Dinamarca rozó la proeza

A pesar de caer eliminada en la fase de grupos de esta Eurocopa 2012, la selección dirigida por Morten Olsen debe estar satisfecha con el trabajo realizado. La mayoría de expertos, y no tan expertos, relacionados con el mundo del fútbol le daban muy pocas opciones de clasificarse a cuartos de final antes de que comenzase el torneo. Encuadrada en el denominado “grupo de la muerte” junto a Portugal, Holanda y Alemania, la selección danesa ha sabido aprovechar al máximo sus virtudes y minimizar sus defectos.

Dinamarca rozó la proeza
Dinamarca rozó la proeza. (Foto: AP Photo)

En la primera jornada del grupo, Dinamarca se enfrentaba a una selección holandesa considerada como una de las grandes favoritas para alzarse con el triunfo final en este torneo. La selección danesa dio la sorpresa y venció por un solitario gol de Michael Krohn-Dehli. No fue solamente el resultado cosechado ante Holanda lo que hizo que la afición danesa viera aumentadas sus opciones de conseguir el pase a cuartos de final, sino también por la forma en que lo consiguió.

Aunque en los dos partidos siguientes Dinamarca obtuvo dos derrotas, dejó una sensación de selección compacta y difícil de batir. Un portero correcto, dos centrales que han ido de menos a más en el torneo, dos laterales ofensivos que han sabido controlar el tempo de sus acciones, un mediocentro físico y fuerte, y un extremo oportunista como es Krohn-Dehli han hecho posible que Dinamarca haya rozado la proeza. Sin embargo, la principal estrella de esta selección ha sido el delantero del Sunderland, Nicklas Bendtner, quién, además de marcar goles, ha aportado luz al juego colectivo danés cuando su selección más lo ha necesitado. Bendtner se echó el equipo a la espalda y ha demostrado que no solamente es un delantero que se dedica a empujar el balón al fondo de las mallas.

Por el contrario, si ha habido un jugador que no ha respondido a las expectativas creadas antes de que se iniciase el torneo, ese ha sido Christian Eriksen. El jugador del Ajax no ha participado de forma activa en ninguno de los tres partidos de clasificación, y eso su selección lo ha notado. En general, ha estado muy irregular y su tremenda visión de juego solo la hemos podido ver a ráfagas.

En definitiva, la selección danesa abandona esta Eurocopa con un sabor agridulce. Por un lado, se marcha de esta Eurocopa de Polonia y Ucrania 2012 contenta por haber creado serios problemas a selecciones más fuertes que ella; por otro, se va infeliz porque la clasificación a cuartos de final ha estado muy cerca de convertirse en realidad.