España Noticias

Xavi, idea principal y síntesis

Xavi, idea principal y síntesis

Xavi Hernández volvió a aparecer, lo hacía en el momento preciso y en el lugar adecuado. La tercera final de España, la tercera consecutiva, adoptando el mejor estilo de juego que ha vivido el deporte rey a lo largo de su historia. Una distinción posibilitada por un jugador y referente. El de Tarrasa revalidó su mejor versión para seguir haciendo historia, igual que España.

Xavi Hernández volvió a brillar, a resaltar por encima con varios peros en su contra. Con la vastedad que le determinan su visión y carácter con el balón en los pies. Una pieza única, irrepetible donde solo prevalece el juego de toque, con posesión y en profundidad. Allanando espacios, desmarques vía si mismo. Desbarajustando a la zaga rival y proponiendo un estilo señero y portador del gran idilio final. Acariciando ‘la bola’ con pundonor y en compensación del resto de sus compañeros. Trocando y alternando su marcación según el partido lo requiera, maniobrando con una marcha superior a la del resto de jugadores que se encuentran sobre el terreno de juego y truncando las opciones del rival para salir a flote.

"Hemos hecho historia"

Xavi une todo lo necesario, el vaivén de una pausa que decreta cuando la velocidad excede en demasía a la par de la conducción con el balón. Conecta sin rémora con cada cual compañero que se preste a su ayuda. Habilita un sinfín de espacios y otorga el gol con música instrumental, sin necesidad de alzar la voz pero anexionando todos los utensilios y herramientas ineludibles para conseguir que la sinfonía suene más y mejor. Italia era el rival a batir, doblegando un fútbol más vistoso por el centro del campo y poniendo en riesgo la conjetura de una Selección Española que quería seguir haciendo historia, y así fue. Su juego evita comparaciones, nada similar a lo que realmente difiere y encauza cuando lidera el fútbol y estilo de 'La Roja'.

El eje del Fútbol Club Barcelona guió y encauzó el fútbol de su equipo, de nuevo. Tal y como lo había obrado en los mejores partidos del conjunto nacional, retomando el bastón de cicerone y obligando a los de Prandelli a retroceder con más sigilo. Imperativo a una personalidad antitética que no había servido de mucho para ‘La Azzurra’ en los últimos compromisos internacionales y europeos. Desencadenada en un dominio obsoleto por el conjunto de Don Vicente Del Bosque, el sabio y mejor entrenador de la historia del fútbol, o eso dicen sus títulos, ya si. Primero en conseguir 'Champions', Mundial y Eurocopa. Imponiendo y fidelizando aquello en lo que siempre ha creido, reiterado con su 'falso nueve', personificado en la figura de Francesc Fábregas.

(Xavi en el partido ante Portugal. Imagen: Intereconomía)

El genio y ‘arquitecto’ de Tarrasa seguiría acometiendo coraje, fútbol y calidad para hacer lo que evaluase como pertinente. Paralelo a un acompañamiento intenso por dos bandas donde sobre todo se pudo apreciar a ‘otro bajito’ engrandecido y endiosado. El nuevo lateral del conjunto blaulgrana, el exvalencianista Jordi Alba. Cónclave anticipado a lo que será el porvenir de la temporada 2012/2013. Posibilitando a que el jefe Hernández ampliase más el juego con una simbiósis práctica y refutada de lo que suele marcar el rumbo pausado del juego español. Creando más opciones y disyuntiva para crecer y derrocar al equipo rival, similar a lo que sucedió en una Italia reprimida e impotente.

"Hoy he sido determinante"

Para muchos el juego de Xavi sobrepasa lo racional, lo asimilable por aquellos que no creen en la existencia de magos y seres innatos en esto del fútbol. En ese eslabón entra la pieza del mejor centrocampista español de la historia, es un hecho. El mejor acompañante para cualquier jugador profesional. Deidad con el ocho a su espalda cuando viste ‘La Roja’, ‘su roja’. Una elástica con la que sigue haciendo historia, marcando el juego a su paso y creando todo lo necesario e idóneo para que España siga sorprendiendo pese a sus tres últimos títulos consecutivos. Cambiando el ritmo y la intensidad. Ampliando el bagaje tan amplio que culmina desde el medio, así como desencadenando el apogeo claro del estilo español y su futuro cercano para seguir amarrando títulos. 

"Nos hemos sentido cómodos. Para todo el país es una alegría"

Similar a lo que sucede en una filmografía donde siempre ganan los buenos sean cuales sean las fatalidades o reveses a contender. Apareciendo de nuevo, en una nueva final, la tercera que viste España en estos últimos cuatro años, que se dice pronto. Regalando balones, conectando con Alba y dejando que el bueno de Alonso, testimonial en esta Eurocopa, tuviese algo menos de trabajo en un partido que se anticipaba tosco en esa marcación. Volteando sobre sí mismo, mareando a los italianos y dibujando con fineza, siempre con el balón. Un hecho que sigue ratificando sea cual sea la camiseta que porta o el juego que luce su equipo. Es y seguirá siendo fiel por y para aquello en lo que cree.

Nombrado mejor jugador de la final

Su juego suscitó una sumisión clarividente de cara al conjunto “botero”, perfilando y encadenando a que la historia, el fútbol, fuesen los mismos que en aquella cita de Viena. España ha hecho historia, ha conseguido ser la primera selección capaz de ganar tres finales, tres títulos contiguos, dejando escrito su nombre en mayúscula y con un referente, Xavi, liderando el estilo que le ha dado nombre y sentido a un fútbol inmejorable y eterno. Xavi ha creado escuela, apareciendo en momentos inverosímiles y elocuentes donde su herejía, la marca clara del juego que acomete España, quedará marcado por y para siempre como una referencia única en un deporte sumamente complicado y competitivo. Que la historia siga su curso, pero con España en lo alto.