El Rubin destroza al ‘giovane’ Inter

Los rusos se muestran mucho más hechos en el partido y aprovechan el gol tempranero de Karadeniz para dominar el partido y sentenciarlo a la contra con un doblete de Salomón Rondón. Los ‘nerazzurri’ pasarán a dieciseisavos como segundos de grupo.

El Rubin destroza al ‘giovane’ Inter
FC Rubin Kazan
3 0
FC Inter
FC Rubin Kazan: Ryzhikov; Kuzmin, Bochetti, Sharonov, Ansaldi; Orbaiz, Natcho, Kasaev (Töre, min. 61), Karadeniz, Eremenko (Carlos Eduardo, min. 8) y Dyadyun (Rondón, min. 59).
FC Inter: Belec; Silvestre, Ranocchia (Donkor, min. 73), Juan Jesus; Jonathan, Romanò (Zanetti, min. 46), Gargano, Benassi, Pereira; Coutinho, Livaja (Palacio, min. 46).
MARCADOR: 1-0, min. 2: Karadeniz. 2-0, min. 86: Rondón. 3-0, min. 92: Rondón.
ÁRBITRO: Tommy Skjerven (NOR). Amonestó a Livaja, Silvestre y Gargano por el Inter.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 5ª jornada del grupo H de la Europa League disputado en el Centralniy Stadion de Kazan.

Lo avisó Andrea Stramaccioni al principio de temporada. El Inter ha aprovechado su grupo de la Europa League, más sencillo que la mayoría, para hacer rotaciones en la amplia plantilla y así poder contar con todos los jugadores en sus mejores condiciones cuando llegue el momento de la verdad, allá por abril y mayo. Ahora, con la clasificación para los dieciseisavos de final en el bolsillo, Stramaccioni ha llevado las rotaciones un paso más allá.

El técnico romano conoce mejor que nadie la cantera interista, no en vano llegó al primer equipo procedente de ella. De esta manera, se rodeó en Kazan de muchos de los miembros de la Primavera del Inter, confiándoles el trabajo de culminar el grupo con el liderato. Para conseguirlo, tenían que demostrar su madurez y saber hacer en un campo muy difícil y a una temperatura bastante baja. Salió más bien regular el experimento.

Lo bueno es que los que menos han destacado en el equipo nerazzurro no han sido los canteranos, que han cumplido con su papel, adaptándose al juego y sin dejar malas sensaciones, aunque tampoco demasiado buenas. Lo cierto es que el Inter se ha ido de Rusia con derrota por una mala combinación entre los dos brasileños de la defensa al poco de comenzar el encuentro. Primero Jonathan se vio superado con mucha facilidad por Kasaev y el centro del ruso lo remató a su propia portería Juan Jesús, pero ese balón rebotó en el palo con la mala suerte que fue a caerle a Karadeniz para que batiera a placer a Belec.

Más allá de la desventaja, el Rubin se mostró mucho más sólido que el Inter durante casi todo el primer tiempo. El centro del campo ruso estuvo dominado por completo por Pablo Orbaiz, jefe posicional y encargado de sacar el balón jugado desde atrás para asociarse con los mediaspuntas Kasaev y Carlos Eduardo, que sustituyó en el minuto 8 al lesionado Emerenko.

Los cambios ayudan, pero poco

Stramaccioni se dio cuenta de que estaba perdiendo ahí la batalla. Ahí y en la delantera. Cada balón que llegaba a Marko Livaja era un balón perdido. El croata jugó sus peores minutos con el Inter sin que le saliera prácticamente nada. Entraron Zanetti y Palacio y el Inter cambió, no demasiado, pero cambió. Tuvo más el balón y sobre todo se mostró más intenso, presionando al Rubin y robando con facilidad, pero no llegaban las ocasiones, debido también a la poca productividad de Coutinho.

Con el Inter volcado, Rondón hizo un doblete y puso el definitivo 3-0. El venezolano ha marcado dos goles en Europa con el Rubin, los dos al Inter. La derrota es dolorosa y preocupante por la falta de ritmo y ganas del equipo nerazzurro, que pasará a dieciseisavos como segundo de grupo, pudiendo enfrentarse a los que caigan de la Champions League. Peligroso.

Foto: AFP.