España - Francia: la hora de disipar todas las dudas

España – Francia // Estadio Donbass Arena (Ucrania) // 20.45 horas // Árbitro: Nicola Rizzoli // Telecinco y retransmisión en directo por Radio VAVEL // España se mide contra Francia en un encuentro donde ambas selecciones buscan reafirmar su mejor nivel como equipo con el objetivo de acallar todas las críticas surgidas tras superar la fase de grupos. Por un lado, una Francia con una guerra abierta interna entre jugadores y seleccionador. Por el otro, una España que necesita aclarar todas las incertidumbres que giran alrededor de su estilo de juego. Blanc dará entrada a Koscielny por el sancionado Mexes. Vicente del Bosque valora meter en el once inicial a Pedro Rodríguez para tapar las subidas de Debuchy y buscar mayor profundidad por banda. Karim Benzema, la gran amenaza para el combinado nacional.

España - Francia: la hora de disipar todas las dudas
España - Francia: la hora de disipar todas las dudas

Llegó el día decisivo en las esperanzas del actual campeón de Europa y del Mundo. Los cuartos de final de una Eurocopa ya no dan lugar a posibles tergiversaciones sobre qué resultado es más conveniente o si cabe la posibilidad de reservar a alguna que otra pieza para un partido de mayor trascendencia. No hay otra opción que la victoria para seguir adelante. La competición ha llegado a su punto álgido, el momento de exigir lo mejor de ti mismo. Y que mejor ocasión que contra uno de los huesos más duros de roer en la historia de la selección española que contra el combinado francés.

Al igual que España, Francia no llega en su mejor momento. Ambas selecciones están marcadas por la crítica de su entorno por su juego. En el caso español, por su poca efectividad de cara a puerta y por la controversia que genera el juego de posesión cuando no se materializa en ocasiones de gol. En el caso francés, por llegar a Ucrania con la vitola de candidata seria al título y dejar mucho que desear con el juego desplegado y una victoria contra una Suecia ya eliminada que ha hecho mucho daño. En el ambiente de la selección dirigida por Laurent Blanc se ha abierto una pequeña brecha, una guerra interna que ha acabado con la discusión entre Ben Arfa y el seleccionador, incrementada con una supuesta lucha de egos dentro del vestuario y que dificulta la convivencia.

Autocrítica

Tanto Francia como España han saltado al paso para callar todas las críticas, sin embargo el tono de cada una es bien diferente. Mientras que en la selección de Vicente del Bosque se ha instalado la calma y el respeto como modelo de convivencia interna entre equipo, prensa y afición, en Francia hay ciertas vacilaciones, producto de la mala experiencia vivida en el pasado Mundial 2010 cuando Anelka fue expulsado del grupo por insultar a Domenech o el preparador físico francés intentó agredir a Evra tras un intercambio de opiniones durante un entrenamiento.

“Tenemos que reconocer que hemos jugado mal. Jugar tres partidos en tan poco tiempo no es fácil. Esto nos demuestra que hay un margen de mejora pero vamos a tener que descansar para los cuartos de final”, aseguró Clichy al día siguiente de la clasificación para los cuartos de final. “Debemos ser honestos, en esta etapa de cuartos debemos derrotar a los equipos”, apuntó sobre la posibilidad de que a Francia, en estos momentos, solo le vale el todo o nada en su enfrentamiento directo contra España.

"Nos ha ido bien con nuestro estilo y no debemos dudar de él. Sería lo peor que haríamos", aseguró Del Bosque Vicente del Bosque ha llevado la voz cantante en transmitir paciencia y dejar a los jugadores desarrollar su mejor versión sobre el campo. No entiende que el juego de la selección haya generado tanto debate crítico y pide respeto y tiempo para trabajar como bien saben hacer. "Nos ha ido bien con nuestro estilo y no debemos dudar de él. Sería lo peor que haríamos. No tengo dudas sobre los jugadores que están sobre el campo. Tenemos recursos para los equipos que se repliegan”, expuso en rueda de prensa. “Todos tenemos gustos distintos. Tenemos un grupo estable y una alineación con unos patrones estables, que no nos hacen dudar. No coincide todo el mundo conmigo, pero en muchos, la gente y yo coincidimos. No somos exageradamente optimistas, pero estamos en un punto de equilibrio, con opciones por delante. Vamos a los cuartos como seria candidata".

