El Nápoles se deja llevar ante el PSV

Con la clasificación ya en el bolsillo, el equipo de Mazzarri no impide una gran victoria de un eliminado PSV Eindhoven. Matavz, con los tres tantos de su equipo, se convierte en el gran protagonista de la noche.

El Nápoles se deja llevar ante el PSV
Nápoles
1
3
PSV
Nápoles: Rosati; Dossena, Campagnaro, Fernández, Bruno Uvini, Donadel, Maggio (Mesto, min. 69), İnler (Pandev, min. 57), El Kaddouri; Cavani (Insigne, min. 66), Vargas
PSV: Waterman, Bouma, Marcelo, Jørgensen, Manolev, Engelaar, Van Ooijen (Brenet, min.87), Lens, Wijnaldum; Matavz, Depay
MARCADOR: 1-0, Cavani (min.18), 1-1, Matavz (min. 30), 1-2, Matavz (min. 41), 1-3, Matavz (min. 60)
ÁRBITRO: M.Dean (ING) amonestó a: Van Ooijen (min. 12), Depay (min. 72), Campagnaro (min.72), Wijnaldum (min. 75).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la sexta y última jornada de la primera fase de la Europa League, y disputado en el estadio de San Paolo (Nápoles).

Un partido sin historia el disputado en el estadio de San Paolo. Con el Nápoles clasificado como segundo de grupo para la siguiente fase y el PSV eliminado de cualquier posiblidad de avanzar, el encuentro ha servido para mostrar al mundo el talento del delantero Matavz, que ha anotado los tres tantos de su equipo. Los italianos, por su parte, se han dejado llevar desde el uno a cero anotado por Cavani al comienzo del encuentro.

El partido ha servido al conjunto holandés para adquirir algo más de moral de cara a sus compromisos ligueros, después del enorme fiasco que ha supuesto esta Europa League para ellos. En el primer acto, con los italiano más metido en el encuentro Cavani se ha bastado para anotar un gol, que suponía el uno a cero, y para llevar peligro a la meta rival cada vez que entraba en cotacto con el esférico. Al márgen del delantero uruguayo poco más se ha podido destacar de los locales, tal vez Donadel y Vargas, que eran capaces de conectar con Cavani de vez en cuando.

El poco interés que tenia el partido se terminó en la segunda mitad. Cavani dejó el campo y el mensaje de Mazzarri fue contundente. El Nápoles se negó a seguir compitiendo pensando más en el partido del próximo fin de semana y el PSV, en especial, Matavz terminaron de darse un último festín que tan bien sienta a un equipo necesitado de ellos y que todavía sigue con todas las opciones intactas en el campeonato doméstico.