Primera victoria oficial de España ante Francia con billete a semifinales

Dos tantos de Xabi Alonso-que celebraba sus 100 partidos con la selección-catapultan a los hombres de Vicente Del Bosque hasta las semifinales de la Eurocopa, donde se medirán ante la Portugal de Cristiano Ronaldo y compañía. Sufrió 'La Roja', sin poder incrementar la diferencia en el marcador, que abrió Alonso en el minuto 18. Francia, desconocida, apenas sembró peligro en la meta de Casillas, aunque lo intentó con vehemencia hasta el final.

Primera victoria oficial de España ante Francia con billete a semifinales
España
2 0
Francia
España: Casillas; Arbeloa, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Xabi Alonso, Busquets, Xavi, Iniesta (Cazorla, min.84), Silva (Pedro, min.65) y Cesc (Torres, min.67).
Francia: Lloris; Réveillre, Rami, Koscielny, Clichy; Debuchy (Ménez, min.64), Cabaye, Ribéry, Malouda (Nasri, min.64), M'Vila (Giroud, min.79); Benzema.
MARCADOR: 1-0, min.19, Xabi Alonso; 2-0, min.91, Xabi Alonso, de penalti.
ÁRBITRO: Nicola Rizzoli (ITA). Amonestó a Sergio Ramos (min.31), por parte de España, y a Cabaye (min.42) y Ménez (min.76), por parte de Francia.
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a los cuartos de final de la Eurocopa. Estadio Donbass Arena de Donetsk.

En medio del clima enrarecido que dejan tras de sí las dificultades que está afrontando España en el camino de la presente Eurocopa, llegaba uno de los platos fuertes para el combinado que dirige Vicente Del Bosque. Lejos quedan ya aquellos tiempos en los que, tirando de casta y carácter, 'La Roja' topaba una y otra vez con los rivales, con el infortunio e incluso consigo misma, abandonando antes de tiempo un camino cuya meta se vislumbraba sólo como un anhelo lejano. España tocó el cielo y se instaló en el Olimpo, un lugar sólo reservado a los más grandes, que confiere una imagen de dominio alejada de la brega y el sufrimiento con la que el equipo está superando escollos en forma de partido.

Los jugadores, más tranquilos y medidos que afición y medios, ponen empeño en recordar que no hay triunfo sin sufrimiento y que las victorias que más se saborean, son también las más costosas. Francia colocaba ante España la ocasión idónea para demostrarlo. Habiéndose erigido como uno de los grandes combinados de la competición, el equipo de Laurent Blanc sucumbió ante la actual España: calidad y superioridad. Pero también lo hizo ante aquella 'roja' de la que se aprendió a sufrir, a luchar y a no bajar los brazos porque sólo la mezcla de ambos caracteres ha valido para lograrlo. 
 
El asalto hacia las semifinales, donde ya espera Portugal, lo afrontaba España con la misma alineación que ante Italia suscitase tantas dudas y comentarios, convirtiendo en la principal referencia ofensiva a un Cesc que se veía acompañado por Casillas; Arbeloa, Ramos, Piqué, Alba; Alonso, Xavi, Busquets, Iniesta y Silva. 
 
España activa su juego
 

El duelo ya dejó claro en sus inicios la igualdad de sus contendientes, no en las formas pero sí en la calidad y el potencial de sus hombres, que convertían a España y Francia en dos claras candidatas al título. No obstante fue el combinado dirigido por Vicente Del Bosque el que daba un paso adelante en labores ofensivas, confiriéndole al balón una mejor circulación y unas mayores posesiones hasta las inmediaciones del área francesa. Los galos trataban de contener las embestidas españolas, que vieron cumplida su primera ocasión en el minuto 7 de partido cuando Xabi remataba con la derecha para enviar el balón a las manos de Lloris. Aquel había sido el primer aviso y no tardaría en llegar el segundo, que de paso se convertiría en la jugada polémica del partido. Cesc embestía en su labor de 'falso 9' pero su primera incursión en el área acabaría con una controvertida caída, que todos los españoles protestaron pero que ningún colegiado señaló. 
 
Francia parecía dispuesta a cederle el control del juego a España, que trataba de sobreponerse a los bloqueos en la transición que desarrollaban los hombres de Laurent Blanc. 'La Roja' le concedía al partido una mayor velocidad que su rival, que en el primer cuarto de hora no había logrado, si quiera, acercarse  al área de Iker Casillas, algo que sin embargo no hizo confiarse en exceso al combinado español. En la misma línea de lo que había venido aconteciendo en anteriores partidos, España lograba generar llegadas que no veían culminación en acciones con excesivo peligro. La paciencia debía, nuevamente, erigirse en la bandera del juego español, que lo intentó con empuje y criterio hasta que la encontró. 
 
