Walcott rescata a Inglaterra y manda a Suecia a casa

Cúmulo de emociones en el Estadio Olímpico de Kiev. Inglaterra se adelantó gracias a un gol de Carroll en la primera mitad pero, tras la reanudación, dos tantos del veterano central Mellberg consiguieron dar la vuelva al marcador y colocar a Inglaterra colista de grupo. Poco le duró la alegría a los suecos, ya que Walcott y Welbeck le dieron la vuelta al electrónico con dos golazos en quince minutos y les mandaron a casa.

Walcott rescata a Inglaterra y manda a Suecia a casa
Walcott rescata a Inglaterra y manda a Suecia a casa. Foto: Getty Images
Suecia
2 3
Inglaterra
Suecia: Isaksson; Grandqvist (Lustig), Mellberg, J. Olsson, M. Olsson; Larsson, Svensson, Kallstrom, Elm (Wilhemsson); Ibrahimovic, Elmander (Rosenberg).
Inglaterra: Hart; Johnson, Terry, Lescott, Cole; Gerrard, Parker; Milner (Walcott), Welbeck (Oxlade Chamberlain), Young; Carroll.
MARCADOR: 0-1, min. 23, Carroll; 1-1, min. 49, Mellberg; 1-2, min. 59, Mellberg; 2-2, min. 63, Walcott; 2-3, min. 77, Welbeck.
ÁRBITRO: Damir Skomina (Eslovenia).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la segunda jornada de la fase previa del grupo D, disputado en el Estadio Olímpico de Kiev (Ucrania). Con este resultado, Suecia es eliminada de la Eurocopa 2012.

El fútbol no entiende de edades o nacionalidades. Tampoco es justo, ni injusto. El fútbol se rige por su propio sistema, habla su propio lenguaje. El combinado nacional ingles se veía las caras con la oveja negra del grupo, Suecia. Era la gran oportunidad del conjunto de Roy Hodgson para disipar definitivamente las dudas acerca de su juego, ante un rival, a priori, bastante inferior. Era el escenario perfecto.

Sin embargo, mientras las cámaras enfocaban a Zlatan Ibrahimovic como el gran, y único, enemigo que podría poner contra las cuerdas a la selección de los Tres Leones, fue otro el protagonista que tuvo en vilo durante varios minutos al país británico. El veterano central de 34 años del Olympiacos, Olof Mellberg, consiguió anotar dos tantos de oro y voltear el marcador. Durante cuatro minutos, Inglaterra fue colista del grupo.

No obstante, el futbol no es justo -para unos-, ni injusto -para otros. Primero Walcott, que revolucionó el encuentro con su entrada, y después Welbeck volvieron a adelantar a los ‘pross’. Por segunda jornada consecutiva, Suecia veía como le remontaban un partido que iba ganando. En esta ocasión, la derrota le eliminaba de la Eurocopa y le mandaba a casa.

Andy Carroll se gana el puesto

La historia estaba de parte de Suecia. Los nórdicos no perdían en un partido oficial contra Inglaterra desde 1968. No tenían miedo y salieron a por la victoria desde el primer minuto. Aún así, poco a poco el conjunto de Hodgson fue imponiendo su juego y las ocasiones se fueron sucediendo. Un primer aviso de Parker, con un potente disparo lejano que obligó al guardameta Isaksson a intervenir, dejó entrever las intenciones ‘pross’.

La selección de Erik Hamren no encontraba alternativas con las que hacer frente al juego inglés. Con un Ibrahimovic muy retrasado para recibir balón, sus posibilidades ofensivas quedaban anuladas. Elmander no estaba totalmente recuperado de su lesión y su ritmo era más bajo de lo habitual. Tampoco Elm y Larsson, dos extremos incisivos y con llegada, carburaban como de costumbre. Suecia era lenta y previsible, e Inglaterra lo aprovechó.

Cuando el encuentro llegaba al ecuador de la primera parte, un preciso centro medido de Steven Gerrard fue rematado de forma espectacular por Andy Carroll, que había entrado en el once en detrimento de Oxlade Chamberlain. Un movimiento de cuello potente, a la par que elegante, y el esférico acabó en el fondo de la red.

El héroe sueco tiene un nombre: Olof Mellberg

Con el transcurso de los minutos, el guión se mantuvo: Inglaterra controlaba y Suecia era incapaz de reaccionar. Hasta que comenzó la segunda mitad. Mientras los aficionados aún estaban ocupando sus localidades, el veterano central de 34 años Olof Mellberg aprovechó un error de la zaga inglesa en una jugada a balón parado y envió el balón a las mallas.

Diez minutos después, el mismo jugador, y de nuevo en jugada de estrategia, cabeceó una falta lateral de Larsson totalmente solo de marca y dio la vuelva al marcador. La selección de los Tres Leones estaba muy tocada: eran -momentáneamente- colistas del grupo D. El entrenador sabía que Inglaterra necesitaba un cambio y dio entrada a Theo Walcott.

Walcott salva a Inglaterra del desastre

Con la entrada del extremo ‘gunner’, el partido terminó de romperse y las ocasiones se sucedieron en ambas porterías, convirtiéndose en toda una delicia para el espectador. Sin embargo, fue el propio Walcott quien devolvió la igualada al electrónico, con un potente disparo desde la frontal cuya parábola dejó sin respuesta al guardameta sueco.

A partir del tanto, el extremo del Arsenal se transformó en el engranaje principal del juego del combinado inglés. De sus botas, justamente, nació la jugada del tercer y definitivo gol de los Tres Leones. En una de sus habituales galopadas, el inglés se marchó de dos defensas suecos en velocidad y centró para que Danny Welbeck rematase acrobáticamente, y de tacón, el que sería sin duda alguna uno de los goles de la jornada.

Con Walcott, Inglaterra había recuperado su mejor versión. Una frescura que hacía tiempo que sus aficionados no veían. Tras el pitido final, el Estadio de Kiev mostró las dos caras del fútbol: por una parte, las lágrimas de los jugadores suecos que fueron eliminados de la Eurocopa y regresaban a casa y, por otra, la alegría de los  futbolistas ingleses que, ahora sí, eran conscientes de que podían vencer a Ucrania y pasar a cuartos de final.