Duelo descafeinado por la primera plaza entre el Girondins y el Newcastle

Dos goles de Diabate dieron la victoria al conjunto francés, que se alzó con la primera posición del grupo D. | Foto: bigstory.ap.org

Duelo descafeinado por la primera plaza entre el Girondins y el Newcastle
bigstory.ap.org
Girondins
2
0
Newcastle
Girondins: Olimpo; Chalme, Planus, Marange, Poundje; Biyogo Poko, Sertic, Ben Khalfallah, Saivet; Bellion, Diabate (Sacko, min. 88).
Newcastle: Elliot; Tavernier, Williamson (Coloccini, min. 74), Perch, Ferguson; Bigirimana, Abeid, Marveaux; Ranger, Shola Ameobi (P. Cisse, min. 80), Sammy Ameobi (Anita, min. 46).
MARCADOR: 1-0, min. 30, Diabate. 2-0, min. 73, Diabate.
ÁRBITRO: Menashe Masiah (ISR) amonestó a Williamson (min. 43) y Tavernier (min. 68).
INCIDENCIAS: Partido perteneciente a la sexta jornada de la fase de grupos de la UEFA Europa League disputado en el Stade Jacques Chaban-Delmas.

Enfrentamiento directo por el primer puesto del grupo D el que se disputó esta última jornada entre el Girondins y el Newcastle, en Burdeos. Ambos equipos llegaban clasificados al encuentro, con la única emoción de saber quién lograría terminar con más puntos. El Girondins se presentaba ante su afición liderando el grupo, tras dos victorias consecutivas, mientras que el Newcastle había perdido fuelle con los dos últimos pinchazos en la competición europea.

Ambos entrenadores sacaron un once inicial repleto de jugadores poco habituales, con la sensación de los deberes hechos con la clasificación a la siguiente ronda, dando prioridad al campeonato liguero y restando importancia al liderato del grupo.

El partido tuvo poca intensidad en sus inicios. Ambos equipos trataban de aplicar un fútbol directo, buscando la referencia de sus corpulentos delanteros.

Dominio francés

Poco a poco el Girondins fue asentándose en el terreno de juego. El conjunto de Francis Gillot empezó a trenzar las jugadas, sirviéndose de la movilidad de Bellion y Ben Khalfallah. Este último fue el jugador que creó la primera ocasión de gol del partido. El franco-tunecino disparó desde lejos obligando a Elliot a intervenir para evitar el gol.

El Burdeos se fue creciendo y tuvo una oportunidad clara de gol por parte de Bellion, pero otra vez el guardameta británico estuvo acertado para evitar el tanto.

Al borde de la primera media hora de partido, se adelantó el Girondins. Ben Khalfallah puso un gran centro, tras combinar con Bellion, que Diabate remató con maestría, haciendo gala de su potencia física y su gran juego aéreo. Este gol paralizó, aun más, al Newcastle que necesitaba una victoria para poder superar a sus rivales, y estaba siendo dominado, prácticamente sin esfuerzo. Los ingleses acusaban su falta de ideas en los metros finales.

Los franceses dominaron la primera mitad, más por el peligro que se les intuía, que por demostrar un juego brillante. Se llegó al descanso con el 1-0.

Algo más de ritmo

En la segunda mitad la intensidad creció notablemente. Alan Pardew introdujo a Anita por Sammy Ameobi. Con este cambio el Newcastle ganó en movilidad y dinamismo, lo que se tradujo en algunas ocasiones de peligro para los ingleses.

El mayor de los Ameobi, Shola, pudo empatar el encuentro, pero su disparo se topó con un Olimpo hasta ese momento inédito. Pocos minutos más tarde, Abeid estuvo cerca de sorprender al guardameta del Burdeos con un golpeo con efecto desde fuera del área que se fue envenenando, pero se marchó a pocos centímetros de la portería local.

Diabate dio la réplica para los franceses, aunque su disparo se marchó muy desviado. Sertic levantó a todos los aficionados del Chaban-Delmas con un impresionante disparo lejano que se estrelló contra el palo de la portería de Elliot.

Sentencia de Diabate

El ritmo del partido estaba volviendo a decaer, cuando llegó el segundo tanto del Girondins. Gran balón de Biyogo Poko a la espalda para un Diabate que ganó en carrera a Williamson y batió por debajo de las piernas a Elliot, poniendo el 2-0 en el marcador.

Con este gol el Newcastle bajó los brazos y pudo recibir algún gol más, pero Elliot volvió a estar acertado para evitar que Ben Khalfallah y Bellion consiguieran un gol que merecieron por el peligro que llevaron a la meta rival.

Finalmente, el partido terminó con 2-0.

Partido más sencillo de lo previsto para los de Francis Gillot que en todo momento estuvieron mejor dispuestos sobre el campo que sus rivales. Tres puntos que les otorgan el privilegio de quedar líderes de grupo, dejando buenas sensaciones por su victoria con un equipo plagado de suplentes. Mal partido de los de Alan Pardew, que estuvieron muy espesos durante todo el encuentro y apenas crearon peligro a Olimpo. A pesar de todo, el Newcastle consigue una clasificación que puede servir como bálsamo para aliviar su bajo rendimiento en la Premier League esta temporada.