Xabi Alonso, centenario redondo
 
Iniesta daba inicio a la jugada con un pase sublime entre líneas para que Jordi Alba  llegase y lograse deshacerse de los últimos defensores que le impedían centrar el balón para la llegada de Xabi Alonso, que no encontraba mejor forma de celebrar su partido número 100 con la selección española que enviando el esférico al fondo de la malla gala con un soberbio cabezazo. Minuto 20 y esta vez 'La Roja' veía una pronta recompensa a la búsqueda del gol. Echando mano en esta ocasión de una cabeza fría totalmente necesaria, dada la cantidad de tiempo aún por delante y la indiscutible calidad del combinado rival, España continuaba realizando lo mismo que le había llevado hasta la momentánea victoria en el minuto 18. Consecuencia de ello, llegaría un nuevo remate de Xabi Alonso, que lo intentaría esta vez mediante un disparo lejano; un balón que terminaría perdiéndose por encima del travesaño de la meta francesa. Y entre "Xabi's" andaba la cosa, aunque en la siguiente ocasión fue el otro, Xavi, el que lo intentaría de nuevo a través de un remate a pase de Fàbregas, que acabó en agua de borrajas. 
 
Si Francia trató de dar ese pasito adelante que España había dado mucho antes, debió ser algo que se toparía contra el muro de la intención sin lograr pasar de ahí. El primer remate a meta del combinado francés llegaría en el 26 gracias al lanzamiento de un libre directo que Karim Benzema, uno de los mejores jugadores de la selección gala en la presente Eurocopoa, enviaría alto y sin peligro. Algo más lograban tocar los franceses transcurrida la prrimera media hora de partido pero las ideas de los galos carecían de criterio al llegar a la zona de Casillas, donde los jugadores españoles desbarataban jugada tras jugada con gran contundencia. La sensación de peligro se había establecido del lado 'rojo' y así quedó patente con la nueva intentona de Fàbregas, que cumplía con diligencia y aplomo en la posición que más polémica ha suscitado en filas españolas. Su remate de cabeza, tras un córner botado por Xavi, se perdería finalmente en nada. 
 
Francia siembra peligro sólo a balón parado
 
Los 'bleus' sólo lograban generar peligro a través de las jugadas a balón parado. De nuevo otra falta, en una posición muy similar a la que ocasionase el primer remate, estaría a punto de dar-esta vez sí-el susto al combinado español pero una vez más la intervención de un Casillas al que se le pueden poner cero 'peros' hasta el momento, desbarató el disparo lejano de Cabaye, que además gozaría de otra falta a favor prácticamente de forma consecutiva y que expiraría exactamente igual, en manos del guardameta español. A diferencia de lo acontecido en el choque ante Croacia-que no estuvo exento de ciertas críticas-España exhibía una gran movilidad en su juego, ofreciéndose constantemente al compañero, presionando y alternando con dinamismo y chispa el balón en la búsqueda de un nuevo hueco.
 
La recta final del primer tiempo no modificó en exceso lo que había venido siendo la dinámica anterior. Francia seguiría a remolque de una España dominadora, que también trataba de sacar provecho de las jugadas a balón parado. Piqué protagonizaría la siguiente ocasión española al rematar de cabeza un nuevo córner lanzado por Xavi y que el de Barcelona sólo lograría enviar fuera. Las distancias reflejada en el marcador se antojaban excesivamente cortas respecto a lo exhibido sobre el terreno de juego pero España había logrado neutralizar las líneas más peligrosas del combinado francés, que se veía obligado a defender prácticamente con todo el equipo. 
 
España sigue eclipsando a Francia
 
Con la reanudación del choque, España no tenía más que seguir haciendo lo mismo, tocando y avanzando mediante triangulaciones en la búsqueda del gol de la tranquilidad. Francia, por su parte, debía dar un giro a lo realizado durante la primera parte si quería recoger el particular guante que Cristiano Ronaldo y compañía habían lanzado el pasado jueves, convirtiendo a Portugal en el primer semifinalista. La sensación en el juego de 'La Roja' era de que se había reducido una marcha respecto de la primera mitad pero Francia no parecía capaz de aprovechar esto, al menos en los primeros minutos de la segunda parte. Los galos ya no debían batallar sólo contra el marcador y contra España, sino también contra la moral que 'La Roja' trataba de hundirle continuamente con intervenciones en defensa impecables. En labores ofensivas sería Xabi, el que de nuevo, echaría mano a uno de sus trallazo desde fuera del área para buscar un segundo que se resistía. El lanzamiento del tolosarra se perdía por encima del travesaño galo.
 
