El Genk consigue empatar ante el Stuttgart

El Stuttgart de Labbadia sigue con su mala racha y aún no ha vencido en este año 2013. La eliminatoria sigue totalmente abierta, (1-1). Un gol de Plet en el descuento hizo justicia para el Genk. Gentner avanzó a los locales en el primer tiempo.

El Genk consigue empatar ante el Stuttgart
Foto: vfb.de
VfB Stuttgart
1
1
KRC Genk
VfB Stuttgart: Ulreich; Sakai, Tasci, Niedermeier, Boka; Kvist, Torun (Holzhauser, min. 46), Gentner; Traore (Maxim, min. 74), Harnik (Okazaki, min. 57), Ibisevic.
KRC Genk: Köteles; Tshimanga, Koulibaly, Ngongca, Simaeys; Hyland, Buffel, Kumordzi (Gorius, min. 74); Barda, De Ceulaer (Joseph-Monrose, min. 83), Vossen (Plet, min. 68).
MARCADOR: 1-0, min. 41, Gentner. 1-1, min. 91, Plet.
ÁRBITRO: Manuel De Sousa (POR). Amonestó a Boka (min. 50), Niedermeier (min. 56) y Ibisevic (min. 87).
INCIDENCIAS: Dieciseisavos de final Europa League, partido de ida. Estadio Mercedes-Benz Arena de Stuttgart, 15200 espectadores.

Stuttgart y Genk se veían las caras por primera vez en la historia en este encuentro de ida de los dieciseisavos de final de la Europa League. Muy diferentes han sido sus caminos hasta llegar al encuentro de hoy, el equipo local, el VfB Stuttgart, se clasificó como segundo de su grupo con dos victorias, dos empates y dos derrotas. El KRC Genk, hizo mejor fase de grupos y se clasificó como primero con tres victorias y tres empates. En las ligas de sus respectivos países, la buena racha también era del equipo visitante. El Genk es cuarto de la Liga Belga y ha logrado tres victorias en los últimos tres partidos, totalmente opuesto es el rendimiento de los de Labbadia en la Bundesliga, son decimocuartos, sin ninguna victoria en lo que llevamos de año 2013 y con cinco derrotas consecutivas. Los nervios empiezan a aparecer en la ciudad de Stuttgart. La diferencia de rendimiento era clara antes de empezar el encuentro, pero en eliminatorias europeas, los precedentes tienen poca importancia.

Las gradas del Mercedes-Benz Arena eran el reflejo más claro del descontento de los hinchas del Stuttgart, un estadio prácticamente vacío vio como el portugués Manuel de Sousa  hacía sonar su silbato para dar comienzo a la eliminatoria. El VfB Stuttgart empezó con la misma alineación que el pasado fin de semana perdió ante el Werder Bremen, los jugadores de Labbadia mostraron una intensidad muy alta en los primeros minutos y su agresividad se plasmó con muchas faltas a los jugadores del Genk. El conjunto de Mario Benn buscó siempre jugar la pelota, incluso en los saques de portería los belgas jugaban el balón en corto para iniciar la jugada. El VfB presionó muy arriba y intentó dificultar el juego visitante.

La táctica del Stuttgart se concentró en Ibisevic, sus compañeros le buscaron constantemente para que bajara balones y abriera a banda para esperar la llegada de jugadores de segunda línea. El encuentro estuvo igualado en los primeros minutos, las primeras ocasiones llegaron de manera consecutiva. En el minuto quince, Ibisevic aprovechó un grave error en el control de Koulibaly y se plantó solo ante Köteles, el tiro fue atajado por el portero. En la jugada siguiente, minuto dieciséis, una falta lateral fue cabeceada por Barda y cuando el balón ya se colaba en la portería, apareció una mano salvadora de Ulreich.

