Temas del momento:
Connect with facebook

Un inicio fulgurante da vida a la República Checa

Cinco minutos de ensueño dibujados con los goles de Jirácek y Pilar, sirvieron a los checos para poner un 2-0 en el marcador y completar una gran primera mitad de fútbol. No obstante, los griegos fueron mejores en el segundo período y tras el gol de Gekas, pudieron empatar.

Un inicio fulgurante da vida a la República Checa
Grecia
1
2
República Checa
Grecia: Chalkias (Sifakis, min.22), Torosidis, Katsouranis, Papadopoulos, Holebas, Fotakis (Gekas, min.46), Maniatis, Karagounis, Fortounis (Mitroglou, min.71), Salpigidis, Samaras.
República Checa: Cech, Selassie, Sivok, Kadlec, Limbersky, Hübschmann, Plasil, Jirácek, Rosicky (Kolar, min.46) (Rajtoral, min.90), Pilar, Baros (Pekhart, min.64).
MARCADOR: 0-1, min.3, Jirácek. 0-2, min.5, Pilar. 1-2, min. 53, Gekas.
ÁRBITRO: Stephane Lannoy (Francés). Mostró targeta amarilla a Torosidis, Papadopoulos, Salpigidis, Rosicky, Jirácek y Kolar.
INCIDENCIAS: Estadio Municipal Wroclaw, Wroclaw (POL). Segunda jornada de la fase de grupos (Grupo A).

La República Checa salió al terreno de juego de Wroclaw dispuesta a eliminar la mala imagen dada en el primer encuentro ante Rusia (4-1) y a buscar un triunfo que les diera opciones de disputarse el acceso a los cuartos de final en la última jornada del grupo, ante la anfitriona Polonia.

Y no pudo empezar sus propósitos de mejor manera. El equipo salió con mucha intensidad y empuje y en el minuto 3, en su primera llegada, un gran pase al espacio de Hübschmann lo aprovechó Jirácek para estrenar el marcador. El gol alegró a los checos y prosiguieron con su afán de ser los dominadores del esférico y buscar la portería rival. Así, sólo dos minutos más tarde, Pilar anotó el segundo gol checo tras una excelente jugada. Rosicky filtró un balón a la banda a Selassie, que llegó a la línea de fondo para asistir al joven centrocampista, que no perdonó.

Los dos goles aliviaron a una República Checa que jugó a placer el resto de la primera mitad. Con un medio del campo que controlaba el balón y un Rosicky, que llevó las manijas del equipo, fueron muy superiores a una Grecia que vio como tras un inicio nefasto y la lesión de su arquero, todo eran infortunios. Su único recurso se basaba en colgar balones largos sin ninguna trascendencia, hasta que en el minuto 40, el colegiado invalidó por un presunto fuera de juego el gol de Fotakis, que había cabeceado un gran centro de Torosidis.  

Tras el descanso, el panorama cambió profundamente. El técnico checo, decidió dar descanso a Tomas Rosicky, que había sido el mejor del partido. Esto, combinado a una Grecia que salió dispuesta a ofrecer una mejor imagen, cambió radicalmente el panorama del choque. Asimismo, los griegos dieron entrada a Gekas, que a los pocos minutos, aprovechó un error garrafal del meta checo Peter Cech para recortar distancias. Rodaba el minuto 53 y más de media hora para la heroica griega.

Los helenos entonces se prepararon aún más para atacar y acabaron con cuatro delanteros e intentando aprovechar su mejor arma: los balones colgados. Entonces los checos se pusieron el mono de trabajo y se dedicaron a defender con uñas y dientes unos tres puntos vitales para sus opciones. Al final, se consiguió el objetivo. Grecia mereció más por su segunda parte, pero la República Checa supo jugar, no sin riesgo, con su tempranera ventaja.