Italia, a semifinales tras vencer en los penaltis a una pobre Inglaterra

Italia se enfrentará a Alemania en semifinales de la Eurocopa. Los de Prandelli, que jugaron mejor durante casi todo el encuentro, tuvieron que vencer en los penaltis a la correosa Inglaterra de Hodgson, que una vez más vio como su gafe en los penaltis es eterno. Pirlo fue la gran estrella del partido, mientras que Buffon se volvió a coronar parando el penalti decisivo a Ashley Cole.

Italia, a semifinales tras vencer en los penaltis a una pobre Inglaterra
Inglaterra
0
0
Italia
Inglaterra: Hart, Johnson, Terry, Lescott, Milner (Walcott, min.60), Parker (Henderson, min.92), Gerrard, Young, Rooney, Welbeck (Carroll, min.60)
Italia: Buffon; Abate (Maggio, min.89), Bonucci, Barzagli, Balzaretti; Montolivo, Pirlo, Marchisio, De Rossi (Nocerino, min.79); Cassano (Diamanti, min.77), Balotelli
MARCADOR: Penaltis: Balotelli marcó, 0-1. Gerrard marcó, 1-1. Montolivo fuera, 1-1. Rooney marcó, 2-1. Pirlo marcó, 2-2. Young al larguero, 2-2. Nocerino marcó, 2-3. Cole falló, paro Buffon, 2-3. Diamanti marcó, 2-4.
ÁRBITRO: Pedro Proença (POR)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a los cuartos de final de la Eurocopa 2012, disputado en el Olímpico de Kiev (Kiev, Ucrania).

Igualdad. Esa es la palabra que podía describir el encuentro de cuartos de final entre Inglaterra e Italia antes del comienzo del mismo. Ningún equipo era claramente favorito sobre el otro, algo que no había ocurrido en las otras semifinales, ya que Alemania, Portugal y España eran, en especial los dos primeros, clarísimos favoritos a pasar a semifinales. Se enfrentaban en el Olímpico de Kiev dos selecciones grandes de Europa, en lo que prometía ser un partido de máxima tensión y emoción.

Inglaterra repetía once con respecto al último partido, con Welbeck de nuevo en punta por delante de Wayne Rooney y con Milner otra vez en la banda derecha. Mientras tanto, Italia repetía esquema, con defensa de 4 de nuevo, como contra Irlanda, pero no once, debido en parte a las ausencias. Bonucci y Montolivo entraban por los lesionados Chiellini y Motta, mientras que Balotelli volvía al 11 inicial italiano por decisión de Prandelli.

De Rossi primero, y más tarde Glen Johnson, tuvieron las mejores ocasiones de la primera mitad antes de los 6 minutos de juego

Los ingleses empezaron el partido como lo han hecho desde la llegada de Hodgson, replegados atrás y esperando al rival. Italia mientras jugaba posesiones largas, manteniendo el balón. Además los italianos fueron los primeros en ocasionar peligro, con un gran disparo de De Rossi que se estrelló en el poste derecho de Joe Hart, cuando sólo habían transcurrido 3 minutos de partido. Sin embargo, en la siguiente jugada, la primera posesión larga de Inglaterra, llegó la respuesta. Glen Johnson recibió en el área rival, y después de dejarse el balón un poco atrás no pudo batir a Buffon que realizó una buena parada.

Gran inicio de partido, igualado como se esperaba, y con Inglaterra más metida a partir de la ocasión de Johnson, intentándolo bastante más que en anteriores partidos. Comandados por un gran Gerrard, y por el mejor partido de la Euro hasta el momento de Glen Johnson, los ingleses creaban peligro e incluso dominaban el encuentro. Pero tras varios minutos en los que Inglaterra jugó su mejor fútbol, Italia volvió a tocar y a mandar algo más en el encuentro. Las subidas de Balzaretti por el lateral izquierdo, y la calidad de Montolivo y Pirlo en el centro del campo marcaban diferencias, y tras un pase genial del centrocampista de la Juve, Balotelli no estuvo rápido a la hora de definir y Terry pudo cortar el intento de vaselina de 'Super Mario'.

Balotelli estaba mucho más activo que su compañero en la delantera Cassano, que no estaba demasiado fino. El del City tuvo otra buena ocasión con un buen disparo que atrapó muy seguro Hart. En la siguiente jugada, llegó otra vez la respuesta inglesa. Rooney la dejó perfecta para la llegada de Welbeck, que le pegó de primeras, pero su disparo se fue por encima del larguero de la portería de Buffon.

Inglaterra lo intentó más que en otros partidos, pero acabó la primera parte aguantando el dominio italiano

Cassano comenzaba a despertar, y empezó a probar continuos disparos, que no eran demasiado precisos, excepto uno en el que obligó a Joe Hart a emplearse a fondo. 'Talentino' aparecía, y con ello el peligro italiano aumentaba, y si a ello le sumas una genialidad de Pirlo la ocasión clara esta asegurada. El genio del centro del campo de Italia y de la Juventus se inventó un gran pase para la llegada de Cassano, que la dejó perfectamente de cabeza para la llegada desde atrás de Balotelli, que acudió algo tarde a su cita con el balón, y no pudo empujar el balón dentro de la portería, dejando que la defensa despejase a córner.

El descanso llegaba con puntualidad al Olímpico de Kiev, con Proença pitando el final de la misma justo cuando se cumplía el minuto 45. Los jugadores se dirigían al vestuario después de jugar una parte en la que se vieron algunos de los mejores minutos de todos los cuartos de final de la Eurocopa.