Andrés Iniesta, héroe del Mundial con su gol en la prórroga en la final contra Holanda, compareció junto al seleccionador para pedir lo mismo. "Es una equivocación pensar que hay menos hambre que otras veces, el hambre no se pierde nunca. El hambre y las ganas que tenemos de conseguir otra Eurocopa es muy grande, nadie lo ha conseguido y eso queda para la historia", aseguró el jugador nacido en Fuentealbilla. "La gente debe confiar en este equipo", sentenció.

Respeto entre ambas selecciones

En los últimos días, mezcla del miedo y del respeto entre ambas, los jugadores se han encargado de repartir halagos y de elogiar el estilo de juego de cada selección. Se ha debatido mucho sobre qué planteamiento propondrá la Francia de Blanc: si será fiel a su idea de jugar con el balón, o si en cambio se someterá al temor de todas las selecciones cada vez que enfrentan a España y esperarán agazapados en su área esperando los errores para salir al contraataque y hacer daño como ya lo han conseguido selecciones como Portugal o Argentina en amistosos.

Sin duda, Busquets confía en que Francia sea fiel a sí misma y respete sus planteamientos. "Creo que Francia es una selección potente y que será fiel a su juego. No creo que tenga una táctica para defenderse", declaró el mediocentro. "El que tenga la posesión será el que tenga el control del partido". Comparte la misma idea que Jesús Navas, que asume que España recurrirá al estilo que le ha hecho triunfar en los últimos cuatro años en el plano internacional. "Esta selección tiene un estilo muy definido y el sábado lo ejecutaremos", argumentó el jugador andaluz. "Ellos saldrán a  disputar el partido. Defensivamente son muy fuertes, estarán muy unidos durante todo el partido y al contragolpe son muy peligrosos porque tienen jugadores muy rápidos”.

"Creo que Francia es una selección potente y que será fiel a su juego. No creo que tenga una táctica para defenderse", apuestan desde el entorno español Uno de los peligros fundamentales de la selección francesa radica en su ataque. Franck Ribery y Benzemá capitalizan todo el peligro del combinado nacional. No cabe duda de que el grupo ha estudiado a su rival y que conoce todas las virtudes y debilidades de su rival en los cuartos de final. “Benzema es el delantero que marca la diferencia. En cualquier momento te puede hacer gol y esperemos que no tenga su día", expuso Sergio Ramos, consciente del peligro que conlleva en los últimos 30 metros. "Francia es una gran selección, le gusta tener la posesión, marcar el ritmo y las pautas del partido, y supongo que todos los seleccionadores tendrán una táctica para enfrentarse a España. Nosotros tenemos claro lo que tenemos que hacer dentro del campo”.

No perdió ocasión Benzemá para devolver los elogios. Fue claro y conciso: "España es la mejor selección del momento". El delantero del Real Madrid devolvió el halago a su compañero de equipo y destacó que dentro del campo se acabaron la amistad durante 90 minutos. Algo más comedido fue Hugo Lloris, que destacó que Francia debería temer menos presión encima por el hecho de que no parte como favorita: "España es la favorita para el encuentro porque son mejores, esperemos que esto nos libere a nosotros”.

