El drama que impulsó la nueva vida de Konstantin Zyryanov

El drama que impulsó la nueva vida de Konstantin Zyryanov

El mediocentro brilla en la Eurocopa junto a Rusia y es uno de los pilares de Advocaat en el liderazgo del centro del campo. La luz del túnel se apagó en 2002 cuando su esposa Olga, adicta a las drogas, falleció tras arrojarse al vacío desde el octavo piso, falleciendo un mes más tarde. Con ella Irina, su hija de cuatro años, que murió al instante. Cinco años después, Zyryanov encontró el alba que necesitaba: no abandonó el fútbol y fue nombrado futbolista del año de Rusia en 2007, reestructuró su vida y se casó en junio de 2010 con Natalia. Dos años más tarde nació su segunda hija, Paulina, después de Lev, los motivos de su sonrisa.

Hace una década a Konstantin Zyryanov (Perm, octubre 1977) se le apagó la luz. El sol no brillaba más y su día se caracterizaba por la lúgubre soledad. En la vida, lo más triste no es ser del todo desgraciado, si no que falte muy poco para ser felices y no se pueda conseguir. Lo tenía todo. Una prometedora carrera deportiva militando en las filas del Torpedo de Moscú o el reconocimiento del fútbol ruso, que confiaba en que tenía las características necesarias para brillar en el fútbol europeo. Sin embargo, su vida personal no le daba las alegrías que quería para completar su felicidad. Casado con Olga Zyryanov, sentía que su primer matrimonio estaba condenado al fracaso. Olga era adicta a las drogas y sus esfuerzos extradeportivos se centraban en paliar la adicción de su esposa, sin éxito alguno.

Corría el mes de agosto de 2002 (tenía 23 años de edad el futbolista ruso) cuando Olga Zyryanov, bajo efectos del alcohol y tras haber consumido sustancias tóxicas, se arrojaba desde su apartamento de Moscú, en un octavo piso, al vacío. Junto a ella Irina, su hija de cuatro años de edad y fruto del matrimonio con Konstantin. La muerte del primogénito fue inminente. Las asistencias sanitarias no pudieron recobrar la vida del bebé pero sí que consiguieron trasladar a tiempo a Olga al hospital para animarla. Un mes más tarde fallecía por consecuencia del intento de suicidio.

Regreso a las tragedias del pasado

Afligido y compungido, Zyryanov no encontraba una respuesta a sus desdichas. El fútbol le llenaba pero su vida personal se empeñaba en impedirle ser feliz. Su adolescencia no fue del todo sencilla. Mientras desarrollaba su carrera deportiva en las categorías inferiores del fútbol ruso, tuvo que lidiar con la pérdida de su padre y de su hermano, que fallecieron años antes.

Un nuevo revés en su vida. Oscar Wilde decía que “el hombre puede soportar las desgracias que son accidentales y llegan de fuera. Pero sufrir por propias culpas, ésa es la pesadilla de la vida”. El fallecimiento de su esposa, su hija y sus padres no fueron motivo suficiente para abandonar la práctica del fútbol. La soledad se admira y se desea cuando no se sufre, pero la necesidad humana de compartir cosas es evidente. En el fútbol encontró un refugio para buscar las fuerzas de salir hacia delante, de luchar por encontrar el alba que haga brillar, de nuevo, la vida que él quería. Las lagunas personales que habían atizado su vida eran olvidadas por los éxitos, tanto individuales como colectivos, que experimentaba en el balompié.

Siempre hacia delante

"No se puede mirar hacia atrás, hay que continuar independientemente de lo que a cada uno le haya ocurrido. Usted debe disfrutar cada minuto de esta vida, cada segundo de su tiempo con familiares y amigos. Si lo hace, entonces será feliz", explicó Zyryanov, dando a conocer su estilo de vida, la filosofía que marca sus experiencias personales y que le ha impedido rendirse en sus ambiciones. Por esa razón, la garra, el sacrificio y la lucha son sus constantes vitales.

"No se puede mirar hacia atrás. hay que continuar independientemente de lo que a cada uno le haya ocurrido. Si lo hace, entonces serás feliz" Moscú no cree en lágrimas y con 30 años la vida acababa de empezar para Zyryanov. Estaba en la flor de su vida y para sí mismo era injusto que no encontrara motivos para disfrutarla. Rocoso como una piedra, Zyryanov es un hombre muy discreto; con todo lo que ha vivido no quiere perder el tiempo en lamentarse de sus desgracias. Es claro en sus ideas. Tras ser elegido mejor jugador de Rusia, el Zenit de San Petersburgo fijó sus miras y oficializó su fichaje. Ese movimiento fue clave para Zyryanov, que por medio de Dick Advoocat encontró un tutor, el padre que vio fallecer.

