Grecia protagoniza la "tragedia rusa"

Grecia protagoniza la "tragedia rusa"

Un gol de Karagounis y la victoria de la República Checa, provocan la eliminación rusa.

Grecia
1 0
Rusia

Saltó la primera sorpresa de esta Eurocopa. Rusia cayó eliminada en manos de los griegos a la que no supo jugar, y resultó derrotada porque los helenos contaban con un tal Karagounis. El capitán griego aprovechó un grave desbarajuste defensivo de los de Advocaat al filo del descanso para poner el único tanto del luminoso. La escuadra rusa tuvo 45 minutos para reaccionar, pero la tarea se convirtió en un imposible para los Arshavin, Dzagoev y compañía.

Seguramente ningún aficionado ruso se hubiera imaginado este fatal desenlace instantes antes del pitido inicial del árbitro. Pero la lógica en el fútbol no siempre impera y esta vez se ha llevado por delante a la favorita del grupo A. Tras una victoria y un empate, Rusia llegaba a la cita ante Grecia con la confianza de valerle hasta una igualada sin tener que estar observando lo que hacían Polonia y República Checa. Pero ni siquiera la consiguieron.

El choque, vital para los griegos, que solo les valía ganar, comenzó sin dominador claro. Parecía que el empate les era suficiente a los helenos y los rusos tampoco apretaban mucho. La posesión de balón era rusa pero sin crear excesivos problemas al meta rival Sifakis. La intención de Grecia era clara y rudimentaria. Defender con todos sus jugadores en campo propio y salir al contraataque en busca del milagro. No surtía efecto hasta que ya en el tiempo de descuento de la primera mitad apareció la jugada que marcó el encuentro.

Zhirkov es incapaz de controlar un balón sencillo y provoca un saque de banda para los de Fernando Santos. Se pone el esférico en juego con la mala fortuna que Ignashevich despeja de manera horrorosa el cuero hacia su propia área. El más listo de todos, Karagounis, quién sino, se beneficia de la fatal acción haciéndose con el cuero y se dirige hacia la meta defendida por Malafeev sin que nadie le salga a su paso. Un disparo raso del capitán acabaría por materializar el gol que dio la vida a los griegos.

En esos momento, Rusia aún mantenía intacto su pase a cuartos, aun así, iban a por la igualada. El seleccionador holandés movía fichas con la intención de ver puerta. Un desafortunado Kerzhakov era reemplazado por Pavlyuchenko. Sin embargo, éste tampoco estuvo acertado. A decir verdad, nadie en las filas rusas estuvo acertado. El lateral zurdo, Zhirkov, era el único que inquietaba el entramado defensivo dispuesto por Santos. Lo que se antojaba insuficiente si los rusos querían poner las tablas en el marcador.

Gol de la República Checa

Al correr del minuto 70 el panorama se volvía bien distinto para los que hoy vestían de rojo. En el otro duelo del grupo A se adelantaba la República Checa. O lo que es lo mismo, Rusia estaba fuera de la Euro 2012. Ahora sí, la amenaza de verse fuera de la competición era más que real, y el nerviosismo se fue apoderando poco a poco de los rusos hasta no dejarles pensar como en otras ocasiones.

Arshavin inédito en la mayor parte del encuentro reflejaba la actitud de todo un equipo. La revelación Dzagoev tampoco andaba fino, por lo que el meta griego tuvo poco trabajo. Con el pasar de los minutos, más lo intentaban Shirokov y Denisov entre otros desde larga distancia. Para entonces, la muralla griega se levantaba al borde del área imposible de derrocar. Samaras se convirtió en la principal referencia griega arriba y cuajó un sobresaliente choque. El delantero fue una pesadilla para la defensa rusa que no podía arrebatarle el balón cada vez que salían a la contra.

En la recta final Dzagoev tendría en su cabeza la última gran oportunidad, pero el balón se perdió a escasos centímetros del poste derecho de Sifakis. Cumplidos los cuatro minutos de prolongación, Jonas Eriksson, el encargado de impartir justicia, decretaba el final del partido para alegría de unos y tristeza de otros. Esta vez, la tragedia no fue griega sino rusa.

Ficha técnica:
Grecia: Sifakis; Torosidis, Papastathopoulos, Papadopoulos, Tzavellas; Katsouranis, Maniatis; Salpingidis (Ninis, min. 82), Karagounis (Makos, min. 66), Samaras; Gekas (Holebas, min. 63).
Rusia: alaféev; Anyukov (Izmayov, min. 80), Ignashévich, Berezutsky, Zhirkov; Shirókov, Denísov, Glushakov (Pogrevnyak, m.71); Dzagóev, Arshavin y Kerzhakov (Pavlyuchenko, m.47).
MARCADOR: 1-0, m.47: Karagounis.
ÁRBITRO: Jonas Eriksson (SUE). Mostró cartulina amarilla al griego Karagounis (min. 60); y a los rusos Zhirkov (min. 63) y Pogrevnyak (min. 91).
INCIDENCIAS: Último partido del grupo A disputado en el estadio Nacional de Varsovia, ante cerca de 55.000 aficionados, de ellos aproximadamente 20.000 seguidores rusos.