Tras este inicio igualado y abierto, donde los dos equipos dejaron al margen las especulaciones y fueron a por el gol, el equipo visitante tomó las riendas del partido. El conjunto belga mostró una gran capacidad combinativa, pases rasos y mucha movilidad de sus hombres de ataque. La impresión que dejó el Genk fue muy positiva. Barda mandó en el centro del campo y intentó nutrir de balones al espacio al peligroso delantero Vossen. En el minuto treinta y uno el colegiado anuló correctamente un gol de De Ceulaer por fuera de juego.

El Stuttgart perdió la posesión del esférico y se encontró con muchos problemas a la hora de crear juego en zona atacante. A pesar de este ligero dominio visitante, los de Labbadia poseen más punch ofensivo y así lo demostraron en sus pocas llegadas. En el minuto treinta y dos, Harnik, solo en el área, estuvo apunto de marcar tras un buen pase de Ibisevic. Fue un aviso previo al primer gol.

En el momento en que el Genk se encontró más cómodo, con el partido dominado, llegó el tanto del Stuttgart. La jugada nació en una internada por banda del japonés Sakai, el lateral superó en el uno contra uno a su defensor y tiró con fuerza a portería, Köteles despejó con problemas; el balón quedó muerto en el área y allí apareció Gentner para empujarla a la red. 1-0 para el Stuttgart en el minuto cuarenta y uno. Tras el gol, el conjunto visitante siguió a su ritmo, conscientes de que su juego estaba siendo mejor. En el minuto cuarenta y cuatro, otra buena jugada de Barda culminó con un buen tiro de Vossen, el portero Ulreich volvió a salvar a su equipo con una sensacional parada. Así se llegó al final del primer tiempo en el Mercedes-Benz Arena, el equipo local se marchó con ventaja en el marcador sin haber sido mejor que su rival.

Muy diferente fue el segundo periodo, el VfB Stuttgart, contento con el resultado, retrasó sus líneas y espero muy atrás al Genk. Con este planteamiento más defensivo, se redujeron los espacios y los belgas, al contrario que en el primer tiempo, perdieron muy rápido la pelota y encontraron muchos problemas en la elaboración ofensiva. Este nuevo sistema de juego favoreció las contras rápidas de los locales, muy peligrosos en esta faceta. El juego fue trabado y prácticamente sin ocasiones de gol. Mucha lucha en el centro del campo y poco fútbol. Los cambios de los técnicos ayudaron a que el partido cambiara tanto de un periodo a otro. Holzhauser substituyó a Torun, el VfB tuvo más músculo en el mediocentro. El delantero estrella del Genk, Vossen, aquejado de una dura entrada de Tasci en la primera parte, fue substituido por Plet.

Ibisevic tuvo un cabezazo en plancha que se marchó desviado en el sesenta y nueve. Tras esta ocasión, se produjo otra lesión importante en el encuentro. El peligroso extremo del Stuttgart, Traore, se llevó un golpe y fue substituido por el debutante Alexandru Maxim, nuevo fichaje invernal del VfB. El juego siguió endurecido y sin ritmo, muchas substituciones y lesiones que impidieron que ninguno de los dos conjuntos cogiera ritmo. En el minuto ochenta y ocho, Gentner estuvo apunto de sentenciar con un disparo muy duro que se fue desviado.

Ante los tres minutos de añadido, los de Labbadia estaban convencidos de lograr su primera victoria del año ante el Genk. No fue así, en el tiempo de descuento, el recién ingresado Joseph-Monrose se fue con una buena jugada individual por la banda y centró raso hacia el segundo palo, allí estaba Boka, que falló el despeje. El nueve del Genk, Plet, no desaprovechó la ocasión y a un metro de la línea de gol, cabeceó para empatar el encuentro y dar vida a su equipo. 1-1 en el añadido y Labbadia estalló de ira, se marchó muy disgustado del encuentro. El Stuttgart tenía la victoria en el bolsillo y tras una segunda mitad en la que no concedió ocasiones, encajó un gol en contra que puede ser clave en el curso de la eliminatoria.