El Liverpool gana y pasa como primero

Udinese
0 1
Liverpool
El Liverpool gana y pasa como primero
El Liverpool gana y pasa como primero
Udinese: Padelli; Faraoni, Hertaux, Danilo, Pasquale; Pereyra, Badu, Pinzi (Benatia, min.46, Reinthaler, min. 65), Armero; Fabrrini, Ranégie (Di Natale, min. 87)
Liverpool: Reina; Johnson, Carragher, Skrtel, José Enrique; Sahin (Shelvey, min. 12), Henderson, Allen; Downing, Luis Suárez, Suso (Sterling, min.71)
MARCADOR: 0-1, Henderson, min.24.
ÁRBITRO: Duarte Gomes (Portugal). Amonestó a Fabbrini (min.17), Allen (min. 71). Expulsó a Pasquale por doble amonestación (min 67, min. 81)
INCIDENCIAS: Partido de la sexta joranda del grupo A de la UEFA Europa League. Disputado en el estadio Friulli, Udine (Friuli-Venecia Julia, Italia).

Brendan Rodgers se acerca a Navidad con dos avales bajo el brazo, el ascenso en la tabla el pase a la siguiente ronda en la Europa League. Tras unos partidos alineando a suplentes, contra el Udinese ha optado por un equipo con más habituales de la Premier como Luis Suárez o Joe Allen. El Liverpool se la jugaba en Italia y le salió bien, pocos se esperaban llegar a la última jornada ante un Udinese eliminado y pugnando con el Young Boys por una de las dos primeras plazas. Los italianos sólo esperaban una victoria en casa, que no llegó.

El Liverpool sabía que si ganaba pasaba sin discusión, pero que la derrota le expulsaba de la competición. Por eso salió decidido a controlar el balón con Sahin, Henderson y Allen en el centro del campo, y con Luis Suárez arriba para aprovechar las ocasiones. El uruguayo es el goleador más fiable de la plantilla, por no decir el único. Sin embargo, en el minuto 12 algo cambió. Rodgers tuvo que retirar a Sahin, con el rostro ensangretado, y dio entrada a Jonjo Shelvey, menos dotado para el juego de toque tranquilo y más predispuesto para el juego directo. Nada más salir alegró al equipo, incluso se atrevió con un disparo, que se marchó flojo.

Sin embargo, el primer gol del partido llegó tras un saque de esquina y gracias a Suso. El español recogió un balón en un córner, presionado por un jugador del Udinese, pero aún así tuvo la claridad para poder pasarsela a Henderson, el medio inglés disparó y marcó su primer gol en esta temporada. A partir de entonces el Liverpool siguió dominando con córners y balones a Luis Suárez, aunque en numerosas ocasiones caían en fuera de juego. Al borde del descanso, Suso pudo sumar su segunda asistencia dando un pase a un Suárez muy escorado que disparó fuera; minutos después, el uruguayo volvió a tirar a puerta, en una chilena en el área pequeña en otro córner. La mejor ocasión para los italianos llegó antes del gol de Henderson, Pereyra no encontró a nadie para centrar y no dudó en colocar el balón en el segundo palo, pero Reina sacó el balón; precisamente por su banda llegaron la mayoría de ataques del Udinese.

Aunque el Udinese intentó empatar el partido durante el segundo tiempo, en el que estuvo mejor que en la primera, la mejor ocasión llegó en el descuento. Di Natale, que llevaba siete minutos en el césped, enganchó un balón y tiró por encima del larguero. Si hubiese entrado, habría tirado por tierra el esfuerzo del Liverpool y le habría dejado fuera de las dos primeras plazas. También podría haber empatado antes el Udinese, cuando Armero se fue con un gran gesto de calidad ante Johnson y centró para Ranégie, pero el francés remató fuera. Pero también en la segunda parte las mejores ocasiones, y más frecuentemente, llegaban para el Liverpool. Henderson pudo doblar su bagaje goleador si hubiera encontrado puerta un remate acrobático en el área. También Luis Suárez tuvo su gran ocasión tras un pase de Downing, entró en el área, recortó por dos veces, primero a Danilo, luego a Padelli, y su posterior disparo se fue a las nubes.

Sin ser un gran partido del Liverpool, le dio para ganar a un decepcionante Udinese en toda la fase de grupos. El 0-1, susceptible de ser ampliado o empatado durante todo el encuentro, permite al Liverpool pasar como líder del grupo gracias a la derrota del Anzhi y el triple empate que eso conlleva. Rodgers encamina al Liverpool hacia una copa que al principio nadie le hace ilusión pero que una vez se llega a cuartos empieza a apetecer y que en la final es una copa tan importante como la que más.