Daniel Agger, el vikingo tatuado de Dinamarca

La clasificación de Dinamarca para los cuartos de final de la Eurocopa depende del resultado que saquen contra Alemania o de esperar una victoria de Holanda contra Portugal. Dani Agger, central que milita en el Liverpool, es el capitán del buque danés, comandando las aspiraciones de soñar con el pase desde la zaga. Su liderazgo recuerda al de los antiguos vikingos que reinaban en Escandinavia. Agger tiene tatuado uno de ellos en su brazo derecho. También tiene serigrafiado un cementerio con los vikingos más representativos de la historia enterrados. “La muerte es segura, su hora es incierta” o “el éxito es vivir como uno quiere”, son las frases que caracterizan su estilo de vida.

Daniel Agger, el vikingo tatuado de Dinamarca
Daniel Agger, el vikingo tatuado de Dinamarca

Las regiones de Noruega, Dinamarca y Suecia son conocidas históricamente en el pasado por el temor que causaban las legiones de los pueblos germánicos nativos de Escandinavia en su paso por todo el territorio de Europa del siglo VI al XI. Eran conocidos como los “hombres del Norte”, individuos sin debilidades sentimentales, desprovistos de modales de educación y caracterizados por ser bárbaros desalmados, que asustaban por su enorme ferocidad arrasando las ciudades. La selección de Dinamarca tiene a su propio vikingo dentro del vestuario. Daniel Agger, central del Liverpool, es el jefe de la zaga. Sus más de 190 centímetros de altura, un físico imponente y un carácter que no conoce el miedo, representan las ilusiones de todo el país escandinavo en superar la fase de grupos y clasificarse para los cuartos de final.

El objetivo marcado no es nada sencillo. Encuadrado en el grupo de la muerte, Dinamarca es – teóricamente – la selección más débil de las tres restantes. Además, se enfrentan a la selección alemana, con la necesidad de ganar o sacar un empate a la espera de que Holanda se imponga a Portugal en el otro partido del grupo. Pero si hay alguien que no tenga el significado de la palabra dificultad en su vocabulario, ese es Daniel Agger. “El éxito es vivir como uno quiere” es una de las frases que cubre el cuerpo del defensa danés, en su codo izquierdo. El jugador del Liverpool es un aficionado de los tatuajes y confía en ellos como un estilo de vida, una forma de expresión de sus ideas y convicciones.

Un cementerio vikingo en su espalda

A Daniel Agger no le gusta hablar de los significados de los tatuajes que se hace. Harto de las preguntas, decidió zanjar el tema para no volver a hablar nunca de él. “¿Mis tatuajes? No significan nada, son solamente simples tatuajes”, esquivó.

Hay una nube de misterio que envuelve al concepto. Mientras que en los brazos y en el torso están tatuados por serigrafías más normales y habituales como su fecha de nacimiento o pequeños dibujos relacionados con los nombres de sus hermanos, el tatuaje por antonomasia que define a Agger es el cementerio vikingo que cubre toda su espalda.

Hasta cinco bárbaros vikingos protegen a Daniel Agger, defendidos por el ser mitológico Holger el danés. Se trata de un personaje legendario que apareció por primera vez en un cantar de gesta escrito en francés antiguo. La historia cuenta que estuvo presente en el saqueo de los sajones al monasterio de Colonia en el 778, ayudado por Carlomagno. Fue hijo de Godofredo, rey de Dinamarca y buscó venganza dando muerte a Carlos el Joven, que asesinó a su hermano. Alrededor de Holger el danés, cuatro tumbas de reyes daneses.

En la parte superior derecha, Sven Forkbeard, que conquistó Inglaterra en una brutal y sangrienta lucha en 1013. En el otro extremo, Harold Bluetooth,que gobernó como rey de Dinamarca a partir del 958 y fue rey de Noruega durante unos años sobre el 970. En la esquina derecha inferior, Gorm the Old, el primer rey reconocido de Dinamarca, que se casó con Thyra y dieron a luz a Bluetooth. Justo a la izquierda de Holger el danés se encuentra Canuto el grande, rey de Inglaterra y Dinamarca.

Toda esta simbología apoyada con la efigie de un bárbaro repetida en tres ocasiones y reforzada en la parte superior con un lema latino: "Mors certa, Hora incerta” (“la muerte es segura, su hora es incierta”). No es el único emblema con esa idiosincrasia cultural y guerrera. En su brazo derecho, un diseño de un nuevo vikingo con las palabras “memento mori”, lo que significa “recuerde que usted va a morir”.

Desde el cuello hasta los tobillos. Agger comienza a no tener espacio físico donde grabarse nuevos dibujos. Prometió tatuarse algo novedoso si el Liverpool ganaba la Premier League. Cumplió cuando en la presente temporada los de Anfield se proclamaron vencedores de la Carling Cup, con un collar verde gigante en su cuello. En su tobillo, otra frase más: “El dolor es temporada, la victoria es para siempre”.