Temas del momento:
Connect with facebook

Las lágrimas de SuperMario

Las lágrimas de SuperMario
Las lágrimas de SuperMario. (Foto: Getty Images)

Esta Eurocopa ha servido para que el mundo entero, o al menos todo el continente europeo, conozca a Mario Balotelli Barwuah. Los que faltaban por hacerlo, está claro. “Hay que ver qué bueno es el delantero negro de Italia. Como nos meta un gol…” – “Sí, ese es el Balotelli. Está medio loco, pero es muy bueno”. Esta conversación habrá tenido lugar en cada rincón de España, y eso que al principio su participación en la recién finiquitada Eurocopa peligraba, y mucho, por múltiples motivos, aunque el principal era el de la duda de su entrenador sobre si convocarle o no por su fuerte carácter.  

La realidad es que Mario Balotelli ha sido fiel a su estilo en esta Eurocopa; quizá más fútbol que locuras, y eso está bien. Su foto celebrando el gol sin camiseta ante Alemania será recordada durante mucho tiempo, al igual que sus golazos frente a Irlanda –en la fase de grupos- y ante Alemania – en semifinales-. Precisamente fue, ante la selección alemana, el encuentro que le consagró definitivamente. Ese fue el partido a partir del cual, Mario Balotelli empezó a ganarse a gran parte de sus aficionados, quienes ya le ven como un nuevo héroe nacional. Dejando atrás duros momentos de dolor, sufrimiento y tensión, el joven delantero va ganando poco a poco la batalla al racismo, con palabras y hechos. Algo nada fácil de lograr, y menos a su edad.

En la imagen de este artículo le vemos llorando tras sufrir un gran varapalo en la final ante España. A pesar de haber tenido un gran rendimiento individual, Mario Balotelli no aguantó, y, en cuanto el árbitro señaló el final del partido, se fue corriendo hacia el túnel de vestuarios. No soportó que España fuera tan superior. Él esperaba ser el centro de atención de esa final. De esa tan ansiada final para él en la que no consiguió ni la copa ni el pichichi. Sinceramente, creo que estas lágrimas, cuando pasen unos días, se convertirán en una sonrisa al ver Balotelli que este torneo le ha servido para crecer; y mucho. Ahora tiene más seguidores y también más detractores. Como a él le gusta. Lo cierto es que con Balotelli no hay término medio: o lo adoras, o lo odias. Así lo desea él mismo, y este hecho, para mí, ya es algo digno de adorar. ¿No creéis?

Mario Balotelli. (Foto: Getty Images)