Temas del momento:
Connect with facebook

Polonia pecó de conformismo

La selección de Smuda no consiguió el objetivo de meterse en cuartos de final tras ser muy conformista en los primeros encuentros y querer reaccionar muy tarde. La igualdad del grupo le colocaba con posibilidades de pasar de ronda pero sus empates sin mucha ambición ante Grecia y Rusia obligó a jugársela a una carta con los checos, que consiguieron superar a los anfitriones y eliminarlos.

Polonia pecó de conformismo
Aficionado polaco tras la eliminación de su selección.

Se mostraba muy ilusionada la parroquia polaca de cara a su Eurocopa. Los polacos no contaban con una selección con grandes nombres quitando los tres del Dortmund (Lewandowski, Blaszczykowski y Piszczek), pero la igualdad del grupo donde no había ninguna selección candidata a ganar la Eurocopa en principio hacía soñar a los polacos.

Pues ni la República Checa ni Grecia parecían superiores a las ‘águilas blancas’ y a Rusia que podía tener un nivel más se esperaba que se le plantase cara jugando en casa y con un público entregado al equipo de los colores blanco y rojo. Por lo que en principio está ilusión colocaba a Polonia como una de las favoritas para meterse en los cuartos de final de este gran torneo.

Pero cuando tienes unos objetivos tan ambiciosos no se puede ser tan conservador como fue este caso el equipo liderado por Smuda. El primer partido ante Grecia mostraría las verdaderas posibilidades del equipo, Polonia salió a por todas siendo muy superior a los helenos en el inicio y se pusieron pronto por delante con un gol de Lewandowski además de que el colegiado español Velasco Carballo expulsó injustamente a un jugador griego por lo que parecía que los polacos tenían en la mano el triunfo.

Pero no siempre es lo que parece y poco después del descanso Salpingidis empató, y el mismo delantero heleno provocó un penalti y la expulsión del meta polaco Szczesny. Tyton que salió del banquillo detuvo la pena máxima, pero Smuda decidió conformarse con el punto y no realizó ningún cambio más tirando el equipo hacía atrás y teniendo al equipo asfixiado.  Más tarde pagaría caro no ir a por más en este encuentro.

"Tyton paró el penalti y salvó un punto para Polonia ante Grecia".

El siguiente partido ante Rusia parecía el más complicado para el equipo anfitrión pero realizó un gran partido y consiguió salvar un punto. Polonia fue superior a los ex soviéticos pero estos se adelantaron a balón parado con un gol de Dzagoev, en la segunda parte Blaszczykowski hizo justicia marcando un auténtico golazo y empatando el choque. Smuda de nuevo se conformó con el punto, y obligó a ganar a la última jornada a la República Checa.

Y así salió muy ambiciosa Polonia, como al principio de todos los encuentros con muchas ganas de hacerlo bien y de ponerse por delante. Pero cuando te dejas los deberes para última hora suelen pasar imprevistos y en este caso la pelota decidió no entrar por la portería de Cech, y poco a poco los checos se fueron subiendo a las barbas polacas hasta que Jiracek acabó con el sueño de las ‘águilas blancas’ con un gol que metía  a su equipo en cuartos  y eliminaba al equipo de Smuda.

"El gol de Jiracek certificó la eliminación de Polonia".

La conclusión que saca Polonia de todo esto es que si tienes objetivos más ambiciosos como pasar la primera fase debes ir a por los partidos y no conformarte con un simple empate. Empates que a la fin resultaron inútiles para el cuadro polaco.

LO MEJOR, LO PEOR Y EL MOMENTO CLAVE

LO MEJOR: El partido ante Rusia, donde Polonia demostró su verdadero potencial.

LO PEOR: El excesivo conformismo de Smuda, que se conformó con el empate ante Grecia y Rusia y no fue al final a por el partido.

MOMENTO CLAVE: El gol de Jiracek que certificaba definitivamente la eliminación de Polonia.