el tumulto. Con más de 90 partidos a su espalda y siendo tercer máximo goleador de la historia de la selección croata, Srna quiere repetir los éxitos del combinado nacional en la Eurocopa de 1996 y de la de 2008 batiéndose el cobre contra España.

Darijo Srna, el "ciervo" de un linaje que sobrevivió a los efectos de la Segunda Guerra Mundial
Darijo Srna, el "ciervo" de un linaje que sobrevivió a los efectos de la Segunda Guerra Mundial

“Mi padre me dijo una vez una cosa. Un hombre tiene dos familias. Una con la que nace y otra con la que muere”, pronunció John Barker, medalla de honor en la Guerra de Vietnam, jefe del pelotón Baker y paracaidista de la 101ª División aerotransportada del ejército de los Estados Unidos de América durante la Segunda Guerra Mundial. Sobre padres y familias se resume la historia de Darijo Srna, capitán de Croacia y jugador que milita en las filas del Shakhtar Donetsk. Al contrario de la filosofía que inculcó el progenitor de John Barker, la dinastía Srna ha nacido y muerto siendo fiel a su línea sucesoria. 

El padre de Srna escapó con su hermano y su padre cuando su madre y hermana fueron quemadas vivas. Escapó a Eslovenia, donde murió su padre y perdió la pista a su hermano. El fútbol, como vía de escape Uzeir Srna es el modelo en el que el capitán del combinado croata se fija para desarrollarse como persona. Es su padre, la motivación de sus genes. Nació en Gornji Stopići, al este de Bosnia, un año antes de estallar la Segunda Guerra Mundial. La familia Srna emigró en el verano de 1941 como consecuencia del avance de los alemanes y la resistencia del frente serbio. Una decisión fatal, que traería consigo unas trágicas consecuencias. No lograron escapar de los paramilitares serbios – conocidos como Chetniks –, que atacaron el pueblo donde los Srna se escondían. Safet, su hermano mayor, y su padre lograron escapar huyendo hacia el bosque, con un Uzeir de 3 años cogido en brazos. No sobrevivieron todos los miembros de la familia. Su madre y su hermana fueron quemadas vivas.

El nomadismo se convirtió en el estilo de vida de Uzeir, que creció y se separó de su padre y de su hermano cuando alcanzaron la frontera norte de Bosnia. Acabó en Eslovenia, donde fue adoptado por un oficial de la policía local. Se reencontró tiempo más tarde con su padre y formaron una nueva vida. Comenzó a trabajar en una cafetería pero fue asesinado tras ser alcanzado por una bala perdida mientras se escondía agazapado en un fuego cruzado.

Metkovic, el origen

Instalado en Sarajevo, emigró a Croacia en busca de la titularidad. Allí conoció a Milka y como consecuencia nació Darijo Srna. No había razones de peso para seguir siendo nómada Uzeir Srna consiguió conocer la estabilidad en su vida y se mudó años después a Sarajevo, coincidiendo con unos familiares lejanos que habían logrado sobrevivir a las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. Era el momento de disfrutar de la vida, de olvidar las penas, de dejar atrás una vida de fugas y huidas. Comenzó su carrera deportiva como portero del FK Sarajevo para fichar años más tarde por el NK Celik Zenica, el club de la ciudad industrial de Bosnia-Herzegovina. Cuando parecía complacerse de sus hábitos en Sarajevo, el entrenador le relegó al banquillo y el Metkovic, equipo del sur de Croacia, pidió su cesión ya que su guardameta titular se había lesionado.

No dudó en aceptar la oferta y, de nuevo, hacía las maletas rumbo a Croacia. Allí conoció a Milka, con quién más tarde contrajo matrimonio. No había razones de peso suficientes para que Uzeir diese más saltos por el mundo. La unión daba a luz a Darijo Srna, el actual capitán de la selección de Croacia.

El simbolismo para Srna

Es uno de los pilares que sustenta a Croacia. Cuando se proclamó vencedor de la Europa League junto al sorprendente Shakhtar Donetsk, llamó la atención de los clubes más poderosos del Viejo Continente, pues su valoración cotizaba al alza y terminaba contrato con el conjunto ucraniano.

Darijo es un hombre de familia. Creció en un círculo sin recursos económicos, con dos hermanos más. Renato, que es entrenador y es resultado de un anterior matrimonio de Uzeir e Igor, que padece Síndrome de Down. Durante un partido para la clasificación de la Eurocopa 2008 contra Macedonia, anotó un gol de falta, con dedicatoria para su hermano: “Igor, SVI smo uz tebe" (Igor, todos estamos aquí por ti). 

Tiene dos tatuajes en todo su cuerpo. Uno, sobre el pecho, que atraviesa el corazón, dedicado para su hermano, con el grabado de su nombre. Otro en la pierna, donde pone “Srna”, que significa ciervo en croata.

La familia es lo primero

Srna desarrolló sus inicios deportivos defendiendo la camiseta del Hadjuk Split. En una entrevista su padre confensó que el club le había propuesto que si pagaba, Darijo sería titular siempre. No le hizo falta pagar, pues tenía la calidad suficiente como para ganárselo por sus propios méritos. No obstante, no contaban con los recursos suficientes como para meditar la oferta.

Por lo tanto, cuando Srna abandonó Croacia para firmar como jugador del Shakhtar Donetsk, lo primero que hizo fue comprar un Mercedes Benz y un BMW a su padre después de tantos años de sufrimiento. “Sé que es imposible pagar todo lo que mi padre ha hecho por mí pero le he querido comprar todo tipo de coches y le he dado el dinero suficiente como para que pueda vivir una vida de lujo. Es lo menos que puedo hacer”, reconoció en una entrevista. "No puedo olvidar lo que sufrieron mientras estaban tratando de encontrar dinero para mí durante mis días en el Hajduk", dijo. “Mi padre tenía una vida muy difícil y estoy muy orgulloso de que puedan vivir en paz ahora, sin estrés”.

De carne y hueso

En la noche del lunes Darijo Srna se enfrenta a la selección española con el objetivo de clasificarse para los cuartos de final de la Eurocopa. Desde Italia denuncian que España y Croacia pueden pactar un 2-2, un resultado que permitiría pasar a ambos de ronda. Italia quiere evitar comerse un nuevo “biscotto” pero Croacia hace oídos sordos de las acusaciones y se centra en su fútbol, pues están seguros de sí mismo que darán una sorpresa a la actual campeona del mundo y de Europa.

Con más de 90 partidos vistiendo el escudo de Croacia, el capitán es el tercer máximo goleador de la selección, por detrás de Eduardo da Silva y Davor Suker. "Sabemos que tenemos calidad y tenemos fe en nosotros mismos. Este es uno de los grupos más duros de la Eurocopa pero podemos clasificarnos. España es también de carne y hueso. Croacia es peligrosa para cualquiera, así que el partido será muy atractivo”. En juego, igualar el mismo registro que en las Eurocopas de 1996 y 2008. Darijo Srna, en el nombre del padre.