La vida tenía una cuenta pendiente que resolver con Zyryanov. El Zenit causó un gran impacto en la temporada 2007-2008 en Europa y maravilló en la Europa League batiéndose el cobre y derrotando a equipos como el Villarreal y el Bayern de Munich (con gol de Zyryanov), antes de presentarse en la final de Manchester.  Allí, en el City of Manchester, los latidos del corazón de Zyryanov a mil por hora. En el minuto 94, asestaba un golpe letal al Glasgow Rangers, anotando el 2-0 y proclamando al Zenit de San Petersburgo campeón de la Europa League 2007-2008

El éxito de la Eurocopa 2008 llega con Natasha

Zyryanov había celebrado el gol en el minuto 94 llevándose las manos al estómago y haciendo un movimiento circular de arriba abajo y viceversa. Si anteriormente habíamos reseñado la importancia de Dick Advocaat en su recuperación, no fue para menos que Natasha apareciese en su  vida. La celebración del gol tenía un destinatario concreto: Natasha, su nueva novia, estaba embarazada. Unos meses después, daba a luz al primer hijo del matrimonio Zyryanov: Lev.

Unas semanas antes, Konstantin Zyryanov fue llamado a filas por Guus Hiddink para disputar la Eurocopa en Austria y Suiza. Llegaba con la vitola de ser campeón de Europa. Era su hombre de confianza y el capital del centro del campo. Tras una primera derrota en la fase de grupos contra España, Zyryanov asumió los galones y marcó el gol que ayudaba a conseguir el pase a los cuartos de final contra Grecia. Terminaron de sellar el billete con un triunfo (2-0) frente a Suecia.

La vida, por fin, sonreía a Konstantin Zyryanov. Natasha, su nueva novia, estaba embarazada y daba a luz a Lev en 2008. Se casaron en 2009 y un año después nació Paulina Rusia fue la revelación, junto a España, de aquella Eurocopa. La selección dirigida por Luis Aragonés conseguía su segunda Eurocopa y con ello la plasmación de un nuevo estilo, que sería la envidia del resto de selecciones. Pero la selección de Rusia había impactado ganando por 1-3 a Países Bajos en los cuartos de final, tras una exhibición de Andrei Arshavin. Era la demostración de que el fútbol ruso, tal y como había indicado Advocaat, estaba en pleno auge y amenazaba con retar a Europa.

La vida, por fin, sonreía a Konstantin Zyryanov. Ha desarrollado toda su carrera deportiva en Rusia, sin pegar un salto deportivo a otro grande de Europa, pero no le ha sido excusa para encontrar la felicidad. Tocó el cielo cuando en junio de 2010, planteaba matrimonio a Natasha, que daba el “sí quiero”. Dos años más tarde, Natasha daba a luz a su segundo hijo, Paulina. La vida personal de Konstantin había virado 360º.

Dick Advocaat, el inspirador

La resurrección que vivió Konstantin Zyryanov coincidió cuando conoció a Dick Advocaat. El técnico holandés fue la persona que motivó su contratación por el Zenit San Petersburgo, lo que suponía un paso hacia delante en su carrera deportiva. Si ya era conocido por haberse proclamado como el jugador más determinado en el fútbol ruso, la rúbrica de su fichaje con el mayor exponente deportivo en Rusia le servía para incrementar su reputación.

Zyryanov asumió los galones con la Rusia de Guus Hiddink en la Eurocopa de 2008. Pero Andrei Arshavin eclipsó su relevancia en el vestuario, debido a sus grandes exhibiciones en los momentos claves de Rusia en las competiciones europeas.

Dick Advocaat, tras abandonar la plantilla del Zenit de San Peterbusgo, recaló en la selección belga y pasó por la dirección del AZ antes de que en mayo de 2010 firmara como nuevo seleccionador de Rusia, después del fracaso de Guus Hiddink al no clasificar al combinado nacional para el Mundial de Sudáfrica.

Profesor y alumno volvían a verse las caras. Las funciones de Zyryanov con Rusia se basaban en ser un punto de equilibrio, ese centrocampista caracterizado por ser un “box to box”. Su rol con Advocaat ha cambiado. Es el centrocampista organizador. Sin el sacrificio defensivo de Denisov, destaca por su clarividencia. Es puro control, creación y transición. Con 34 años de edad, su trascendencia en el grupo es vital. Ha realizado una buena temporada en el Zenit, pero su discreto final de campaña ha hecho que Advocaat se planteara relegarlo al banquillo.

El técnico holandés renunció a ese pensamiento y optó por ser fiel a su idea del trivote como talento nacional. Fue titular en los dos primeros partidos contra República Checa y Polonia, completando los 90 minutos. Sin embargo, contra Grecia, Zyryanov no será titular por enfermedad y en su lugar entrará Glushakov.