A medida que pasaban los minutos Francia evidenciaba que las prisas caracterizarían el desarrollo del partido, al menos hasta que pudieran intentar equilibrar el marcador pero los hombres de Del Bosque le otorgaban al juego la pausa necesaria para ellos, para desarrollar su fútbol y para encontrar la "carretera" hacia el gol. Pero el que estaría a punto de dar con ella sería, precisamente el combinado francés. Las largas posesiones españoles le otorgaban a los de Blanc pocas oportunidades y, sabedores quizás de que esa inercia podría prolongarse hasta el final, Francia trataba de obtener el mejor provecho posible de sus ocasiones. A punto estaría de conseguirlo Debuchy, que remataba de cabeza un buen centro de Ribéry; la mejor ocasión del combinado francés, que sin embargo, acabó marchándose fuera. 
 
Artillería sobre el terreno de juego
 
Francia empezaba a generar algunos latigazos, que propiciaron problemas en defensa. España era capaz de elaborar pero no de culminar, un problema que ya se había sufrido en algún otro partido y que amenazaba con marcar también este choque. En el intento por solventar ese aspecto, Del Bosque dio entrada a una referencia más clara en líneas ofensivas, Pedro, en detrimento de un David Silva, que ya se mostraba extenuado. Francia también movía banquillo, haciendo que Debouchy y Malouda cedieran sus respectivos puestos a Menez y Nasri. También Fàbregas se retiraba en favor de Fernando Torres, volcando Del Bosque sobre el terreno de juego a toda la artillería. España sabía que pugnar sólo por salvaguardar la renta lograda podía suponer su sentencia de muerte. Había que ir a por más y a falta de prácticamente 20 minutos para la conclusión del partido, ambos conjuntos jugaron sus cartas a todo o nada. 
 
La frescura de los delanteros españoles no tardó en hacerse notar y Pedro empezó a protagonizar diabluras por su banda, que bien pudieron haber concedido a 'La Roja' aquello que tanto buscaban. Al intento de remate de Torres, que había recibido del delantero canario, enviando el balón fuera, trataría de responder Ribery, con una fantástica jugada hasta línea de fondo, que murió en manos del baluarte en la portería española, Iker Casillas. 
 
Xabi Alonso sentencia ante una Francia extenuada
 

Los galos adelantaban su línea de presión, conscientes de que su lucha sumaba un enemigo: el reloj, el tiempo implacable que acercaba a España a una nueva semifinal. La posesión no era propiedad exclusiva del combinado español pero las prisas no se convertían tampoco en el mejor aliado de los hombres de Blanc. La transición en una y otra dirección, la posesión y la lucha por generar jugadas ofensivas cobró protagonismo en detrimento de las oportunidades de gol. España pudo haber disfrutado de una muy buena ocasión en botas de Torres pero el juez de línea cortaba la jugada con un dudoso fuera de juego, que dejó las cosas como estaban. 
 
El tramo final adquiría el ritmo trepidante que España había querido tranquilizar en los minutos inciales del segundo tiempo pero las imprecisiones seguían caracterizando el juego de Francia, que seguía mostrándose falto de ideas y de esa verticalidad que había venido caracterizándola hasta el momento. Pero la superioridad española, que tampoco había generado prácticamente peligro en la segunda mitad, había cosechado una renta excesivamente corta como para afrontar el choque con tranquilidad. Esto hacía que Francia se viera tan fuera como dentro de la competición y no tirase la toalla hasta el final, otorgándole al partido una visión en absoluto clara de su desenlace. Hasta que se produjo la jugada clave para la sentencia. Reveillere cometía penalti sobre Pedro con el tiempo ya cumplido, de nuevo Xabi Alonso-encargado de lanzar la pena máxima-anotaría el segundo para 'La Roja', el segundo en su particular cuenta y el tanto que catapultaba a España a una semifinal de la Eurocopa. Allí esperan varios conocidos de los españoles: Cristiano Ronaldo y compañía serán el último escollo antes de llegar hasta la ansiada final, última batalla en la revalidación del título. 
 
Así lo vivimos en VAVEL.COM
Puntuaciones de España