Temas del momento:
Connect with facebook

¿Quien es el mejor salvavidas del mundo?

El partido del domingo en Kiev, tendrá un papel determinante en las dos áreas. Allí se postularán los dos mejores porteros del mundo, para mantener una dura batalla por ser el número uno. Por un lado la resurrección y el carácter ganador de Buffon, por el otro, el gran momento y la buena racha de Casillas.

¿Quien es el mejor salvavidas del mundo?
Buffon y Casillas librarán un duelo antológico por ser el portero más decisivo de la final.

Viven separados del resto del mundo, de manera solitaria, en el oasis del terreno de juego. Casi siempre su posición va ligada a un carácter fuerte, duro, indestructible, ya que cuando las cosas vienen mal dadas, un error suyo es mirado con lupa y atrae a todos los detractores del mundo. Por eso deben ser fuertes, ajenos a todo aquel pavor que puedan sentir al ver a los mejores delanteros del mundo merodear por sus dominios.

Su posición siempre está en entredicho y su profesión va ligada a "destruir" lo más bello del deporte rey, el gol. Pero no por ello son culpables, al revés, su misión también es bonita y sobretodo decisiva, acabar con todo aquel que intente conquistar sus redes, perforar sus metas, "violar" sus porterías, ellos son los guardianes de los palos.

Gran parte del mérito de que España e Italia estén en la final de la Eurocopa, ha pasado por las manos o mejor dicho por los guantes de sus dos guardianes del calabozo. Con sus paradas antológicas, Casillas y Buffon han llevado a sus países a lo más alto de Europa.
Ambos fueron protagonistas durante la fase de grupos.

Espectacular fue su duelo en la primera jornada, que terminó en tablas. Casillas tuvo que lucirse ante una falta de Pirlo y un testarazo de Motta, mientras que Buffon voló ante Iniesta y le robó la cartera a Torres en el mano a mano.

Ante Irlanda, ambos vivieron el partido más plácido del torneo, mientras que ante Croacia volvieron a ser figuras. Casillas salvó los muebles a la roja, ante el cabezazo de Rakitic, mientras que Buffon hizo de supermán ante Mandzukic.

En cuartos de final, el italiano fue el protagonista, al salvar un remate a quemarropa de Johnson y adivinar el lanzamiento de Ashley Cole en la decisiva tanda de penaltis. El español, apenas pasó apuros ante Francia en cuartos, pero fue el artífice del pase a la final, tras pararle un penalti a Moutinho en la tanda decisiva de semifinales, mientras que Buffon dejó para la historia, dos grandes paradas a remates del alemán Kross.

Los dos mejores porteros del mundo, volverán a medir sus guantes una vez más. En el duelo a nivel de clubes, el italiano le gana la partida al español. En 2003, Buffon fue el gran protagonista de las semifinales de la Champions, al detener un penalti en los minutos finales a Figo, que permitió a la Juve meterse en la final de Manchester. En 2007, el duelo entre los dos guardametas en la fase de grupos de la Champions, tuvo que suspenderse, ante la lesión de Buffon, al que empezaron a atosigarle las lesiones.

Un hernia discal, hizo perderse al portero italiano prácticamente toda la temporada y nuevamente problemas en la espalda la pasada temporada, le hicieron ver desde la tribuna durante mucho tiempo a su equipo. Pero todo ha vuelto a su cauce. La Juve ha vuelto a ganar el Scudetto, con el italiano como protagonista y tras tocar el cielo en el mundial de 2006, Gigi vuelve a copar las portadas deportivas del mundo, con su gran torneo en Polonia y Ucrania.

A nivel de selección, Casillas le gana la batalla a Buffon. En el único duelo oficial entre ambos porteros (dejando de lado el primer partido de este torneo), el madridista consiguió parar un lanzamiento más que el juventino, lo que permitió a España meterse en semifinales de la Euro de 2008.

Si el partido no se resuelve en los 90 minutos y tras la posterior prórroga todo se mantiene igual, todas las miradas volverán a centrarse en los dos número uno. La adrenalina y la tensión recorrerán una vez más los cuerpos de los dos guardianes de sueños. Como capitanes, solamente uno podrá levantar la copa al cielo de Kiev, mientras que el otro deberá conformarse con imaginar su próxima batalla ante su eterno y admirado rival.