"Joe Hart, England's number one"

Desde la retirada de Seaman la selección inglesa ha tenido grandes problemas para encontrarle un relevo de garantías. Todos los aspirantes parecían bajo el influjo de una maldición que les hacía cometer errores impropios de su nivel cuando vestían la camiseta de la selección. Los aficionados Pross ven en Joe Hart un guardameta para muchos años.

"Joe Hart, England's number one"
"Joe Hart, England's number one"

Joe Hart (Shrewsbury, 1987) nunca lo ha tenido fácil. Cada vez que conseguía tener la oportunidad de ser el dueño de la portería, le traían a alguien por delante. Le ha pasado tanto en el City como en la selección inglesa. Hoy en día, es indiscutible con los Sky Blues, y poco a poco se va ganando el reconocimiento del país entero gracias a sus actuaciones con la selección inglesa. El cántico que cada fin de semana se escucha en el Etihad Stadium se extiende por toda la nación. Joe Hart es definitivamente el número uno de Inglaterra.

La maldición de los Calamity

Lo cierto es que hoy en día en la Premier League los equipos grandes apenas cuentan con guardametas ingleses. A excepción del campeón City, en ninguno de los equipos clasificados para competiciones europeas es titular un portero local. Eso deja a las claras la baja reputación que tienen los arqueros ingleses. ¿A que se debe esta mala fama?

Una maldición parece perseguir a quien viste la zamarra de guardameta de la selección de Inglaterra. Una maldición que les hace cometer errores garrafales (y cómicos) cuando juegan con su selección. Prueba de ello son Paul Robinson, Scott Carson o Robert Green.

Paul Robinson esun portero de sólida carrera y demostrada calidad en grandes equipos de la Premier desde hace una década. Fue miembro, entre otros equipos, de aquel Leeds United que maravilló a Europa a principios de siglo. En 2004 lo fichó un Tottenham con miras muy altas. Por aquel entonces se erigió como el único guardameta con suficiente nivel para vestir la camiseta de los Pross. En un partido de clasificación para la Euro 2008 contra Croacia, sin embargo, perdió todo el crédito. Una cesión de Neville, un bote irregular, una patada al aire... y el hazmerreír de medio continente. Menos gracia le hizo a la prensa inglesa, que se cebó con Robinson, llamándolo “payaso” o “basura”.

Algo parecido le sucedió a Scott Carson. Era el partido de vuelta, en el que Inglaterra se jugaba la clasificación para el europeo ante Croacia. Con empate a cero en el marcador, Kranjacar disparo desde unos treinta metros a portería. Al disparar desde tan lejos, al portero le daba tiempo de sobra para llegar al balón, aunque sea para desviarlo. El actual portero del West Brom se agachó y alargó los brazos para atrapar el esférico, pero éste le golpeó en el brazo izquierdo y se introdujo en la meta. Era el 0-1. Croacia ganaría ese partido por dos goles a tres, clasificandose así para la Euro 2008, y dejando a Inglaterra fuera.

Pasaron dos años, Inglaterra logró, esta vez sí, la clasificación para la fase final de la Copa del Mundo, pero otro episodio calamitoso se acercaba. En el debut en la competición, Inglaterra se enfrentaba a Estados Unidos. El titular en la portería para la competición era el hammer Robert Green, a partir de ese día “Calamity” Green. “Bienvenido al club”.

Le pasó algo parecido a Carson. Un disparo desde fuera del área -de Dempsey- que intenta blocar, no coloca bien las manos, le da en la parte exterior del guante derecho, y sobrepasa lentamente la linea de gol.

Tras ese fallo, desapareció de las alineaciones en la competición. Capello decidió darle la oportunidad a David James, por delante de Hart. James, el auténtico Calamity, se convirtió así en el debutante de mayor edad en un mundial. Tenía 39 años y 321 días. Pese a su fama de cantarín, James ha cosechado una notable carrera durante dos décadas en la liga Inglesa.

Europeo 2012, el momento de Hart

Después de muchos años sin confianza plena en los porteros, los seguidores ingleses ven en Joe Hart un jugador con cualidades suficientes para ser el defensor de la meta Pross durante muchos años. Una brillante campaña en el Manchester City, consiguiendo la Premier y cosechando grandes actuaciones personales, le han hecho valedor de la admiración de los seguidores del City. Ahora le falta refrendar esas expectativas con la selección absoluta. La primera oportunidad la tiene en esta Euro 2012.

Como dijo en su día Alfredo Di Stefano, “no te pido que atajes las que van dentro, pero por lo menos no te metas las que van fuera”. Con eso se conforman los ingleses.