Las notas de España

Análisis individual de la actuación en la Eurocopa de los 23 campeones

Las notas de España
Imagen promocional de la equipación de España para la Eurocopa

Todavía en medio de la fiesta nacional que ha provocado la histórica consecución de la trilogía -Eurocopa, Mundial y Eurocopa- por parte de la Selección Española, es hora de hacer un análisis individual del rendimiento que han tenido durante el torneo los 23 seleccionados por Vicente del Bosque, si bien varios de ellos no pudieron saltar al terreno de juego.

Casillas. Matrícula de Honor. El mejor portero del mundo y probablemente de la historia agrandó su leyenda en Polonia y Ucrania. Inmaculado en todos y cada uno de los choques, evidenció su mejoría en las salidas por alto y estuvo providencial, como ya es costumbre, en la tanda de penaltis frente a Portugal. Cada vez más maduro, es un héroe nacional. 

Arbeloa. Bien. El lateral del Real Madrid fue de menos a más en la Eurocopa. Tras un inicio más que dubitativo, comenzó a crecer a partir del encuentro ante Irlanda y defensivamente rayó a un gran nivel. Del Bosque quiere a un lateral menos ofensivo por la derecha para mantener una defensa de tres cuando sube Jordi Alba, y el salmantino cumplió a la perfección su labor, aunque sus limitaciones salían a relucir cada vez que atravesaba la medular. Mantendrá un bonito duelo con Iraola para ganarse un puesto en el Mundial.

Sergio Ramos. Matrícula de Honor. El sevillano demostró de una vez por todas que su sitio está en el centro de la defensa. Ya no hay debate. Se temía por la ausencia de Puyol y Ramos demostró que ya es lo suficientemente maduro como para ser el jefe de la zaga de la Selección Española. Perfecto en todos los aspectos del juego, deleitó a la afición con un penalti a lo Panenka que pasará a la historia. Sublime. 

Piqué. Sobresaliente. No ha tenido tanto protagonismo con la Selección como suele tener con el Barcelona, pero aun así su rendimiento ha sido sobresaliente. Sin alardes, colaboró en gran medida a que España sólo encajara un gol en todo el torneo y, pese a no estar a su mejor nivel físico, no tuvo problemas a la hora de frenar a todo delantero que intentase crear peligro por su zona.

Jordi Alba. Matrícula de Honor. La aparición de la Eurocopa. Ha hecho olvidar a Capdevila de un plumazo y se ha consagrado como uno de los mejores laterales zurdos del momento. Extremo por naturaleza, se muestra cómodo en campo contrario y ha aprendido a defender, lo que le convierte en un carrilero total, capaz de robarle el balón a Nani en su áera y de definir cual killer ante Buffon en la contraria. Por 14 millones, nuevo jugador del Barça.

Sergio Busquets. Sobresaliente. También de menos a más. Pese a que éramos muchos los que dudábamos de su compatibilidad con Xabi Alonso, la pareja ha dado un paso más con respecto al Mundial y ha demostrado que no sólo se complementan, sino que se mejoran el uno al otro. Maestro de la colocación, la ocupación de espacios y el robo de balón, explicó sobre el terreno de juego por qué es sagrado para Del Bosque.

Xabi Alonso. Sobresaliente. Su partido contra Francia fue de libro. Inmejorable. Aunque su rendimiento en la Euro no ha sido del todo regular, está en el mejor momento de su carrera y, pese al cansancio acumulado, demostró su clase y elegancia en todo momento. Pilar fundamental de la Selección y líder dentro y fuera del campo.

Xavi. Sobresaliente. Su rendimiento era de 'Bien' durante todo el torneo, pero la final que se marcó ayer fue de época. Parecía que se había reservado durante todo el mes para llegar a la final en su mejor momento físico. Asistencias, dominio de la situación, capacidad organizativa... ante Italia volvió el mejor Xavi y con él la mejor España. Es el símbolo del estilo, el director de orquesta de una generación de leyenda. El icono del tiki-taka.

Silva. Sobresaliente. Fue irregular, sí, le faltó pegada en muchos partidos, también. Pero merece el sobresaliente sólo por el trascendental punto que rescató su mágico pase a Cèsc en la primera jornada y por su golazo en la final. No era fácil rematar ese centro del '10' y menos con la cabeza. Tras una brillante campaña en el City en la que demostró que los jugadores técnicos y bajitos también pueden triunfar en Inglaterra, se ha ganado la confianza de Del Bosque, aquella que había perdido en el Mundial.

Iniesta. Matrícula de Honor. No estuvo fino de cara a puerta, pero da igual. Cada vez que Iniesta toca el balón los violines empiezan a sonar. Es una continua cátedra de fútbol. Un ejemplo a seguir como deportista y como persona y un auténtico privilegiado con el balón en los pies. No se va a llevar el Balón de Oro porque no es mediático ni goleador, pero sin duda lo merece.

