Una Brasil olímpica gana a Dinamarca con Hulk como estrella

Dinamarca cayó en su primer partido de preparación de la Eurocopa ante una potente Brasil, con la cabeza pensando en preparar los Juegos Olímpicos de Londres, y sin disputar el clasificatorio para el Mundial de 2014.

Una Brasil olímpica gana a Dinamarca con Hulk como estrella
Dinamarca
1
3
Brasil
Dinamarca: Sørensen (m.23, Andersen); Wass, Kjaer, Agger, Simon Poulsen; Christian Poulsen (m.45, Jakob Poulsen), Zimling, Eriksen (m.60, Rommedahl); Schøne (m.23, Kahlenberg), Bendtner y Krohn-Delhi (m.85, Pedersen).
Brasil: Jefferson; Danilo (m.71, Rafael), Thiago Silva, Juan, Marcelo (m.67, Alecsandro); Sandro (m.86, Casemiro), Rômulo, Lucas Moura (m.81, Giuliano), Oscar; Hulk (m.90, Bruno Uvini) y Leandro Damião (m.74, Wellington Nem).
MARCADOR: 0-1, m.7: Hulk. 0-2, m.12: Zimling (p.p.). 0-3, m.39: Hulk. 1-3, m.70: Bendtner.
ÁRBITRO: Felix Brych (GER)
INCIDENCIAS: Partido amistoso jugado en el estadio Imtech Arena de Hamburgo ante unos 45.000 espectadores. 35.000 daneses en las gradas. José Mourinho acudió al partido y visitó a Marcelo en la previa del partido.

Brasil, con un combinado lleno de jugadores sub 23, pensando en preparar la Olimpiada de Londres 2012, ha vencido y convencido en el Imtech Arena de Hamburgo. La ciudad libre y hanseática, puerta de comunicación entre Alemania y Dinamarca ha visto como los daneses caían ante una Brasil en la que la falta de su mejor jugador sub 23, Neymar (que se incorporará tras este partido), y la presencia de Marcelo, Thiago Silva y Hulk como mayores de 23 años, definen la que sería la lista de Mano Menezes de cara a los JJOO de Londres.

Un “out-sider”, un hombre que apenas cuenta para la absoluta de la verde amarelha, y que tiene en la olímpica su gran oportunidad con su país, Hulk, ha sido la principal figura del partido. Un tipo de jugador que no abunda en el refinado y técnico futbol brasileiro. Un delantero alto y fuerte, con buen juego de espaldas, potente. Pero también con ese toque de clase y calidad que distingue a los brasileños del resto de futbolistas del planeta.

El jugador del Oporto ha transformado el buen juego de un grupo de descarados y atrevidos futbolistas brasileños, que acumulan desde 1990 talento por doquier. La canarinha reúne, aparte del atacante del Santos, a Ganso(lesionado),Giuliano,Casemiro,Pato,Óscar o Damiao. Sin contar a otros como Coutinho, Henrique y Lucas Moura. La facilidad con la que Brasil se asociaba en ataque, y se encontraban los unos a otros la sitúa como una de las grandes favoritas al torneo olímpico en la capital británica.

Gol de Hulk al comienzo

Nada más comenzar, Hulk, en el minuto 7, enganchó un zapatazo desde la frontal que terminó colándose sin remisión en la meta defendida por el veteranísimo Thomas Sørensen. Poco después, Zimling, centrocampista danés, intentó arrebatar la pelota a Hulk en las cercanías del área, pero su intento de despeje acabó en un autogol. Brasil ya ganaba y convencía en el minuto 12, apoyada en la magia de sus hombres de arriba, a pesar de su juventud.

Dinamarca no parecía hacer honor a su apelativo de la “Dinamita Roja”. Los daneses no aparecían en el partido, salvo ocasiones con cuenta gotas. Hombres importantes como Eriksen y Bendtner no daban el do de pecho en el conjunto de Morten Olsen, y el equipo nórdico naufragaba en sus intentos por mover la pelota y hacer daño a Brasil.

Y si los daneses lograban acercarse a la meta de la pentacampeona del mundo, allí aparecía Jefferson para desbaratar las ocasiones de peligro de los europeos. Dinamarca se estrellaba contra el muro defensivo de Menezes, y la velocidad de ejecución a la contra de los canarinhos permitía el lucimiento personal de los hombres de Menezes. El tercero, al borde del intermedio, tuvo la firma de Hulk, de nuevo. El del Porto se marcha de Simon Kjaer por velocidad y ajusta un disparo raso cruzado para hacer su segundo gol.

Segundo tiempo sin historia

Con el partido encarrilado, y los cambios constantes de Olsen y Menezes, preparando pugnas mayores que la del Imtech Arena, el partido cayó de ritmo y expectación. La movilidad brasileña y su capacidad de asociación se diluyó en el orden danés, mucho mayor en la reanudación del partido. Dinamarca hizo el partido que más le convenía, con un ritmo bajo, una Brasil más espesa y los balones aéreos forzando a Jefferson a trabajar incómodo en las salidas.

Una asistencia de Zimling sirvió a Nicklas Bendtner, propiedad del Arsenal, para anotar el 1-3, con el que equipo escandinavo recortaba diferencias en el electrónico. El partido no dio para mucho más, con Dinamarca obligando al trabajo aéreo de la zaga canarinha, y sobre todo, de Jefferson, aprovechando su superioridad física por arriba. El equipo de Menezes achicó el peligro como pudo y la victoria se quedó en el lado sudamericano.