Temas del momento:
Connect with facebook

Las causas de la caída francesa

Francia vuelve a la fase final de una Eurocopa después de su ausencia en 2008. Después de un camino tortuoso por la fase de grupos, le toca el peor de los cruces en cuartos de final, España, que termina por eliminar a los galos.

Las causas de la caída francesa
Francia tendrá que esperar otros cuatro años.

Francia termina su participación en la Eurocopa de Polonia y Ucrania de 2012 con más sombras que luces en su recorrido. Empezaron bien las cosas para los blues, con un empate ante Inglaterra y demostrando buen juego en el partido siguiente ante Ucrania. Pero las nubes se pusieron en el cielo "blue" cuando llegó el último encuentro, ante la eliminada selección de Suecia. La dolorosa derrota por 2 goles a 0 provocó que Francia se cruzase con el peor de los rivales y en el peor de los momentos. España supuso una piedra demasiado dura para la selección de Blanc que terminó claudicando ante el abrumador dominio español.

El camino hasta la Eurocopa

Parecía que la remodelación de la selección francesa iba por buen camino cuando Laurent Blanc se hizo con el cargo de entrenador. Después de 3 años en el Girondins francés llegó a una selección necesitada de resultados. Cambió todos los patrones y se llevó muchas críticas por ello, pero el trabajo dio sus frutos. En la fase de clasificación (jugó contra las selecciones de Luxemburgo, Albania, Bielorrusia, Rumanía y Bosnia) se tienen que destacar los buenos resultados de la selección gala consiguiendo 21 de 30 puntos posibles, y con tan solo una derrota en su poder.

La cosa empezaba de la peor manera posible para Blanc, cuando en el primer partido del grupo perdió en casa ante Bielorrusia. Todo se terminó arreglando en unos pocos días. En los cuatro partidos siguientes, sendas victorias por 2 goles a 0 ante sus rivales que empezaban a despejar el camino para volver a competir en Europa. De los tres partidos siguientes Francia solo pudo sacar 1 victoria ante la selección rumana y volvía a hacer saltar las alamar. Bosnia se acercaba y jugarse todo a una carta podría resultar peligroso. Al final, Francia volvió por sus fueros y consiguieron la clasificación como primera de grupo.

Con la lista volvió la controversia

La lista ofrecida por Blanc el día 29 de mayo generó mucha polémica. Sobre todo, el dejar fuera a Gourcouff fue lo que más críticas produjo en Francia. Otro que no estuvo, Mathieu, jugador del Valencia que había cuajado una buena temporada. La lesión de Rémy de última hora trastocó los planes del seleccionador.

La competición de los problemas

Francia llegaba en plenas condiciones para comenzar la competición en Ucrania, donde tendría que jugar sus tres partidos de la fase de grupos. El Donbass Arena sería testigo del estreno de la nueva selección gala en la Eurocopa y lo haría con el mejor partido del grupo D, frente a Inglaterra. La ausencia de Rooney por lo ingleses fue muy acusada y Francia consiguió mandar durante todo el encuentro con solvencia. Manejó a su antojo los tiempos y a pesar de ponerse por delante el rival, terminó empatando el encuentro en el minuto 39 de la primera parte por mediación de Nasri. A pesar del dominio, Francia no consiguió la victoria.

En el segundo partido se consumó el avance del juego francés. El partido se volvía a disputar en el Donbass Arena ante una de las selecciones anfitrionas. Ucrania demostró en el primer partido que podría luchar por el pase y amenazar el cielo de Francia. Precisamente fue el cielo el que derrochó la mayor entrega del encuentro con una gran tromba de agua que suspendió el partido durante una hora. Afortunadamente, el encuentro se reanudó y Francia volvió a dominar de principio a fin ganando el encuentro por 2 goles a 0. Los tantos fueron obra de Menez y Cabaye.

En el último encuentro del grupo, las seleccionas de Inglaterra, Ucrania y la propia Francia se jugaban el todo por el todo. A priori, Francia lo tenía mucho más sencillo en su enfrentamiento ante la selección de Suecia, que ya estaba eliminada. Además, partía como primera de grupo y eso le daba ventaja. Sin embargo, la selección entrenada por Laurent Blanc volvió a mostrar su peor cara y demostró que no está todavía preparada para los grandes encuentros. Simplemente faltó experiencia. La derrota fue muy dolorosa y provocó grandes problemas dentro de un vestuario desanimado.

España se cruzó en el camino de los galos

Los cuartos de final no depararon la mejor de las suertes para los franceses. La campeona de la última Eurocopa y del último Mundial, España, amenazó la supremacía histórica de Francia durante toda la historia. España nunca había ganado a los "blues" en partido oficial y tenían mucha hambre de ello después de los éxitos de los años pasados. Una Francia demasiado timorata salió al campo a defenderse de las embestidas y del juego del equipo de Vicente del Bosque. Blanc planteó un partido muy defensivo, cediendo la pelota a España, lo que le costó el primer gol. Cuando trató de ir a por el encuentro, un nuevo jarro de agua fría convertido en penalti, destrozó las ilusiones francesas.

Las claves del adiós francés

Benzema: El delantero del Real Madrid estuvo, pero no llegó a aparecer. No pudo ni siquiera marcar un tanto en esta competición. Francia necesitaba el acierto del madridista pero este no llegó. En algunas ocasiones, estuvo demasiado solo en ataque, como en el partido contra España.

Ribéry: A pesar de que fue uno de los más combativos, tampoco aprovechó sus oportunidades. No fue el tradicional puñal por la banda que acostumbra a ser. En los cuartos ante España, Arbeloa planteó un encuentro serio y no dejó hacer al galo que terminó por desesperarse.

Nasri: Más preocupado por hacer la guerra por su cuenta que por el fútbol. Se vio inmerso desde el principio en problemas con los compañeros, el seleccionador y en la prensa y nunca estuvo al nivel que se esperaba. Una auténtica decepción.

Peleas: Después del partido contra Suecia, trascendió en la prensa una pequeña trifulca en la que estuvieron involucrados Nasri, Ben Arfa, Diarra y el propio Blanc. Los ánimos estaban muy caldeados y era la peor manera de afrontar el partido ante la mejor selección del mundo.

El futuro de los "blues"

Francia tendrá que superar está eliminación para luchar por la fase de clasificación para el Mundial de 2014, que se jugará en Brasil. Además, los galos han tenido la peor de las suertes al quedar enclavados en el único grupo de cinco equipos que hay formado en Europa, y peor todavía, ante la selección española de nuevo. Bielorrusia (contra la que Francia solo pudo conseguir un punto en la fase de clasificación para la Eurocopa) y las débiles Georgia y Finlandia coparán el resto del grupo. El 16 de octubre de 2012 y el 23 de marzo de 2013 serán las fechas de los enfrentamientos ante España, primero como visitantes.

De no conseguir la primera posición del grupo, tendrán la opción de ir a la repesca para jugarse una de las cuatro plazas restantes disponibles para el continente europeo. La eliminación permite a Francia y a Laurent Blanc empezar a preparar a conciencia está nueva fase de clasificación.