Larrea, delegado de la selección, abandona la concentración tras los incidentes del martes

El directivo de la Federación trato de evitar el trabajo de un fotógrafo el día en que centenares de aficionados se quedaron sin ver el entrenamiento.

Larrea, delegado de la selección, abandona la concentración tras los incidentes del martes
Varios aficionados se quedaron sin ver el entrenamiento del martes

Los incidentes acaecidos el pasado martes en Gniewino, cuando a un nutrido grupo de aficionados españoles se les impidió el acceso al entrenamiento de la selección, ha tenido su primera consecuencia. Juan Luis Larrea, directivo de la Federación Española de Fútbol y uno de los tres delegados que la selección había llevado para la Eurocopa, abandonó a lo largo del día de ayer la concentración de La Roja en Gniewino sin dar explicación alguna.

El pasado martes, numerosos aficionados procedentes de España, se acercaron hasta el campo de entrenamiento de la selección sin saber que es necesaria una entrada para acceder al mismo. Los aficionados mostraron su disconformidad e intentaron acceder por la fuerza, lo que provocó la presencia de efectivos policiales que finalmente no tuvieron que tomar represalias.

En medio del caos, Larrea se involucró en un incidente con un periodista del diario Marca. En primer lugar, el directivo tapó el objetivo de la cámara de Pablo García, fotógrafo del citado periódico, mientras éste trataba de inmortalizar el momento. Además, el delegado de La Roja, instó a la Policía para que lo echase del lugar y no pudiese hacer su trabajo un fotógrafo al que además amenazó verbalmente: “¡Te zampo a hostias!”, le espetó cuando veía imposible lograr su cometido.

Según adelantó anoche el programa radiofónico 'Al primer toque', Juan Luis Larrea habría abandonado anoche el hotel de concentración de la selección sin dar explicación alguna ni a ka plantilla, al cuerpo técnico o a la cúpula directiva.