Inglaterra se encomienda a los goles de Ashley Young en la Eurocopa

La baja por sanción de Wayne Rooney obliga a Hodgson a buscar una alternativa en ataque que se encargue de la tarea de empujar los balones al fondo de la portería. El promedio de goles de las bazas ofensivas del combinado inglés no son muy esperanzadores. Ashley Young, extremo que ha actuado en los dos últimos partidos como segunda punta, se ha destapado en dicha faceta con dos goles en los últimos tres partidos.

Inglaterra se encomienda a los goles de Ashley Young en la Eurocopa
Inglaterra se encomienda a los goles de Ashley Young en la Eurocopa

Con la presión del pueblo inglés sobre la espalda, las críticas por una convocatoria que ha traído más de un debate o con las lesiones obstaculizando los esquemas tácticos, Roy Hodgson asimila las dificultades que se le presentan con total entereza. No es sencillo, pues parece que a Inglaterra le ha mirado un tuerto, con las bajas de Gary Cahill, Frank Lampard y la duda de Defoe en los días previos a viajar hacia Polonia para disputar la Eurocopa el lunes contra Francia en el primer partido del grupo D.

Además de todos los inconvenientes presentados, el seleccionador nacional tiene dos cuestiones aún por resolver. Por un lado, el acompañante de Scott Parker en el centro del campo, pues con la baja de Lampard y la ausencia de Barry por lesión, Inglaterra ha perdido calidad, distribución y llegada. Todo en uno. Por otro lado, Hodgson se estruja la cabeza con la manera de encajar y ubicar los delanteros en su formación táctica habitual (4-4-2) a las necesidades y disponibilidades del grupo humano con el que cuenta.

Y es que a pesar de que la última vez que Inglaterra no marcó un gol en un partido se remonta a octubre de 2010 (0-0 contra Montenegro), uno de los principales problemas en la Eurocopa es la puntería de cara a gol.

Dos partidos, dos pruebas

El período de Hodgson para preparar la Eurocopa ha sido escaso. Apenas ha contado con tiempo necesario para casar su idea al grupo pero asume que es suficiente para cuajar un buen papel. El extécnico del West Brom Albion es una persona de principios arraigados. Allá donde echa raíces crecen hasta las malas hierbas. Por esa razón considera inamovible el esquema táctico (4-4-2) que le acompaña desde que iniciase su carrera como entrenador en Suecia.

La FA organizó dos amistosos previos a la Eurocopa, uno en Oslo frente a Noruega y un segundo en Wembley contra Bélgica. Ambos partidos servirían como prueba para conocer quién sería el “9” inglés durante los dos primeros partidos de la Eurocopa. La baja de Rooney por sanción obligaba a Hodgson a encontrar una alternativa en ataque durante dos partidos. El seleccionador busca a su Moisés particular, con la idea de que llegue a tiempo y le enseñe el camino al gol, para no jugarse el pase a la siguiente ronda en la última jornada con Rooney ya exento de sanción, o lo que sería peor, llegar al tercer partido sin posibilidades de clasificar.

En la primera prueba contra Noruega, Hodgson alineó a Andy Carroll como ariete y a Ashley Young como segundo punta, enganchando por detrás con el delantero del Liverpool. Surtió efecto e Inglaterra superó el trámite por la mínima con un gol del extremo del Manchester United. En cambio, en la segunda prueba, Hodgson dio galones a Welbeck, que aprovechó la oportunidad y en algo más de 45 minutos demostró con el gol de la victoria que él puede hacer olvidar la figura de Rooney.

Ashley Young, el talismán

De los ideales de Fabio Capello a las opciones que baraja Hodgson existe un mundo. En lo que si concuerdan es en otorgarle a Ashley Young la importancia que merece. El nuevo seleccionador inglés le ha otorgado ser la opción vital para las esperanzas de Inglaterra en Eurocopa. El extremo del Manchester United jugó el par de amistosos como segunda punta, por petición de Hodgson, para que se adaptara a la posición a la que, de forma muy probable, juegue en los enfrentamientos durante la fase de grupos.

Pero su colocación en el campo no va a ser la única relevancia que le va a tocar. Ashley Young juega un papel mucho más primordial. En él se ha encomendado la selección de cara al gol. No ha sido cuestión de azar ni tema baladí. Young se ha erigido como el goleador de Inglaterra en los últimos tres partidos, anotando dos de los cuatro goles que ha sumado el combinado nacional en total.

Ashley Young se ha ganado por sí mismo este reconocimiento. Desde que Inglaterra comenzó la fase de grupos para la clasificación a la Eurocopa es el que mejor promedio de goles suma de los actuales delanteros que van convocados a la Eurocopa. Tanto en los partidos de clasificación como en los amistosos, Ashley Young suma seis goles en total, tres más que Rooney y Defoe.

Clasificación de goles de los delanteros de Inglaterra convocados para la Eurocopa desde septiembre de 2010:

 

Goles amistosos

Goles partido oficial

Goles en total con la selección

Goles en Premier League

Ashley Young

3

3

6

6

Andy Carroll

1

0

1

4

Rooney

0

3

3

27

Defoe

0

3

3

11

Welbeck

1

0

1

6

 

Clasificación de los goles y partidos de los delanteros de Inglaterra desde su debut con Inglaterra:

 

Goles

Partidos

Debut

Ashley Young

6

21

Contra Austria; noviembre 2007

Andy Carroll

1

4

Contra Francia; noviembre 2010

Rooney

28

74

Contra Australia; febrero 2003

Defoe

11

47

Contra Suecia; marzo 2004

Welbeck

1

5

Contra Ghana; marzo 2011

Leve protagonismo ofensivo

Las estadísticas muestran que Ashley Young supone la esperanza goleadora en Inglaterra para la Eurocopa. Pero sin ir más lejos, en los últimos siete partidos de Inglaterra como selección tan solo dos goles han sido materializados por los delanteros (Darrent Bent y Ashley Young).

Desde septiembre de 2010, fecha en la que Inglaterra comenzó su periplo para clasificarse para la Eurocopa, hasta la fecha de hoy en día – contando amistosos incluidos – Inglaterra ha marcado un total de 27 goles en 15 partidos. De ese total de goles, tan solo trece fueron anotados por delanteros, repartidos entre Rooney (3), Defoe (3), Welbeck (1), Bent (4), Carroll (1) y Crouch (1); uno menos de los catorce materializados por jugadores que no eran delanteros, repartidos entre Ashley Young (6), Cahill (2), Adam Johnson (2), Lampard (3) y Barry (1).