El Ajax hace su trabajo contra un inexistente Steaua

Los holandeses dominaron de principio a fin, haciendo inútil cualquier reacción del conjunto rumano. Alderweireld y Van Rhijn hicieron los goles. (Foto: ajax.nl)

El Ajax hace su trabajo contra un inexistente Steaua
Ajax
2 0
Steaua Bucarest
Ajax: Vermeer (Cillessen, min 46); Van Rhijn, Alderweireld, Moisander, Blind; De Jong, Schöne, Eriksen; Cuenca (Poulsen, min. 73), Sigthórsson (Boerrigter, min. 83), Fischer
Steaua Bucarest: Tatarusanu; Rapa, Gardos, Chiriches, Latovlevici; Popa (Costea, min. 83), Pintilii, Rusescu (Adi Sobrinho, min. 70); Bourceanu, Chipciu, Nikolic (Leandro Tatu, MIN. 53)
MARCADOR: 1-0, min. 27. Alderweireld. 2-0, min. 48, Van Rihjn.
ÁRBITRO: Stanislav Todorov (BUL). Amonestó a Latovlevici (min. 34), Bourceanu (min. 35), Moisander (min. 79). Expulsó por doble amarilla a Pintilli (min. 90)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a los dieciseisavos de la Europa League. Disputado en el Amsterdam Arena ante 55.000 espectadores.

Partido de dieciseisavos de final de la Europa League. El Amsterdam Arena lleno, luciendo un bonito ambiente para una cita especial como es la competición europea. El Ajax era favorito, lo dijeron ambos entrenadores, el hecho de jugar en casa siempre crea ventaja para el local. Pero nadie esperaba que se dominara tanto. El equipo de Bucarest prácticamente no existió en el partido, sólo hubo pequeñas reacciones tras los goles locales.

El partido daba inicio y desde el primer segundo de juego las líneas del conjunto holandés presionaban la salida del balón del Steaua. Cuando tenían el esférico, se abrían para una mayor visión de juego y movilidad. A esto viene acostumbrando el Ajax, a mucha movilidad, las bandas son muy activas en este equipo. La primera ocasión no tardaría en llegar: en el minuto 7 de juego, Viktor Fischer entraba en el área y en la línea de fondo puso el balón al interior del área pequeña para que Cuenca rematara. Éste no llegó por milímetros. Con esa ocasión ya se pudo ver la intención que tenían los hombres de Frank de Boer, rapidez, movilidad por la banda y balón al área.

Pasaban los minutos y el dominio “ajacied” continuaba. En el 20’ llegaría la ocasión más clara. Un balón que recogió Fischer en la banda izquierda y puso una pelota interior a Sigthórsson para que rematase a bocajarro. El delantero lanzó el balón al cuerpo de Tatarusanu. A partir de esta ocasión, el Steaua aumentó la presión. No crearon peligro los rumanos, pero impedían la salida del balón y obligaban al Ajax a lanzar pelotazos a sus delanteros que en la mayoría de ocasiones no llegaban.

Llegó la recompensa para los locales

En el minuto 27 llegó el primer gol del partido, obra de Alderweireld. Balón que puso Christian Eriksen desde el costado derecho tras una falta y Alderweireld remata en el primer palo enviando el esférico al fondo de las mallas de la portería rumana. Tras el gol, el Ajax no bajó los brazos, siguió dominando y siguió creando ocasiones. Antes del descanso le anularon un gol por fuera de juego a Sigthorsson. 

Llegó el descanso. Una primera parte dominada en totalidad por el Ajax sobre el Steaua. La peor noticia para el conjunto holandés fue la lesión de su portero Vermeer que tuvo que ser sustituido en el descanso.

Reanudación y sentencia holandesa

Inició la segunda parte y se esperaba una reacción por parte del Steaua. No fue así, ya que en el minuto 48, a los tres de reanudarse el partido, llegó el segundo gol del Ajax. Una bonita combinación entre de Jong y Van Rhijn dentro del área que el lateral derecho define a la perfección batiendo por bajo a Tatarusanu. 

A partir del segundo gol se durmió bastante el partido; se esperaban ataques del club rumano, pero apenas los hubo. En el 55’ fue la ocasión más clara del Steaua. Un balón rematado por Nikolic y que Cillessen ataja por bajo.

El Ajax sí que seguía con sus ofensivas, sobre todo por la banda derecha de Isaac Cuenca, muy activo durante todo el partido, que con Eriksen, crearon mucho peligro por ese costado a la defensa rumana. En el minuto 70’ el Amsterdam Arena ya celebraba la victoria; quedando 20 minutos, era muy claro que el conjunto local se iba a llevar el partido. En el césped se pudo ver a un Steaua que nunca encontró su sitio, que no daba más de cinco pases seguidos hacia adelante y que no creaba peligro a la portería defendida por Vermeer en la primera parte y Cillessen en la segunda.

Con ese resultado, 2-0, se llegó al final del encuentro. Buen resultado para el Ajax que hizo sus deberes en casa pero que no debe confiarse porque el Steaua puede darle un susto en la vuelta en Bucarest.