Temas del momento: Hughes 2018
Connect with facebook

Una victoria por Diego Milito

El ‘Príncipe’ se rompió el ligamento cruzado de la rodilla izquierda a los seis minutos y su sustituto, Rodrigo Palacio, se convirtió en el hombre del partido con un doblete que deja casi sentenciada la eliminatoria. El Cluj tuvo el balón, pero no supo qué hacer con él. Buenos minutos de Kovačić como titular, asistencia incluida.

Una victoria por Diego Milito
Inter
2 0
Cluj
Inter: Handanovič; Nagatomo, Silvestre, Ranocchia, Pereira; Cambiasso, Kovačić (Jonathan, min. 89), Gargano; Guarín; Milito (Palacio, min. 9), Cassano (Álvarez, min. 74).
Cluj: Felgueiras; Ivo Pinto; Piccolo, Cadu, Camora; Mureşan, Godemèche (Maftei, min. 37), Rada, Sepsi; Maah (Hora, min. 79), Rui Pedro (Bjelanović min. 84).
MARCADOR: 1-0, min. 20: Palacio. 2-0, min. 87: Palacio.
ÁRBITRO: Michael Koukoulakis (GRE). Amonestó a Silvestre y Pereira por el Inter y a Mureşan y Maah por el Cluj.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la ida de los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League disputado en el estadio Giuseppe Meazza.

El primer compromiso realmente serio del Inter en esta Europa League comenzó realmente mal, y no sólo por el inicial dominio intenso del Cluj, que trató de aprovechar la entrada dormida de los nerazzurri al campo. Lo que realmente dolió a todos los que vieron el partido fue la distorsión de la rodilla izquierda de Diego Milito a los seis minutos de juego. El ‘Príncipe’ fue a disputar un balón con un adversario y al apoyar la pierna, su rodilla se torció y congeló aún más al casi vacío Giuseppe Meazza. Las informaciones que iban llegando de la enfermería del estadio decían que, en principio, los ligamentos del argentino no están dañados, pero finalmente la resonancia confirmó la rotura del cruzado. Se acabó su temporada, y peligra su carrera.

La importancia del partido parecía ya mucho menor. La atención estaba puesta en Milito, pero el juego seguía y el Inter empezó a adueñarse de la situación. Palacio ocupó el puesto de su compatriota y su movilidad se dejó sentir, especialmente cuando a los veinte minutos encontró el espacio para que Guarín le sirviera con una asistencia precisa. El colombiano aprovechó su potencia para robar en campo propio y salir disparado hacia el área rival. Palacio culminó la jugada con una vaselina que superó a Mário Felgueiras.

Los rumanos disfrutaron de dos fases de control de la situación, al comienzo y al final de la primera parte. Después de la reanudación mantuvieron la mayoría de la posesión, sin embargo Handanovič tan sólo tuvo que estirarse a detener un lanzamiento de Rada en un libre directo cuando expiraba el primer tiempo. Maah se movió por todos los frentes del ataque sin encontrar una oportunidad clara de gol en casi ningún momento, lo mismo que Rui Pedro, prácticamente desapercibido. De hecho, el mayor peligro llegaba generalmente por la inseguridad que creaba Silvestre, que sigue sin encontrar el nivel que mostró en el Palermo. En defensa se mantuvieron en orden, también porque el Inter no estaba atacando de forma excesiva.

Stramaccioni apostó por darle la titularidad a Mateo Kovačić. Ya lo quiso hacer el domingo contra el Chievo, pero una pequeña lesión se lo impidió. El croata demostró todas las cualidades que han hecho al Inter invertir tan fuertemente en él. Jugó por delante de la defensa, como ‘5’ clásico, y movió al equipo con agilidad sobre todo en la primera parte, dando una lección de protección del balón cuando era presionado por los adversarios. Después se le notó su falta de fondo físico porque fue desapareciendo del partido poco a poco, pero se mantuvo lo suficiente para realizar una fabulosa asistencia a Palacio en el minuto 87. El ‘Trenza’ falló en el primer control, pero aun así consiguió elevar el esférico por encima de Felgueiras convirtiendo el segundo gol. Resulta complicado pensar que el Inter pueda perder esta eliminatoria después de lo visto hoy. Se comprobará en apenas una semana en Rumanía. 

-Foto: AFP/Getty Images.