España - Francia: El centro del campo o el centro de operaciones

Francia y España se juegan el pase a semifinales y una de las claves será como funcione el centro del campo en cada uno de los equipos. Probablemente, el que consiga imponerse en esa franja, se hará con el partido, ya que, si en otras selecciones es una línea importante, tanto en la española como en la gala podríamos considerar que es clave.

España - Francia: El centro del campo o el centro de operaciones
Xavi, Iniesta y Silva, los magos de 'La Roja'.

“Como juega un medio del campo, así juega un equipo”. Con está frase intentó definir su concepción del fútbol Vujadin Boskov y es a día de hoy cuando se convierte en más cierta que nunca. El juego tan refinado y elitista de futbolistas como Iniesta, Silva, Ribery, Nasri, etc. definen el juego de sus selecciones, convirtiendo el centro del campo de ambos equipos en la zona clave, poblándola de futbolistas y sin concebir una jugada en la que la pelota no pase por los pies de alguno de los futbolistas que componen esta línea.

El centro del campo de España es de sobra conocido, pero se encontrarán ante Francia con la otra cara de la moneda. Quizá los futbolistas españoles posean un mayor talento y dominio del balón, por lo que Blanc podría incluso renunciar a uno de los mediapuntas para fortalecer la parte más retrasada del centro del campo y jugar así en función del fútbol de España.

Lo cierto es que hasta el momento Francia ha utilizado dos pivotes con tres jugadores más imaginativos por delante, dejando al todo terreno Benzema como hombre más adelantado. Será esta alineación la que analizaremos.

Ambas selecciones utilizan el doble pivote, pero a su manera

Si hay algo que caracteriza a ambas selecciones es la utilización del doble pivote, en España formado por la inamovible dupla Xabi Alonso-Busquets, mientras que en Francia la presumible pareja es Cabaye y M’Vila, aunque en los primeros partidos de esta Eurocopa ha jugado Alou Diarra, en los dos primeros sustituyendo al lesionado M’Vila y en el último a Cabaye, también aquejado con molestias físicas.

El doble pivote español es más estático y defensivo, y seguramente en este partido tome más sentido que nunca. Tendrá que hacer frente al centro del campo más ofensivo al que se ha enfrentado hasta ahora con el tridente formado por Nasri-Ribery-Malouda/Ben Arfa/Menez. Para ello deberán estar más compenetrados que nunca, haciendo constantes coberturas y/o permutas, ayudando especialmente a los laterales que estarán muy exigidos, sobre todo Arbeloa que tendrá que lidiar con Ribery.

Teniendo en cuenta el fútbol de posesión de la selección española, será un trabajo harto difícil, ya que la mayor parte de las veces tendrán que hacer este trabajo en inferioridad en contraataques que realice la selección francesa.

Por otra parte, está el doble pivote francés, que a priori debería estar formado por M`Vila y Cabaye, pudiendo entrar Alou Diarra en lugar de uno de los dos en caso de que no se encuentren en plenitud física. M’Vila es más defensivo, realizando el trabajo sucio pero no carente de capacidad organizativa del juego. Un centrocampista joven y completísimo que mañana tendrá una prueba de fuego teniendo la función de ‘stopper’ ante los ‘jugones’ de la selección española.

Cabaye es el más ofensivo de los cuatro pivotes que habrá sobre el campo, lo que supondrá un problema extra para España porque tendrán que multiplicarse para frenar las acometidas galas con el centrocampista del Newcastle sumándose al ataque para aportar su gran pase y su peligroso disparo de fuera del área.

Por tanto, similar dibujo táctico en ambos equipos, aunque con diferentes funciones, ya que si los españoles tienen el objetivo de dar consistencia al equipo y frenar las acometidas rivales, los franceses tienen más presencia en el juego de ataque de su equipo. Todo esto sobre el papel, si bien es cierto que los pivotes galos tendrán su partido más exigente en tareas defensivas por lo que tendrán que cambiar su mentalidad para que los Iniesta, Silva y Xavi no puedan mostrar todo su repertorio futbolístico.

Esos locos bajitos

El centro de operaciones español estará justo delante del doble pivote, donde los tres ‘bajitos’ intentarán hacer circular el balón para abrir la defensa gala y surtir de balones al nueve, ya sea Fernando Torres, Cesc Fábregas o cualquier otro al que Del Bosque le quiera dar los galones.