Rivalidad histórica tanto dentro como fuera del campo

España y Francia se citan en un choque donde emerge una rivalidad conocida, remarcada por la acción de unos guiñoles franceses que se han mofado del gran momento que vive el deporte español. Es una rivalidad que toma tintes históricos y que para conocerla en su máximo esplendor habría que remontarse a la época de Napoleón y sus falsas intenciones para finalmente invadir España. Ese odio que surgió en ambos bandos marcó el inicio de una rivalidad férrea. “Los gabachos” o “los manolos” son nombres peyorativos que se le imponen a cada persona perteneciente a una de las naciones. 

España no ha vencido jamás a Francia en un partido oficial Pero la rivalidad no es sino más que un aliciente. Otro de ellos es el recuerdo de la última eliminación de España en un Mundial o en una Eurocopa. A cargo de la Francia de Zidane, la aparición de esa imagen provoca que no surja en las mentes de las españoles otra cosa que el respeto hacia una selección que busca reinventarse para aparecer de nuevo en la élite de las mejores selecciones del Mundo. En los últimos cuatro enfrentamientos, España ha ganado tres a Francia mientras que ha perdido el anterior en el Mundial de Alemania.

España continúa su racha prolongando partido a partido. Lleva 17 partidos consecutivos invicto. Por su parte, Francia sumaba 23 hasta el pasado martes cuando Suecia, con un Ibrahimovich excelso y sublime, la derrotó por 0-2. Cabe destacar que la selección española no ha vencido jamás a Francia en un partido oficial, un dato a tener en cuenta para ser conscientes de la dificultad que entraña enfrentarse contra ellos.

Muchas dudas

Vicente del Bosque ha escondido sus cartas hasta el último momento. No ha querido desvelar ningún detalle y sigue jugando con la prensa sobre el falso nueve. A última hora ha confundido con la posibilidad de incluir en el once inicial a Pedro Rodríguez con el objetivo de buscar mayor profundidad por banda y con una idea secundaria, la de tapar las subidas de Debuchy, un lateral que se incorpora rápido y bien al ataque y que puede crear peligro a un Jordi Alba que se anima a incorporarse al ataque.

Vicente del Bosque tiene la duda sobre si alinear a Fernando Torres o Cesc Fábregas. En las últimas horas se ha intensificado la posibilidad de que Pedro Rodríguez sea la sorpresa del once inicial Los goles y las asistencias de Cesc Fábregas están muy presentes para el seleccionador, de la misma manera que los continuos movimientos de Fernando Torres. En una entrevista para la cadena COPE ha asegurado que habrá nueve y que se decidirá entre Pedro Rodríguez, Cesc Fábregas y Fernando Torres. Quiso destacar que la única posición en la que alineará próximamente a Fábregas es como nueve.

El seleccionador, lejos de amilanarse por sus incertidumbres, destaca la suerte que tiene al poder contar con tanta profundidad de banquillo y con un elenco de jugadores repletos de calidad para dar la talla al igual que el resto de sus compañeros. “Las posibilidades que tenemos dentro de la plantilla son titulares en sus clubes. Todos pueden ser utilizados. Malo de aquel que no tenga dudas con jugadores tan buenos como los que tenemos", expuso en la cadena SER.

A pesar de que aún no está dictado quien será el próximo semifinalista, los seleccionadores quieren tomar ciertas precauciones respecto a los jugadores que están apercibidos. Por Francia, Ménez y Debuchy están avisados, mientras que por España la nómina está más engrosada y cuenta con jugadores como Arbeloa, Jordi Alba, Torres, Xabi Alonso y Javi Martínez.

Laurent Blanc repetirá el mismo once inicial que expuso en los partidos de la fase de grupos. Tan solo contará con una ausencia, la de Philippe Mexes, que se perderá el partido por acumulación de tarjetas amarillas. En su lugar entrará Laurent Koscielny, central del Arsenal. También cabe pensar en que el seleccionador francés de entrada a Yann M´Vila, después de que el mediocentro se haya conseguido recuperar del todo de sus molestias y partiera de titular contra Suecia. 

Posibles alineaciones