El apellido de 'La Roja'

España logró el pase a la Final de la Eurocopa 2012 de Polonia y Ucrania. Lo hizo ante Portugal, sufriendo en ciento veinte minutos y dejando que la trama se resolviese en una tanda de penaltis que repetiría protagonista. El mejor jugador de la noche. Héroe resarcido y sobrepuesto ante los últimos comentarios, aquellas burlas intensas en consecuencia a su errata en semifinales de Champions ante el Bayern de Múnich. Un gol a lo 'Pankenka' y el éxito de un combinado que sigue haciendo historia.

El apellido de 'La Roja'
Sergio Ramos lanzando en la tanda de penaltis ante Portugal (imagen: cincodías)

Ante Portugal, ante un país vecino, amigo. Ante el equipo del ansioso y perseverante Cristiano, el siete y capitán. Ante una marchitada selección copera, que no en cuanto a potencial e historia. Ante la más occidental de Europa. Ante una ‘tapada’ que ha rendido con fervor y avidez. España alzó el éxito de repetir la historia de la Alemania de los años setenta: jugar una tercera final consecutiva. Ahora solo queda determinar si será, o no, la primera que consiga ganar tres títulos: dos eurocopas y un Mundial de Fútbol. Dicho y encaminado a repetir la proeza, a seguir hilando la historia del Fútbol Español con una secuela distinta, especial y flamante en una filmografía con final feliz.

En esta ocasión el cabeza de cartel fue uno distinto. Lejos de la destreza que catalogan y amparan algunos de ‘La Roja’ al movimiento del balón, del juego en corto y al espacio. Tapiz donde abundan los nombres de Andrés Iniesta, Xavi Hernández, David Silva o Xabi Alonso. En esta ocasión el Humphrey terminaría siendo otro. Repitiendo aquella histórica escena de ‘Casablanca’ donde pedía que “tocasen de nuevo”, reiterado a lo largo del encuentro desde su marcación. Una pieza acompañada por un hilo musical inédito en un éxito de gran pantalla, de un estreno triunfante para muchos y desalentador para otros. Una producción nacional con un personaje de Camas, sevillano y con noventa y un partidos a su sombra. Nada de actor de reparto.

Con el pelo más corto. Más maduro que años previos, liderando un equipo, su equipo, y dando motivos de peso para seguir haciéndolo en los años que le quedan, que serán muchos. El ‘Tarzán’ reconvertido a galán de noche, a fiel intérprete y paladín. Recelando en el recuerdo reciente su equívoco, el fallo desde la tanda que mandaba el balón por alto, lejos de Manuel Neuer. Acompañado por críticas, bromas y mofas del aficionado futbolero. Olvidando muchos su capacidad como futbolista, como segundo de abordo en el Real Madrid. Aunque la realidad terminaría siendo otra. Pieza esencial en el nuevo engranaje que sigue curtiendo al equipo nacional de España, el mejor considerado por muchos.

"Si mañana tuviese que tirar otro penalti lo haría encantado"

Reconvertido a una posición más afable, propia del mejor defensa, del andaluz con más internacionalidades. Un nombre acompañado por una mentalidad estable, concluyente y antepuesta a cualquier tono adverso. Divinizando al checo ‘Panenka’ con una genialidad asidua en el porvenir de muchos ‘jugones’. Un recurso a la altura de Zinedine Zidane o Andrea Pirlo, de aquellos que procuran lucir con vistosidad y finura. Un golpeo distinto, una pieza longeva e histórica. Recordada para siempre y sellando la dantesca historia de aquella noche ante el Bayern de Múnich.

(Sergio Ramos tras fallar el penalti ante el Bayern)

Quizás el equipo blanco no alce por el momento su décimo titulo de Liga de Campeones, el punto y aparte a la historia del mejor club del Siglo XX. Pero España seguirá pensando, soñando con lograr su mitificación, su galardón como el mejor equipo de fútbol de la historia. Repitiendo lo iniciado en el 2008 por un ‘coach’ ingenioso, visionario ante lo que podía deparar la magnitud de los más bajitos, de los endiosados españoles. Prorrogando un estilo original, fresco y sobre todo referencial para muchos otros. Recalando en la premisa clara del saber y el don, propio de nacimiento y posible ante la perfección. El sevillano y madridista sería quien siguiese reconstruyendo la divinidad del gran talismán. Recordando lo que ha sido ‘La Roja’ en su trayectoria, sacando casta y coraje para descollar con orgullo la elástica española.

"Estoy orgulloso de ser español y de ayudar a nuestro deporte"

Fantasmas aparte y a lo lejos. Volcado en alargar el paso de su selección por tierras ucranianas, por un Donbass Arena que será recordado tanto como el Ernst Happel o el Soccer City.Todo a punto para seguir al frente, mirando de reojo la bandera que viste su muñeca izquierda y con el recuerdo de su amigo y compañero, aquel al que rinde homenaje al comienzo de cada partido, con el sonido del himno en lo alto: Antonio Puerta. Empate a cero, tanda iniciada por Xabi, acompañada por el primer tanto del manchego Iniesta, no se olviden de Fuentealbilla, y encauzada por un golpe sereno, franco y bien dirigido al centro.

Rui Patricio batido, tendido a la izquierda de la portería y mirando desde el suelo el balón que marcaría el resto de aquella serie. El tercer penalti. El gol más importante en lo estético, posiblemente también en lo deportivo pese a no dejar de ser una pena máxima. Camas, Sevilla, Andalucía entera cuenta con un héroe eterno, regular y constante en su periplo como profesional. España también. El país que se resarce cuando juega La Absoluta, dejando todo lo económico y político a un lado y pensando en volver a ver al ‘Santo’ y esperado por muchos con el Balón de Oro, Iker Casillas, levantando la Copa.

"Tenía confianza y seguridad para lanzar"

La segunda consecutiva en Europa, la tercera en general y la cuarta en la historia del Fútbol Español. Marcando de cerca a Nani, Cristiano Ronaldo y Almeida. Solo ante el peligro y capaz de brillar en el momento más oscuro y torcido del encuentro. Astuto y perspicaz. Genio e imprevisible. Un nombre y sobre todo, un apellido que vestirá a España por muchos años de aquí en adelante. El titán, el contundente y usual. Tenaz e infalible. Fiable para cualquier técnico y estrella por un día del mejor club, de la mejor selección. Don Sergio Ramos García, adalid y lo que toque.