Tras el descanso, Inglaterra quería salir más enchufado, pero pasados dos minutos llegó otra ocasión clarísima para Italia, que De Rossi volvió a fallar. El de la Roma lo tenía todo de cara para marcar, sólo ante Hart, pero disparó fuera. Italia quería marcar, pero la pólvora estaba mojada. Balotelli no conseguía introducir el balón en las redes por mucho que lo intentase, y Hart apareció en una nueva ocasión del italiano para despejar, y tras ese despeje, Montolivo mandó el balón por encima de la portería.

El dominio era italiano, y Hodgson buscó un cambio de juego. Para ello metió a Carroll, para bajar balones, y a Walcott para explotar su velocidad por la banda. Media hora tenían ambos futbolistas para cambiar el partido e intentar marcar el primer tanto del mismo. Poco después de salir, llegó la primera. Walcott apareció por banda derecha, y su centro lo encontró Carroll, que no pudo rematar, pero el balón le quedó a Young, que sólo pudo forzar el córner con su remate.

La segunda parte empezó con Italia dominando, pero tras la entrada de Carroll el partido comenzó a ser más lento, y el partido acabó en la prórroga

Con estos cambios el partido comenzó a cambiar, mejoró Inglaterra, que ya tenía una buena referencia arriba para colgar balones. El dominio italiano era menor, y los de Prandelli necesitaban un cambio si querían recuperar ese dominio absoluto del que disfrutaban antes de la entrada de Carroll y Walcott, y si querían crear algo más de peligro, ya que todas sus intentonas eran cortadas por la defensa inglesa, en especial por un excelente John Terry.

El jugador elegido por Prandelli para cambiar la tónica del encuentro fue Diamanti, que ya había jugado unos buenos minutos ante Irlanda, y poco después metió otro cambio el entrenador italiano, dando minutos a Nocerino. Los sacrificados fueron Cassano y De Rossi, totalmente agotados. Sin embargo el partido se durmió hasta el final, con ambos equipos deseando llegar a la prórroga. Pero eso no fue excusa para que ambos equipos tuviesen una ocasión más. Primero la tuvo Italia, pero Nocerino no pudo disparar dentro del área al ser taponado por la defensa inglesa, y más tarde Rooney, con un intento de chilena, que se fue demasiado alto cuando sólo quedaba un minuto para el final del encuentro.

El partido se iba a la prórroga y nada más comenzar Hodgson realizaba su último cambio, con el que daba descanso a Scott Parker para dar entrada a Jordan Henderson, el futbolista del Liverpool, que salía para refrescar ese centro del campo inglés. Italia dominaba más gracias a los pases de Pirlo y los disparos de Balotelli, pero el partido seguía siendo mucho más aburrido que en la primera parte. Sin embargo, la emoción y la tensión eran máximas, ya que cualquier gol para uno u otro equipo podía ser definitivo.

La prórroga tampoco pudo romper el empate, ya que, a pesar de la insistencia italiana, el partido se fue a los penaltis

Diamanti tuvo la ocasión más clara de la primera parte de la prórroga, con un centro-chut que despistó a Hart y que se tropezó con el poste derecho de la portería inglesa. El gol no llegó en los primeros 15 minutos de la prórroga, y el partido cada vez parecía más cerca de los penaltis.

La segunda parte de la prórroga fue un dominio absoluto de Italia, insistiendo e insistiendo sin parar en la búsqueda del gol, pero la férrea defensa inglesa se mantenía firme. Los italianos lograron meter el balón en las redes rivales a falta de 5 minutos para el final, pero Proença anuló el gol de Nocerino justamente por fuera de juego. El buen fútbol italiano, con Diamanti y Maggio hiperactivos en la banda derecha, no logró crear ninguna ocasión más y el encuentro llegó a los penaltis, que era lo que deseaba Inglaterra.

Hodgson practicó con su selección los lanzamientos desde el punto fatídico durante la semana, sabiendo lo que podía pasar, y el técnico inglés acertó. Históricamente, los penaltis nunca han sido un buen remedio para Inglaterra, que no suele tener demasiada suerte en este punto de los partidos. A pesar de su mal partido, Balotelli se disponía a abrir la tanda de penaltis, y lo hizo con acierto. No engañó a Hart, pero ajustó el disparo de tal manera que el portero inglés no pudo hacer nada. Gerrard empató lanzando al mismo sitio que 'Super Mario', y en el siguiente lanzamiento, Montolivo repitió el lanzamiento de Balotelli y Gerrard, pero esta vez demasiado a la derecha, yéndose el balón fuera.

La suerte volvió a sonreír a Italia en los penaltis tras la derrota ante España en 2008, mientras que los ingleses siguen gafados

Inglaterra podía ponerse por delante en la tanda de penaltis, y Rooney tenía esa responsabilidad. El jugador del United no falló y le dejaba la presión a Pirlo, el encargado de tirar el tercer penalti italiano. Y estaba más que claro que el de la Juventus no iba a fallar. Lo lanzó a lo Panenka, anotando el segundo gol para Italia. Para seguir con ventaja, Young debía marcar, pero completó su horrible partido con un lanzamiento al larguero. Nocerino no falló el siguiente lanzamiento y le dejaba la responsabilidad a Cole, que no pudo batir a Buffon. De nuevo se erigía por encima de todos la figura del gran portero italiano. Sólo quedaba un penalti, si marcaba Diamanti, Italia estaba en 'semis'. Y no falló, metiendo así a Italia en semifinales, donde esperaba Alemania.

Merecida victoria final de Italia, que había jugado un mejor fútbol que Inglaterra, que de nuevo caía en la lotería de los penaltis. Los de Hodgson se iban de la Eurocopa demostrando muy poco, y con la sensación de que podrían y deberían haber hecho algo más por jugar al fútbol. Con este encuentro se definían las semifinales definitivamente, con los partidazos Alemania-Italia y Portugal-España en el horizonte.