Cèsc Fábregas. Sobresaliente. Éramos muchos los que no entendíamos que España jugara sin '9', y más teniendo a jugadores como Torres o Llorente en el banquillo. Las dudas aumentaron con la falta de gol de la Selección en muchos partidos, pero Del Bosque estaba convencido de su idea. Pidió calma y confianza y el tiempo le terminó dando la razón. Fábregas demostró su capacidad para llegar desde atrás y su movilidad fue muy importante en la final. En el primer gol, fue él el que se desmarcó por la banda y centró, y Silva el que remató en la posición de delantero. Todavía no es titular indiscutible con España por la alta competencia, pero algún día lo acabará siendo. Tiene calidad para marcar época.

Pedro. Sobresaliente. No pudo hacer más con menos. Provocó un penalti ante Francia y revolucionó el encuentro ante Portugal, además de ayudar a abrir espacios con sus desmarques de ruptura en la segunda parte de la final. No fue su mejor temporada con el Barça debido a las lesiones, pero Del Bosque no olvidó su papel en el Mundial y lo recompensó con la convocatoria. No falló y Pedro acalló las voces que criticaron su convocatoria en detrimento de Adrián.

Jesús Navas. Notable. El 'desatascador' de Del Bosque. Cada vez que un partido se le atraviesa a España, el seleccionador confía en el sevillano. Muchos dicen que sólo sabe provocar córners, pero Navas es mucho más. Pese a no tener un '9' referencia al que asistir, su velocidad y su capacidad para abrir el campo desconcierta a las defensas rivales, lo que ayuda a generar espacios por el centro. Buena Eurocopa del '22'.

Torres. Notable. Bota de Oro sin ser titular. Tremendo. Su temporada personal en el Chelsea fue para olvidar, pero aun así se va de vacaciones con una Champions y una Eurocopa bajo el brazo. Casi nada. Idolatrado por unos y vilipendiado por otros en España, fue el hazmereir de la Premier pero el máximo goleador en Polonia y Ucrania. Torres nunca deja indiferente a nadie. Estuvo fallón en la primera jornada, pero en la Euro mostró su mejor virtud: el desmarque. ¿El gol? llegó a medias, pero a buen seguro que lo recuperará. Es lo que ha hecho siempre, marcar. Que se lo pregunten a los seguidores del Liverpool.

Negredo. Notable. Sí, porque no hizo nada mal. Jugó unos minutos frente a Croacia y una arrancada suya casi hace el segundo. Contra Portugal lo mismo, recibió un balón en condiciones y lo convirtió en ocasión de gol. Para la mayoría es peor delantero que Soldado o Adrián. Puede ser. Pero ha cumplido con creces su cometido. Campeón de Europa y a seguir creciendo como jugador en el Sevilla.

Cazorla. Bien. Sin protagonismo debido a la competencia en su puesto. No pudo demostrar su enorme calidad, algo que sí hizo en 2008 con Luis. Este año jugará Champions con el Málaga, equipo que lidera como ya hizo en el Villarreal. Queda Santi para rato.

Mata. Notable. Tres cuartos de lo mismo, aunque su nota mejora por su gol en una final, que nunca es fácil. Doble campeonato de Europa para el asturiano nacido en Burgos por circunstancias. Esta temporada ha sido la de su consagración y su protagonismo con España aumentará seguro.

Javi Martínez. Bien. Apenas pudimos disfrutar de él unos minutos. Ramos, Piqué, Busquets y Xabi Alonso no le dieron opciones, pero a sus 23 años es uno de los futbolistas más prometedores del mundo, si es que no está consagrado ya. Codiciado por los mejores equipos de Europa, al Athletic le costará retenerlo en sus filas. Hay central para mucho tiempo.

Valdés, Reina, Juanfran, Albiol y Llorente. No pudieron debutar. El tener que jugarse el pase en la última jornada frente a Croacia no permitió a Del Bosque realizar rotaciones y estos cinco grandes futbolistas no pudieron disputar ni un solo minuto. El caso de Llorente es el más curioso, aunque en el entorno de la Selección se reconoció que su estado físico no era el más adecuado para ser de la partida. La larga temporada con su equipo le habría pasado factura. De cualquier forma, salvo Albiol, que apenas tuvo protagonismo en el Real Madrid, el resto son piezas fundamentales en sus clubes y serían titulares en la mayoría de selecciones del mundo. Pero la competencia en España es más que alta. Para jugar con 'La Roja' no sirve con ser muy bueno, hay que ser un crack mundial.