Sea quien sea el hombre más adelantado, Silva, Iniesta y Xavi seguirán a lo suyo, jugando y haciendo jugar. Para ello es importante que esté inspirado Xavi Hernández, el cerebro de esta selección y que maneja el juego con total maestría. Esto lo sabe Laurent Blanc por lo que muy probablemente le vigile de cerca, entonces sería clave la aportación de Iniesta y Silva, seguramente los más desequilibrantes partiendo desde el centro del campo y capaces de romper una línea entera con un simple movimiento o control y encontrar el hueco que les permita resquebrajar la defensa francesa.

Lo bueno que tienen estos dos futbolistas es que tienen una movilidad que hace que sea prácticamente imposible hacer un marcaje individual sobre ellos, mientras que es más fácil realizarlo sobre Xavi Hernández, con menos llegada que los otros dos y que organiza el juego desde una posición más estática.  

Trabajo a destajo el que tendrán que realizar los galos para impedir que estos tres talentosos futbolistas puedan realizar su mejor fútbol combinativo, que en caso de no conseguirlo sería prácticamente una sentencia de muerte para ellos.

Los imprevisibles mediapuntas franceses

Imprevisibles. Esa es la palabra para definir a los jugadores que componen la línea de tres mediapuntas francesa. Imprevisibles por el dinamismo que caracteriza su juego, siendo Ribery el máximo referente en este sentido, seguramente la máxima amenaza francesa que tratará de amargar la noche al lateral derecho español, Álvaro Arbeloa. Nasri es un jugador más técnico que posee el talento necesario para convertirse en un jugador decisivo, incluso cuando menos se le espera. Imprevisible es también quien será el jugador que acompañe a éstos. Si en el primer partido fue Malouda el que tuvo la oportunidad, en el segundo sería Menez consiguiendo incluso uno de los goles y en el último ante Suecia sería el tercero en cuestión, Ben Arfa, el jugador que completaría el tridente.

Debidas a estas características de los jugadores es por lo que el doble pivote español será, esta vez sí, esencial. El previsible dominio español provocará contraataques peligrosísimos debido a la velocidad en la salida de Cabaye, Ribery o Nasri. Estos jugadores acompañados de Benzema serán la mayor amenaza.

Además, será casi inevitablemente de esta manera como transcurra el partido debido a la poca intensidad a la hora de robar el balón en posiciones adelantadas de los franceses, algo que sí saben hacer los españoles. Por tanto, un partido que será jugado mayoritariamente en campo francés, siempre con el peligro de que en alguna salida rápida hagan daño a la zaga española.

Posible trivote de Blanc

Cabe la posibilidad de que todo lo anteriormente planteado deje de tener sentido y Laurent Blanc salga con un trivote formado por Alou Diarra, Cabaye y M’Vila. Se ha rumoreado en las últimas horas con esta posibilidad, incluso el seleccionador francés lo ha probado en las últimas sesiones de entrenamiento.

En este caso el damnificado sería uno de los mediapuntas que se jugaban el puesto entre ellos (Malouda, Ben Arfa o Menez) pasando Nasri al extremo derecho con Ribery en la izquierda y Benzema en la punta de lanza. Así poblarían defensivamente el mediocampo del ‘Les Bleus’, tendrían mucho más vigilados a los pequeños ‘jugones’ españoles y tendrían más facilidad para llevar a cabo el juego previsto de defensa en campo propio y contraataque.

En ese trivote, harían Diarra y M’Vila la mayor parte del trabajo defensivo, acompañados por un Cabaye que, más liberado, sería el enganche con los atacantes y les surtiría de balones.

En cualquier caso, todo lo aquí expuesto es simple teoría que a buen seguro los magníficos futbolistas que salten al Donbass Arena de Donetsk nos echarán por tierra en cuanto tengan oportunidad, dejando en nada cualquier elucubración sobre enfrentamientos individuales, marcajes, coberturas, permutas, etc. Disfrutemos de, seguramente, los dos mejores centros del campo del campeonato y que tendrán mucho que ver en el futuro de ambas selecciones.